Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   relato corto   -   Sección:  

Despojo de un inocente

Maria Angélica Hernandez
Redacción
sábado, 18 de abril de 2009, 11:13 h (CET)
Hoy es un día fantástico cálido brillante sin limites, sutilmente los cabellos rubios del sol acarician suavemente mi carita traslúcida que coquetea con la brisa del sur, al mirar el infinito desde arriba diviso y abarco todos los espacios, allá lejos en el horizonte cada día te veo, te miro sin descanso y cuando claramente tu sonrisa esta en tus labios, se me ilumina el alma y mis alitas blancas se expanden hinchadas de felicidad al contemplar tu bello rostro lleno de amor acariciando a ese pequeño niño que seguro es mi hermano, contento y feliz va aferrado de tu mano, dando saltitos cortos y traviesos por el prado atrapando mariposas, que sutilmente se posan en las rosas blancas rojas y amarillas que adornan los tallos verdes de ese paisaje maravilloso, en ese instante doy un vuelco a la memoria y remuevo el pasado...mis ojitos pequeños y azules se nublan asomándose en ellos la inevitable lluvia salina que baja por mi cara invisible a tu mirada y me pregunto. ¿Porque yo no estoy contigo si eres tuu... mi dulce mama?

Te contare una historia de antaño para ver... ¡si me recuerdas!.. no se cuando sucedió que me separe de ti, porque el tiempo en este lugar no cuenta, pero igualmente estoy muy a gusto y feliz, es un paraje tranquilo apacible, lindo lleno de magia, luminoso y muy divertido, todo esta en completa armonía, siento la brisa tibia rozar mi cara, veo nacer los rayos del sol, y también el despertar de la luna, cuando escucho el cantar de los pajaritos pienso que tu también debes estar oyéndolos y me sorprendo riendo solo, Martina que es muy criticona y risueña me hace burlas, dice que cuando me río parezco un payasito con boca ancha y desproporcionada, pero ignoro su comentario, es tan cariñosa que olvido pronto sus risitas burlonas, aunque no te niego que a veces, mas de algún pucherito se dibuja en el contorno de mi boca.

Ella es mi gran amiguita siempre estamos juntos, eso si es muy apurona y vanidosa se esta peinando su cabello rubio por largo rato, el espejo es una pequeña estrella que tomó del universo, no la despega de su mano y se mira constantemente, como siempre de prisa hala mi mano para que le acompañe al otro extremo a la acción más significativa del día, hoy no ha visto a su madre y esta un poquito triste, pero antes de volar me riñe airadamente porque me chupo el dedo gordo de mi manito, el que esta algo blanquizco y arrugado porque siempre lo tengo en mi boca, tal como lo hacia cuando estaba contigo en tu barriga ..¿Lo recuerdas?...

¡Sabes mama! también comparto mis días con otros amigos, Cristóbal, Felipe y Sebastián los tres son muy traviesos juguetones y algo desordenados pero mis mejores amigos Sebastián es algo diferente gordiflón risueño y cantor dice que es de la parte del caribe su piel es morena con ojos grandes y negros como azabache, es un trovador poeta y peregrino, habla con las golondrinas y cuando se van se pregunta donde irán tan velozmente cuando alzan su vuelo desde aquí, le canta a un ventisquero que esta en una región desconocida fría y lejana, nos cuenta de ricos sabores de guayaba sabrosa y dulce que recibía por un tubito que lo sostenía apegado al vientre de su madre, pero a veces olía mal y atragantaba su garganta, especialmente cuando una sustancia extraña y oscura llegaba hasta su pecho ahogándolo sin poder escapar.

Cada uno tenemos que contar nuestra historia, como fui el último en llegar tengo que armarme de paciencia escuchar y esperar mi turno para contarles lo linda y grande que eres, curiosamente todos coincidimos en algunos aspectos y fragmentos de vida pasada, el punto mas relevante de todos los relatos es que ¡¡no queríamos venir aquí!!....mi recuerdo de ti es el más dulce y placentero, era tan cómodo, seguro, agradable estar contigo, la ternura de tu voz y tu reír aun tintinea en mis oídos, estaba tan pegado a ti que sentía tu calorcito abrigándome en noches frías, nunca pude decirte como me sentía en tu vientre, hoy te lo diré como si otra ves estuviera allí, me gusta recordarlo.....

Los deditos de mis manitas y pies crecen día a día, ya puedo abrir mis ojos una y otra vez luciendo mis pestañas que parecen limpia parabrisas en movimiento, protegiendo mis focos azules que todo lo quieren ver, me muevo y doy vueltas como un pez en el agua tibia y transparente de mi cuarto, observando todo lo que me rodea, paredes cálidas y rosadas son mi cobijo, el cojín donde me duermo es espectacular y cuando subo o bajo siempre esta ahí atento para recibirme evitándome daños o golpes,... ¡no quiero salir de aquí!...

Que maravillosa eres Mamá, ¡¡pensaste en todo para mí!! ...junto a ti mi lecho es mi nido, mi guarida y mi piscina... pero ahora mi tristeza errante y angustiada es infinita...ya no puedo a mi mansión volver.

Todos los días te pregunto ¿porque me echaste de allí?... Pero tu no me escuchas talvez hablo bajito, mañana te conversare en tu oído con mas fuerzas para que me contestes, al menos saber el porque te deshiciste de mi. ¡si tu me querías!... lo recuerdo muy bien porque escuche tus lamentos tu pena, tu voz angustiosa, cuando charlabas con ese malvado doctor, que en complicidad con la voz de ese señor enojado y sin sentimientos repetía incesantemente que por ningún motivo era posible que yo me quedara contigo, el no me quería en verdad siento que me odiaba, era un hombre sin alma creo yo, te hizo llorar muchas veces por mi culpa perdóname mama, incesantemente repetía que le arruinaría la vida, matrimonio familia, y su reputación en ese momento me sentí amenazado y un mal presagio se posó sobre mi pequeño y blando cuerpecito, más miedo aun cuando renegó por tu juventud e inmadurez, aludiendo que no tenías recursos económicos ni morales para criarme, porque no estará contigo nunca y que sería el ultimo día que le verías, palabras y cosas que el despiadado doctor confirmaba porque era su amigo, ¡¡pero eso no era verdad mama!! Yo solito te habría cuidado mucho y amado como nadie, de eso estoy completamente seguro.

Ellos tomaron mi destino mi tiempo y mi espacio, invadiendo mi calida y linda casita, a pesar de tu resistencia y negativa mi corta vida, ahora depende de un hilo imaginario que en algunos minutos se cortara separándome de ti para siempre.

Un siniestro silencio se apoderó de esa sala fría, escuché que se te escapó un sollozo del alma y ¡cediste!...mi muerte esta decidida, me dejas a la deriva lleno de miedos, indefenso, absolutamente desnudo de afectos...¡siento escalofríos!...me muevo, me doblo Y me acurruco en un rinconcito a esperar mi ¡sentencia!...

Creo madre que tu ignoras el proceso de este fatídico episodio, pero el médico sabe perfectamente lo que hará, porque escucho el dialogo y las malas intenciones de esos dos hombres que cuchuchean a tus espaldas, el señor de voz ronca, ese que no me quiere, regatea el costo de la intervención, el médico suelta una carcajada y hace presente que los amigos están para ayudarse, pero que deberá ser cancelada al momento en euros o dólares, acotando que es un muy buen trato, porque el comercio paga excelentemente bien un feto de esta edad, refiriéndose a mi como un producto del que fabricaran un sofisticado cosmético.

Mi grito silencioso calla y muere, cuando siento el sonido de los guantes de látex y tus quejidos incesantes, los cómplices de mi horrorosa exterminación, estipularon lo convenido y ambos se palmotean, dando rienda suelta a sus crueles y asesinos pensamientos.

Presiento que mi fin esta muy cerca, se que en minutos me robaran el soplo maravilloso que un día tan dulce y tiernamente me diste, cuando subida en un nube mágica y luminosa disfrutaste y bebiste de amores escondidos.

Mi pena ahoga mi garganta, mi chico corazón palpita tan fuerte que retumba en mi cajita toráxica, las ramificaciones de mis venitas se ven hinchadas, especialmente la de mi frente que se enancha y agranda por el esfuerzo de hablarte pero tu no me escuchas, en un último intento pateo con fuerza tus paredes uterinas para que sigas defendiéndome y sientas que estoy vivo...y hacerte saber que... ¡no quiero salir de aquí! como respuesta solo percibo el calor de tu mano que toca tu abdomen sin hablar, ¡ya no me defiendes!... me abandonas que desilusión me duele el alma.... después de tanta felicidad y emoción cuando por primera vez sentiste mis latidos,.... mi pequeño cerebrito no alcanza a entender que tu tan bella y dulce mujer, quieras dejarme a merced de tan inescrupuloso y feo ser que me dará el mas triste y penoso final.

Tendida en una camilla, tu débil casi moribunda voz se apaga y yo también, me esfumo y me achico enrollándome como un capullo de mariposa esperando el desalojo forzado, se van cerrando mis ojitos que no alcanzaron a ver la luz, me escondo en todos los rincones nadando como un pez amenazado por un tiburón , pero una nube borrosa y roja que parece un aguacero me abraza y no me deja avanzar cada vez es mas espesa, poco a poco va adormeciendo y aprisionando mi pequeño y frágil cuerpecito sin opción a defenderme, un sabor amargo y salino va dejando paralizado mis músculos tan indefensos, débiles, hasta convertirme en un bulto enrojecido y arrugado como una pasa gigante, parece que el bárbaro doctor ha cortado mi tubito, ese que me sostiene atado a ti y recibo mi comida porque estoy dando tumbos en circulo sin poder parar, el dolor es indecible en verdad nefasto, sensación que aguanto como todo un hombrecito apretando mis párpados y mi boquita para no asustarte, pero mi insistencia en quedarme dentro de !ti!... hacen que reaccione una vez mas.... sumido en la oscuridad rojiza exclamo mis últimos gritos de auxilio que... ¡no se escuchan! intento vanos aleteos que ¡no se ven!.... Es el ¡clamor desesperado de un inocente!... De esta manera brutal y despiadada voy abandonando lentamente tus entrañas... ¡me han DESPOJADO! de lo que mas quiero, de lo que mas amo... de ¡LA VIDA! y de ¡¡TIII... MAMA!!... pero lo mas desgarrador y angustioso de este fatal incidente, es que ni siquiera te pude decir... ¡UN TE QUIERO MAMA!... y un adiós...

¡TU VIENTRE YA..... ESTA VACÍO!

Mamá no te angusties solo pretendía hacerte saber que estoy contigo siempre, nunca es triste la verdad pero hay veces que no tiene remedio, por eso no dejes que esas decisiones equívocas, perturben los sentimientos maternales ni cierren los ojos a la vida a mas personitas como yo, no permitas que acciones consumadas al amparo de un profesional, que juro ante Dios preservar la vida destroce y mate una pequeño crío indefenso, con métodos tan indeseables y perversos como los que te contare ahora.

¿Sabes que le paso a Marttina?

Ella tenía solo tres meses, y en un sangriento episodio fue desgarrada y despojada de la barriguita donde estaba feliz esperando en pocos meses ser acogida con ternura por esa jovencita que le dio la vida y la luz en una noche de lujuria, pero apareció ese desalmado de blanco que de un suspiro y sin escrúpulos, con un cuchillo la corto en trocitos en el ceno de su madre, siendo DECAPITADA sin contemplación.......

Mi amigo Cristóbal en cambio lo arrancaron vivo abriendo el vientre de su madre y luego arrojado a un cubículo con agua donde murió ahogado, y su frágil cuerpecito comercializado para elaborar cosméticos, igual que yo...

A Felipe no le gusta recordar el momento que se alejo de su mamá, porque dice es muy doloroso, y cuenta que desesperado se agarraba de esas paredes con sus manitas y pies aun sin uñas, para no ser succionado por esa aspiradora maldita, que lo aprisionó y chupo sin tregua, desgarrando sus extremidades sin piedad, barriéndolo como una BASURA.

Bueno madre ya sabes todas las historias narradas por mis amiguitos, solo falta Sebastián, las comparto contigo porque eres mi confidente y amada amiga. Sebastián es de piel canela, es un gordito rechoncho, y escondido en cada gesto revela una sonrisa, es increíblemente paciente, aguanta todas las bromas y pesadeces especialmente las de Martina que critica su robustez solo con el afán de abrumarlo, pero el es indolente a la crítica, solo ríe y le regala una flor, ¿sabes?...creo que su temple lo heredo del sufrimiento y dolor, por lo mucho que padeció antes de venir aquí, cuando narró su historia nos emocionamos y lloramos todos, haciendo caer una lluvia de estrellas fugaces sobre el cielo esa noche nos contó que su agonía dice fue que por mas de tres horas, que luchó incansablemente contra su agresor, rasguñando, pateando y gritando voces de auxilio en el interior de la guarida abdominal de su adorada madre, pero ¡nadie le escucho!..recibió inesperadamente un pinchazo intenso y letal… que sin dudas fue a ciegas, porque acertó justo en su delicada carita destrozando su ojito derecho, pero el confiado que sus voces de auxilio serían escuchadas soportó el horroroso y agudo dolor, esperando en vano el amparo de quien le dio el ser
pero no sucedió, dejándose vencer por una solución de sal, que con otra jeringuilla mas grande y terrorífica fue introducido en el útero de su joven madre, y tras una larga agonía.......¡expiró!....dejando su lugar tan querido...... absolutamente ¡¡QUEMADO!!..

Mamá no llores cuando me recuerdes, que eso me va muy mal, aquí estoy bien y feliz, mis lágrimas son estrellas, mi respiro es la brisa, viajo en la constelación infinita y no me canso, compito en carreras con los pájaros y el viento, un puñadito de luz es mi traje y voy dejando una estela luminosa por cada lugar que paso, te sorprenderías de ver como alumbro ¿ves esa estrella grande y brillante que esta al oriente? Ese soy yo ¡tu hijo! desde aquí te observo, te veo te amo, sigo paso a paso cada movimiento, cada mirada. Me río cuando apareces con tanta prisa y das un tropezón por andar con esos tacones tan altos, hay días que sales de casa con ese vestido blanco que tanto te asienta yo orgulloso vuelo de un lado a otro para acompañarte, cuido de ti cada día y te defiendo de todo, cuando estas recostada en tu cama con la mirada perdida y el pensamiento tan lejano, yo me doy por enterado que estas pensando en mi a pesar del tiempo transcurrido por las noches dulcemente toco tus mejillas y beso tu frente, te doy mi bendición... pero no quiero dejarte, subido en mi nube blanca doy mil vueltas por la habitación, agito mis alas y emprendo vuelo al infinito a recibir el alba para verte otra ves...

Noticias relacionadas

Los hoteles ibis de Valencia ofrecen a sus clientes la posibilidad de decidir el precio a pagar por su estancia

Del 2 al 6 de marzo lanzan la promoción “Nosotros ponemos la calidad, el precio lo pones tú”

La hostelería, como el vino, mejora con el tiempo

Después de la mejor temporada turística de la historia el sector sigue mejorando su competitividad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris