Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

Lapidemos a Susan Boyle

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
lunes, 20 de abril de 2009, 06:12 h (CET)
Susan Boyle es esa escocesa, fea, gorda, católica y virgen recién llegada a la perecedera fama de este mundo. Si en Occidente fuéramos como debiéramos ser deberíamos lapidarla inmediatamente, pero no por los pecados que acabo de mencionar.

Susan Boyle nos ha demostrado a todos las limitaciones que nuestra estulta percepción de la realidad nos impone en la vida cotidiana. Vivíamos muy tranquilamente en un mundo bastante estructurado, todos tenemos las cosas claras y sabemos qué necesitamos para triunfar en esta vida, para alcanzar gloria, poder o dinero. Todos sabíamos y controlábamos el importante valor de la propia imagen, por ejemplo, para alcanzar nuestras sensualistas metas vitales; todos sabíamos también que hay cosas de nuestras intimidades que no debemos publicar porque tienen mala imagen; todos sabemos lo que debemos publicar y exagerar de nuestras personales biografías para conseguir ser admitidos en los círculos sociales. Todos sabíamos las reglas del juego, todos sabíamos a qué atenernos, llevábamos muchos años dominando las condiciones de nuestra vida, controlando las condiciones establecidas en las que movernos, todo estaba bien, todo estaba en orden, hasta que llegó Susan Boyle y lo puso todo "patas arriba".

Bueno, lo de poner el mundo "patas arriba"... me refiero al mundo de los no muchos ciudadanos no aborregados, ciudadanos pensantes por cuenta propia que no siguen la religión oficial, predicada en los zarrapastrosos púlpitos de las televisiones españolas por multimillonarios profetas del hedonismo que después de horas de gimnasio, maquillaje, peluquería, masajes y sastrería presumen de encamarse sin fin unos con otros porque son muy liberales, muy progres y viven la vida a tope sin cortapisas ni limitaciones filosóficas o religiosas. De Victoria Beckam a Belén Estrada, de lo pijotero a lo barriobajero, tenemos sobradas muestras.

Susan Boyle comete el error de ser católica, ayudar en su parroquia y no ocultarlo. ¿Pero se dará cuenta de lo antiguo y conservador que es eso? ¿Acaso no sabe lo importante que es en el mundo actual, ¿o sólo en España?, mantener una imagen laica, anticlerical y progre? Vade retro, cualquier cosa antes que ser rata de sacristía, la sana juventud española tomará nota de todo esto y huirá velozmente de seguir tal ejemplo. Claro que con todo ello encaja perfectamente que sea fea, mayor, mal peinada y peor vestida. Y gorda. ¿Cabe desastre mayor en nuestra sociedad que una persona así? ¿Se han fijado lo desagradable que resulta su imagen? ¡Señor, qué aspecto tan ridículo tiene, si parece salida de una peli en blanco y negro de lo antigua que parece. No me extraña que aún sea virgen, que ni siquiera la haya besado nadie. ¿Pero es que no ve "Física o Química", sólo un ejemplo entre mil posibles, para darse cuenta de que los adolescentes españoles están locos por desvirgarse urgentemente antes de llegar a la ancianidad de los catorce años? ¿En qué piensa esta mujer? ¿No es para que se tire por la ventana más alta que tenga su alcance?

Susan Boyle canta como los ángeles y ha llegado casi hasta la puerta de la senectud sin que lo supiera nadie más que unos cuantos vecinos, ha dedicado su vida a cuidar de sus padres e ir a misa y sin embargo triunfa. ¡A su edad! ¡Con ese peinado horrible y esa cara de simple! ¡Estando tan gorda como está! ¡Y siendo virgen! Susan Boyle debería suicidarse o dejarnos que la apioláramos a pedrada limpia, no se puede demostrar lo equivocada que es la dirección de una sociedad y seguir alegremente impune. No se puede demostrar a todo occidente que ha perdido el rumbo y sonreír sin pagarlo muy caro. En caso contrario debería ser la sociedad la que se suicidara colectivamente, bien por vergüenza, bien de pena.

No sé ustedes, pero yo me voy a hacer cola a la tienda de discos para hacerme con uno antes de que se acabe el mundo.

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris