Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Una mañana de recuerdos

Piedad Sánchez de la Fuente
Redacción
sábado, 18 de abril de 2009, 06:08 h (CET)
Cuando algo hermoso objetivamente lo vemos a diario pero sin mirarlo sucede que no le damos ni importancia ni el valor que tiene. Eso sucede de mayor a menor con personas, con sentimientos, con lo habitual de la vida, como puede ser la ciudad donde vives, el rincón de tu calle o el cielo azul o gris, ¡que mas da!, que te cobija noche y día. Que equivocación tan grande y tan frecuente. Tiene que surgir un contratiempo que nos ponga en peligro de perder lo que tenemos para caer en la cuenta de que sin esa persona, sin esos sentimientos medio olvidados, sin el minuto a minuto de nuestro quehacer diario o sin ese rincón de tu calle o tu pedacito de calle o cielo azul o gris, la vida no seria lo mismo. Yo he vivido esa experiencia estos días de Semana Santa con mi ciudad, que es Málaga.

Por circunstancias personales no suelo bajar al centro pero el martes decidí hacerlo. Y fue como un deslumbramiento cuando entré en calle Larios, me quedé mirándola como si fuera la primera vez que la veía mientras que por dentro repetía pero que bonita es. Y así es. Pocas ciudades de las que conozco tienen una calle con unas proporciones tan perfectas, con un encanto tan amable, tan de andar por tu casa. Es el lugar de encuentro de los malagueños, allí más temprano o más tarde nos vemos todos .Las jóvenes madres con sus pequeños paseando al sol, los abuelos con sus nietos, las chicas y chicos que da gusto verlos tan bien plantados y los extranjeros con expresión de haber encontrado el paraíso. Estaba tan feliz con mi calle Larios, mía por malagueña y mía porque viví en ella los años de mi juventud. Así que continué paseando despacito, hasta llegar a la calle Cister, al jardín de la catedral y calle San Agustín que es la zona que mas me gusta.

Fue una mañana disfrutando de la belleza de mi ciudad y también de recuerdos personales ligados a ella Malaga ciudad del paraíso la llamó el poeta, y con razón. Yo como no lo soy, solo se decirle, ¡Málaga de mi alma que no es poca cosa!

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris