Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

La verdadera senda del saber

Ángel Sáez
Ángel Sáez
viernes, 17 de abril de 2009, 08:33 h (CET)
(¿PARA ENMARCAR Y RELEER?)

“La virtud no habita en la soledad: debe tener vecinos”. Confucio


Un pipiolo, deseoso de aprender, liberal en el esfuerzo, se acercó donde se hallaba su maestro y consejero, que, a la sazón, andaba ocupado en su tarea habitual (formar cestos con tiras de caña, que vendía por lo que los compradores de los mismos juzgaban justo pagar), y le solicitó con especial encarecimiento (que no miento) que le enseñara la lección que más acelerara su aprendizaje en el estudio de la filosofía y supusiera, mientras durara su peregrinaje por este valle de lágrimas, un gran salto en su currículum vitae; a ser posible, el mayor de sus avances en el arduo camino del saber.

—Vete a la ciudad (más cercana) y pide allí el puesto de trabajo que sea, vox pópuli, el más oneroso y peor remunerado de todos. Reparte el capital que vayas ahorrando entre quienes te hayan menospreciado, poco o mucho. Da la mayor cantidad o parte a quien fue más injusto contigo —le recomendó.

Transcurridos dos lustros del consejo, el maestro marchó a la urbe y preguntó por su antiguo alumno. Éste se había convertido en la persona más sabia o más tonta (la gente discrepaba en relación con el caso) de la ciudad, amén de en un perito cebador de cerdos. El novato de entonces, que ahora andaba enseñando filosofía de balde, por amor al arte, a un grupo de imberbes, al vislumbrar en lontananza el hábito raído y marrón que solía vestir su guía y mentor, le propuso a su alumno más aventajado que insultara gravemente a aquel forastero, que encaminaba sus pasos y sandalias hacia donde ellos se encontraban. Salieron de la mui del aprendiz bienmandado, predilecto, sapos y ofidios de diversa especie. Al comprobar que quien cubría su cocorota con largas greñas de pelo cano ya había llegado a la altura de los concurrentes, y ni se inmutaba, al ser preguntado al respecto, sentenció, como el rayo, sin ambages, lo que dedujo, que el anciano estaba sordo como una tapia. Fue entonces cuando despegó sus labios el vetusto viajero y dijo:

—Sólo el hombre al que no le incomode lo más mínimo lo bueno o malo que puedan decir de él los demás, o sea, le importe un bledo o comino escuchar o leer encomios o denuestos dirigidos a su persona o a su trabajo conseguirá ingresar o poner un pie, por mérito propio, en la verdadera senda del saber.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris