Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   La linterna de diógenes   -   Sección:   Opinión

Sincronías

Luis del Palacio
Luis del Palacio
martes, 21 de abril de 2009, 04:55 h (CET)
Una de las actitudes más estúpidas que caben destacar en la municipalidad rancia, espesa y zafia que padece la Comunidad de Madrid, es la del representante (me resisto a llamarle líder) de la oposición, Tomás Gómez.

La cosa empezó -o, por lo menos, empezó a trascender- cuando el pasado 11 de marzo, aniversario del atentado terrorista más sangriento que ha sufrido Europa, el grupo socialista decidió no acudir a los actos celebrados en homenaje a las víctimas, como protesta por la clausura de la comisión que investigaba unos supuestos casos de espionaje dentro del gobierno que preside Esperanza Aguirre.

Este plante que, en definitiva, sólo suponía un insulto a los ciudadanos, parece que va a repetirse indefinidamente, ya que, según han anunciado, tampoco piensan acudir a los actos protocolarios que conmemoran el 2 de mayo de 1808. La reacción de Gómez y compañía recuerda a la pataleta del recluta que exclamó: “¡Que se jeringue el cabo, que no como rancho!”

En realidad, nadie les va a echar en falta. Su falta de instinto político corre parejo a su falta de ideas; y todo ello deja indiferente al partido que gobierna Madrid, a la vez que fortalece al grupo de Izquierda Unida, dirigido con mucho más acierto desde que Cayo Lara reemplazó a Llamazares como coordinador general.

Pocas cosas son casuales en política. Existe en casi todo una sincronía, la mayoría de las veces oculta, que hace que hechos aparentemente aislados, fortuitos, no lo sean en absoluto.

Izquierda Unida, en pleno proceso de renovación, puede convertirse con el tiempo en la segunda fuerza dentro de la Asamblea de Madrid, si el PSOE no controla las torpezas de Gómez y sus acólitos.

Hace menos de dos semanas, en un acto multitudinario convocado por la coalición, se proclamó, “de manera simbólica”, la III república. Julio Anguita, hombre culto, calculador y muy astuto, reaparece precisamente ahora. Y no es por azar: él conoce a la perfección cómo se proclamó la II; instaurada, precisamente, tras unas elecciones municipales.

Noticias relacionadas

Los patinetes de nuestra niñez hoy artefactos motrices de mayores

Un inesperado giro del medio de transporte urbano, que ha cogido con el pie cambiado a los ayuntamientos de las grandes ciudades

Mohamed VI. Liderazgo positivo en el Magreb

Un liderazgo positivo pone a Marruecos al frente de la modernidad, la tolerancia religiosa y el pluralismo en su región

Octogenaria Paca y nonagenaria Ida

La Aguirre octogenaria lee con calma en el escenario. La Vitale vitalista, todavía se queda hasta altas horas de la noche escribiendo

Enrarecido ambiente

Estoy convencido de que es precisa la salida de "cum fraude" del Gobierno para empezar a ver la luz

Política idealista y realista

G. Seisdedos, Valladolid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris