Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Ciudadanos, sus malas compañías y una manifestación histórica en Madrid

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
lunes, 20 de abril de 2009, 06:18 h (CET)
Si el pasado viernes les contaba la jugada maestra que el “novato” Albert Rivera se ha marcado al llegar a un acuerdo de coalición para las próximas elecciones europeas con Libertas, el partido del millonario irlandés Declan Ganley que aboga por la democratización de las instituciones de Bruselas que según las encuestas podría ser primera fuerza en Polonia, Estonia e Irlanda y formar su propio grupo parlamentario en la UE, asestando así lo que podría ser un rejón mortal a una UpyD en clara descomposición interna y liquidando cualquier movimiento interno en su contra que pudiera haber estado fraguándose, no todas las coaliciones de este partido son tan recomendables y que, aunque si bien es cierto que se ha firmado un acuerdo de coalición o decálogo de principios que excluye, hasta donde la firma de un político vale, cualquier tentación localista y/o nacionalista y que, pese a lo publicado por compañeros en distintos medios Eduardo Tamayo nada tiene que ver con la coalición firmada con el PSDE de García Ortuño, jamás, en mi humilde opinión, deberían de haberse hecho .

Y jamás deberían haberse acordado por tratarse de coaliciones con pequeños partidos locales o regionales formados por profesionales de esto de la política de esos que aspiran a estar toda la vida chupando de la teta de lo público. Vamos, justo lo contrario de lo que supone en principio y hasta que la realidad no demuestre lo contrario -permítanme ser escéptica, aunque menos, después de ver lo que acontece con otros partidos que prometían regeneración y que sistemáticamente, viendo ya cerca el Poder, donde dijeron digo dicen Diego- el soplo de aire fresco que ha entrado en la política nacional y europea de la mano de Ciudadanos y Libertas.

Es el caso del acuerdo con UPS, un pequeño partido salmantino de corte populista fundado por un ex afiliado del CDS primero y del Partido Popular después –todo un profesional de la política-, llamado José María Moreno Balmisa, acusado en los noventa, aunque, conste, absuelto por la justicia, de fraude electoral. Junto a Moreno Balmisa, Julián Rodríguez, ex alcalde de Gomecello que fuera detenido, a instancias del Juzgado número 2 de Instrucción de Salamanca por un presunto delito urbanístico en febrero de 2008. Y me dirán: pero que haya un presunto chorizo en un partido político es algo casi cotidiano. Bueno, sí. Tienen razón. En todas partes –no sólo en los partidos- cuecen habas. Pero cuando el partido son cuatro… pues como que es un poco fuerte. Qué quieren que les diga, además de que todo Salamanca sabe bien qué es UPS, a mí esto me recuerda mucho al señor que llega en taxi a La Moncloa llevando anchoas. O sea, a morro impresionante. En fin, que creo que Ciudadanos debería tener un poco más de cuidado y ser bastante más selectivo a la hora de llegar a acuerdos con pequeñas formaciones que poco pueden aportar salvo liquidar la imagen de un Albert Rivera en claro ascenso y que, según cuentan las encuestas, retendría sus 3 meritorios diputados en el oasis aún nacionalsocialista y según las mismas encuestas pronto solo nacionalista (CiU ganaría y el tripartido se iría a hacer compañía al bipartito gallego) de Cataluña.

Hablando de méritos: las mil personas, entre ellas algunos “facebookeros” amigos como Xavier, Victoria Elena, Cristina, Prevost o Patricia, que ayer domingo se plantaron a las puertas de la CEOE primero y a las de la sede central de la UGT en Madrid después bajo el lema “Sindicatos fuera del presupuesto”, esas sí que merecen todo mi respeto. Ni que decir tiene que en la prensa no leerán ni una sola línea acerca de esta histórica manifestación, que transcurrió de desde Príncipe de Vergara con Maldonado hasta la sede de UGT entre pitidos, silbatos –al de los petardos si eso que la próxima vez lo dediquen a otras labores- y lemas como “CC.OO. y UGT a los pies de ZP”, “Chorizos”, “Ladrones” o “ZP dimisión”. Eso de manifestarse contra el régimen, que encanta a la ciudadanía y así sucedió que los vecinos de los edificios colindantes bien bajaban a sumarse a la insólita marcha, bien aplaudían desde sus balcones –los coches que circulaban en sentido contrario pitaban mostrando su solidaridad-. Cuatro sindicalistas, pegatinas de UGT en el pecho, que vagueaban –perdón por la obviedad- a las puertas de la sede, propiedad, según afirmó Enrique de Diego en la manifestación, de Patrimonio Nacional y por la cual UGT no paga ni un euro de alquiler, no salían de su asombro. Insultos por lo bajo (“joder estos de IntereconomÍa”, “mira a los fachas”) y alucine. Y es que los señoritos del pesebre no están acostumbrados a ser contestados por la sociedad civil Pues que se vayan preparando. Porque esto no ha hecho más que empezar. La próxima, frente al Ministerio de Cultura. Y en esa, estaremos todos los internautas.

Parásitos, rendíos, os tenemos rodeados.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris