Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

Zapatero es mucho más inteligente que Sarkozy

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
sábado, 18 de abril de 2009, 06:16 h (CET)
A veces es reconfortante comprobar que las grandes personalidades que dirigen el mundo tienen las mismas debilidades que nosotros, saber que tienen que superar dificultades terrenales y que tienen puntos débiles ayuda a recordar que son humanos con las mismas limitaciones que nosotros. Cuando me encuentro a media mañana en el ascensor con la agria cara de mi vecina de enfrente me acuerdo de que no será muy diferente la que tendrá nada más levantarse Carla Bruni y me alivia el trance.

Lo que no debería ser posible, lo que no deberíamos admitir, es que dichos
poderosos personajes se porten como críos. Cierto que todos tenemos filias y
fobias, a todos nos ocurre que tal o cual compañero de trabajo, tal o cual
camarero del bar al que siempre acudimos, nos cae mal. Pensar que los
presidentes de repúblicas y jefes de gobierno se caigan mal, se pongan
zancadillas y se tiren puyas entre sí es ridículamente infantil. Que Sarkozy
haya realizado comentarios despectivos hacia Zapa es de niños de parvulario,
algo poco serio, poco edificante y bastante estúpido. Fundamentalmente es de
majaderos (y más cuando Sarko va a venir a España en unos días) creer que
puedes poner a caer de un burro a un colega y que nadie se va a enterar.
Creer que la prensa no lo va a sacar en primera página es de una candidez
increíble en un baqueteado político. Siempre hay un micrófono abierto, nadie
guarda un secreto, todo el mundo cuenta todo, la prensa termina por
enterarse siempre. Hablar mal del ausente es una enorme falta de tacto sólo
compensada cuando alguien corre a contarlo a tus espaldas. Pobre Sarkozy y
pobre su servicio de prensa que ha tenido que salir a toda prisa a defender
a su jefe.
Los españoles no deberíamos hablar de las limitaciones de Zapa. Ni siquiera
aquellos que se sientan próximos al PP por muy deseosos que se sientan de
hacerle una crítica demoledora. Criticar las limitaciones intelectuales de
Zapa, en el caso de que las tuviera, supone hablar mal del pueblo que le ha
elegido. Si Zapa fuese corto de entendederas el pueblo español sería el
primer (ir)responsable por poner al frente de su destino a semejante
personaje. Que Sarkozy le haya llamado lo que le ha llamado debería ser
tenido en cuenta como una afrenta nacional, digna de otro dos de mayo por lo
menos. ¿Cómo va a ser tonto nuestro presidente si lo hemos puesto nosotros
ahí arriba?
Además Zapa ha dado en estos cinco años, incluso antes de llegar al poder,
muestras suficientes de su inteligencia y su saber hacer. Es un mago
prodigioso manejando los tiempos políticos, sabiendo con enorme precisión
cuando tiene que cambiar a medio consejo de ministros para no quemarse él,
sabiendo con exactitud a qué compañero del partido tiene que encumbrar a la
presidencia de algo o a quién jubilar anticipadamente para que no le haga
sombra, a quién enviar a dirigir el partido "a provincias" o a quién enviar
al Parlamento europeo para que no enrede más. Pocos políticos europeos han
sabido deshacerse tan rápida y tan efectivamente de los estorbos heredados
de sus antecesores y adueñarse de los resortes adecuados con los que manejar
el partido a su antojo. Dudo que Sarkozy posea la mitad de estas habilidades
que Zapa ha demostrado con frecuencia. De hecho Sarko sólo es superior a
Zapa en su gusto por escoger esposas.
La última demostración de la suprema inteligencia de nuestro Gran Timonel de
Valladolid la está dando en estos días. El mundo está sumido en una crisis
económica de tres pares de narices, andan todos los dirigentes mundiales
volviéndose locos para encontrar el bálsamo de Fierabrás con el que
solventar nuestros graves problemas mundiales de una sola tacada. Pues Zapa,
nuestro preclaro líder, está lleno de emocionantes proyectos parlamentarios
para resurgir económicamente y alcanzar el pleno empleo en unos breves
meses: las nuevas leyes del Aborto, de Libertad Religiosa y la de Igualdad
de trato y no Discriminación.
¿Acaso existen remedios más efectivos para atacar la grave situación económica? Y España sonríe encantada de haberle conocido. Y votado.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris