Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Hemos intoxicado a los jóvenes con el bienestar

María Muñoz (Málaga)
Redacción
sábado, 18 de abril de 2009, 11:13 h (CET)
Con este título leía el pasado día 13, en 20 Minutos la entrevista que hacían a José Antonio Marina, Catedrático de Filosofía, quién ha dedicado gran parte de su vida al estudio de la inteligencia, la educación y la convivencia.

Una de las preguntas: ¿Qué les pasa a los padres que hay que enseñarles a educar?, contestaba el señor Marina: “ha cambiado tanto la familia y la sociedad se ha vuelto muy individualista. Hace unos años el barrio entero educaba a los niños. Ahora salen del colegio, van a casa y se encuentran que sus padres no han llegado”

Efectivamente en la actualidad, hay muchos padres que no ponen límites a sus hijos y les permiten y consienten lo que desean, pidan o exijan, con tal de contrarrestar el tiempo que deberían estar con ellos. Hace unos días fui a casa de una amiga que tiene dos niños pequeños y al entrar, me salió esta frase: ¿pero si esta casa parece la tienda de los juguetes?, les aseguro que había tanto juguete, que ni los niños saben que tienen.

Por otra parte nos encontramos con profesionales que incumplen por sistema con su trabajo, otros consienten ruidos y desmadre público a ciertas horas, no digamos si enchufan la tele, entre los programas basura y el ejemplo que dan nuestros políticos que se tiran a degüello para defender sus posiciones, descalificando, insultando e incluso amenazando. ¿Qué podemos esperar de los jóvenes que se educan en este ambiente?

Aunque sea una frase muy sabida: la familia es la célula de la sociedad. Y es el principal ambiente donde se decide cómo va a ser cada nuevo miembro de esa sociedad.

Con toda razón termina el señor Marina su entrevista diciendo: “que suspendería a la sociedad en valores y actitudes”. Estoy totalmente de acuerdo con él.

Noticias relacionadas

Votar a un gobernante no es un derecho, es una aberración

Insumisión, Resistencia y Confrontación

El feminismo radical dilapida crédito, cayendo en un espantoso ridículo

“Hablamos de feminazis… no de feministas normales, de infantería. Sino de feminazis y sus mariachis” Arturo Pérez-Reverte.

La palabra construye o destruye. Sepamos elegir

Políticamente incorrecto

Candidatos y democracia

La aparición de cuatro generales en el escenario político español resulta cuanto menos chocante

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris