Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

El aborto

Belén Fernández (Málaga)
Redacción
miércoles, 22 de abril de 2009, 05:05 h (CET)
La nueva ley propuesta de poder abortar siendo menor de edad y sin el consentimiento paterno ha dado la vuelta al mundo.

Con esta ley quieren defender el derecho a la mujer, pero, el fin no justifica los medios, ya que estamos quitando el derecho a la vida.

El caso es que cada vez las cosas son más fáciles: una menor de dieciséis años puede tomar la decisión de matar a su propio hijo y en cambio no podemos comprar tabaco o alcohol ni tampoco podemos votar.

No es una cuestión de religión o creencias, es cuestión de ética y moral. Está penado con cárcel matar a alguien que se puede defender y, sin embargo, no lo está matar a alguien indefenso. Todo esto se contradice un poco.

Hay gente que dice que no son personas, ¿pero y si hubiesen abortado con tigo? No estarías leyendo esta carta…

Tenemos que darle a esas PERSONAS la oportunidad de vivir, el derecho a la vida… No es tan difícil, un gesto tan insignificante y sencillo como decir “NO, yo no aborto”, ¡puede salvar vidas! Increíble ¿verdad? Pero hay gente que no se da cuenta.

Hay atentados y asesinatos y salen en las noticia, pero cuando hay un aborto esa personita grita en silencio y no es noticia; es algo “normal”.

Queremos evitar guerras, no queremos que muera gente… ¿por qué permiten una ley que va en contra de todo esto? Y es que hablamos de justicia y de derechos pero ¿Qué hay del derecho a la vida del bebé?

MATAR NO ESTÁ BIEN, NO LO HAGAS…

Noticias relacionadas

Una economía plenamente solidaria

Hoy se requiere una fuerza copartícipe mundializada, donde todo individuo se sienta responsable de los demás, y cada cual sea honesto consigo mismo

Operación serrín y estiércol en el Congreso de los Diputados

Ni azar ni nervios descontrolados

Cuando no hay espacio para más y aun así… nos apretamos

Es realmente emotivo, y posiblemente recuerdes durante años la mirada del perro cuando le pusiste la correa

Tararí, tararí, periodo electoral

¡Qué destructivo es la suma del orgullo, vanidad, egolatría e incultura!

La esencia del protocolo es su oficialidad

La comercialización y el uso abusivo del término desvirtúan su significado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris