Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Padre, perdónales

José Luis Palomera
Redacción
sábado, 18 de abril de 2009, 06:08 h (CET)
"Padre perdónales porque no saben lo que hacen..., hacen lo que saben".

A cuento y cuento de la pasión de Jesús, vida, muerte y quimérica resurrección unos se van de vacaciones, otros “se meten un chute de ceniza divina” y los más fervorosos pagan incluso para que les dejen arrastrar pesadas imágenes divinas.

El pomposo espectáculo para los visitantes, el negocio para algunos comercios, los baños de hipocresía, incluso para los más analfabetos mentales el gozoso fanatismo de lacerar sus propios cuerpos cual sayones dementes. Todo esto y mucho más dispone el anual acto circense denominado Semana Santa con la única diferencia de que los payasos en vez de postular carcajada promueven rezos y lloros además de otras jaculatorias cantinelas.

Después de dos milenios de la muerte de Jesús, génesis del fanatismo humano, se continúa haciendo gozo reposo y negocio de su muerte.

Orfebrerías de oro y zafiros, capirotes, bombos y platillos, engalanados para la ocasión se echan a las calles haciendo gala de las alhajas que la muerte de Jesús dejó por herencia.

En estas fechas “el mundo cristiano” celebra un trágico hecho que jamás debió de ocurrir. La muerte organizada de un ser humano al que llamaban Jesús de Nazaret.
Jesús fue un mártir más del egoísta ser humano, su cruel muerte aderezada con denominación divina ha producido tantas riquezas para unos como sangre derramada para otros.

Actualmente el opíparo negocio amortajado de suntuosidad terrenal promueve Santos y Patrones con denominación divina... Al parecer la humanidad aún ignora que “la divinidad” únicamente es un concepto producido por el fanatismo mental del ser humano.

Dos mil años después el craso negocio sigue siendo infalible: Ya que el ser humano precisa de la salvación, de la vida eterna, para no sentirse sombra de su ínfima inopia.
Jesús fue víctima de quienes en aquellos tiempos le utilizaron para salvaguardar sus intereses.

Solo los más fanáticos pueden aferrarse a la Fe para seguir pregonando una burda quimera de un vil asesinato. Fe, como única respuesta a lo quimérico.
La Fe se muestra cada día, a cada segundo, en cada instante de muerte plena, que no otra cosa es Vivir. La Tierra, el Sol, la Luna, las Galaxias, el ser humano, entre millones de especies vivas es la única verdad comprobada, incuestionable, axiomática. Esto es tener Fe comprobada lo demás es ser víctima de la demencia que produce la búsqueda de un ínfimo lugar en el todo indescifrable Universo donde poder asir nuestras vergüenzas asesinas.

Afirmar que Jesús fue el ser humano predilecto del Universo, en la actualidad supone la mayor absurdez mental conocida y por conocer.

Jesús, icono de la cristiandad, fue un ser humano como cualquier otro cuya bondad le llevo a sabiendas de que todo era una farsa, a morir crucificado para deleitar el fanatismo de su pueblo.

Jesús fue una víctima mas de los millones de víctimas producidas por el asesino ser humano. Jesús agonizó en la cruz de la sangrienta historia para morir, únicamente para morir ya que sus fanáticos mentores así lo habían predicho. Su muerte planeada para la supuesta salvación de la humanidad únicamente sirvió para “santo y seña” de todas las guerras padecidas por la humanidad

Su cita más gloriosa según los historiadores de la época la dijo poco antes de morir “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen” sin embargo estos omitieron decir, “hacen lo que saben” y en verdad así ha sido.

A partir de su muerte la Humanidad continúa “No sabiendo lo que hace y haciendo lo que sabe" en virtud del interés. Asesinar, odiar, organizar guerras, construir armas atómicas, fomentar desidias a cuenta de ficticios profetas, envenenar la Tierra, hasta el punto de poner el futuro de la propia raza en manos de un manojo de enajenados paladines... Esto es lo único que en verdad la humanidad sabe hacer.

El más trágico "invento de toda la historia de la humanidad" se consumó el día que crucificaron a Jesús para mayor divinidad. Todas las guerras, todas las miserias, toda la sangre vertida entre hermanos de raza, todo este mundo mísero y cruel es producto de ingentes divinidades para unos y demonios para otros

No olviden jamás esto, humanidad. Inventar ficticias divinidades acarrea padecer crueles y malignos demonios.

Jesús fue un ser humano quizás uno de los más bondadosos nacido en la humanidad, pero simplemente un ser humano. Aquel o aquellos que pretendan demostrar lo contrario en primer lugar han de demostrar que son capaces de vivir ellos “sin contar con los demás”.

Noticias relacionadas

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris