Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

De los progresistas sistémicos y la Revolución Cubana

Mario López
Mario López
jueves, 16 de abril de 2009, 04:38 h (CET)
Los progresistas sistémicos están que lo flipan con la llegada del capitalismo a Cuba. Dicen ellos, tertulianos de aquella cadena mediática que en tiempos fuera la voz de la izquierda tolerada por la derecha intolerante, que Obama acaba de dejar sin argumentos a Castro.

Que, en su día, el embargo a la isla permitió que se perpetuara el castrismo más allá de la Revolución Cubana. Pero que ahora, finalizado el embargo -según cuentan ellos sin que tengamos ninguna constancia del hecho-, el dictador se ha quedado sin coartada y que se va a tener que abrir de piernas al capitalismo rampante. A este capitalismo que, a lo que parece, aún estando a punto de hundirnos en la peor de las pesadillas, acreditando su condición explotadora, ruín, corrupta y violenta, es para estos progresistas sistémicos –tertulianos de risa fácil y manga ancha- el más venturoso de los augurios para el futuro inmediato de Cuba. Incluso, ya le han asignado a la Perla del Caribe un lugar en el mundo libre: centro turístico. Como en los mejores tiempos de Batista. Esto es, que se quiere refundar el antiguo burdel americano. La izquierda menos sospechosa de servilismos sistémicos está buscando la manera de encontrar una alternativa a este capitalismo impresentable y esos progres hertzianos de pacotilla ya nos animan a aplaudir la refundación del más ignominioso de los métodos de esclavitud que hasta la fecha se han acreditado. Pues estamos listos. Estos personajes son un puro sarcasmo. Estoy loco por verles en La Habana.

Noticias relacionadas

Una economía plenamente solidaria

Hoy se requiere una fuerza copartícipe mundializada, donde todo individuo se sienta responsable de los demás, y cada cual sea honesto consigo mismo

Operación serrín y estiércol en el Congreso de los Diputados

Ni azar ni nervios descontrolados

Cuando no hay espacio para más y aun así… nos apretamos

Es realmente emotivo, y posiblemente recuerdes durante años la mirada del perro cuando le pusiste la correa

Tararí, tararí, periodo electoral

¡Qué destructivo es la suma del orgullo, vanidad, egolatría e incultura!

La esencia del protocolo es su oficialidad

La comercialización y el uso abusivo del término desvirtúan su significado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris