Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

Tiembla, Europa, llega Maleni

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
viernes, 17 de abril de 2009, 08:33 h (CET)
La tradición dice que una de las mejores maneras de quitarse de encima a alguien molesto o inútil es darle la patada p'arriba. La tradición también dice que el Parlamento europeo es el lugar en el que se entierra a aquellos políticos de los que alguien poderoso quiere deshacerse. Que tiemble Europa, Zapa les envía a Magdalena Álvarez.

De Parlamentario Europeo se debe vivir muy bien, a mí me gustaría serlo. Con lo lejos que queda Bruselas, sin tener que rendir cuentas a nadie, sin la prensa incisiva con los ojos clavaditos en ti, tratando asuntos que a nadie interesan, a nadie preocupan... Qué bien se debe vivir de parlamentario europeo. Además, allí recluida, Maleni seguro que no puede montar ninguna de sus habituales calamidades... no puede montarla en España, que tiemble Europa.

Lo que más me molestaba de Magdalena Álvarez no es que se le hundiese el metro o que por los ojos de sus puentes no pasara ni carretera ni río ninguno. Lo que más me molestaba de Maleni es que si empezaba un túnel por los dos extremos a la vez nunca llegaban a encontrarse... al fin y al cabo tendríamos dos túneles cuando sólo contábamos con uno, no hay mal que por bien no venga. Lo que más me molestaba de Maleni no era que preguntase por el tráfico de buques por el puerto de Pajares.

Lo insoportable de Maleni era su soberbia. Lo insoportable de Maleni era su engreimiento, lo insoportable de Maleni era su desfachatez, su orgullo, su rostro pétreo, su torpeza verbal, su ofensiva e innecesaria agresividad, su "mantenella y no enmendalla". Lo que menos me gustaba de Maleni era Maleni.

Pertenece (tentado estoy de escribirlo en pasado, pero no me atrevo) a esa estirpe de políticos que jamás reconoce un error, pertenece a ese grupo de autosuficientes que cuando ve venir de frente a doscientos coches por una autovía piensa que se trata de doscientos gilipollas que han entrado por dirección equivocada. Pertenece al mismo grupo de intolerantes que Álvarez Cascos, del que hace un par de días acabo de escribir, ahí lo encontrarán ustedes, un poco más abajo.

No sabe Bruselas la que se le avecina, que tiemble Bélgica, que se preparen flamencos y valones, en cuantito se descuiden estalla la guerra civil. Conociéndo a Maleni como la conocemos en España sabemos que ella siempre apoyará a los flamencos, lo considerará una obligación para una andaluza.

La tradición dice que el Parlamento europeo es el lugar al que se envía a aquellos políticos a los que hay que retirar. En este caso es pa echarse a temblar, Maleni es capaz de montarles un bingo a estos jubilados de oro y conseguir que ninguno cante línea. Y encima les reñiría por ello.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris