Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Mujer contra mujer

Pilar Pérez (Pamplona)
Redacción
jueves, 16 de abril de 2009, 05:11 h (CET)
La forma en la que estamos organizando las relaciones familiares no convence a las mujeres. Muchas reconocen que incide sobre su salud (estrés, ansiedad, depresión), sobre las relaciones de pareja e incluso algunas declaran que no tienen más hijos porque su trabajo se lo impide. Todos los estudios sobre la panacea de "la conciliación" acaban del mismo modo: no terminamos de reconciliarnos.

Por una parte nuestra sociedad penaliza a las mujeres que trabajan cuidando a su familia:

Isabel es directora de una guardería, tiene un sueldo y derecho a pensión, a vacaciones, a días por asuntos propios, a baja por enfermedad, a ayudas por ser mujer trabajadora...

Idoia es madre, cuida de su amplia familia compuesta por marido e hijos y padres ancianos y dependientes, no tiene un sueldo, no tendrá una pensión por su labor, no tiene vacaciones, no tiene asuntos propios, no puede enfermar porque no hay quien la sustituya, no se la considera mujer trabajadora, dicen los papeles oficiales que es una "inactiva". Por ello las "ayudas familiares" no están pensadas para ella: no usa comedores escolares, no utiliza el descuento de viajes porque no viaja, no elije su horario de trabajo porque simplemente sus horarios están continuamente al servicio de los demás...

Por otra parte, la visibilidad social de unas mujeres parece que se hace a costa de la invisibilidad de otras, pero todas salen penalizadas en sus relaciones familiares al no haberse valorado por igual el trabajo familiar que el trabajo de mercado:

Ester es española. Estela ecuatoriana. Ambas son madres, jóvenes, emprendedoras… Tienen muchas cosas en común, y muchas cosas que las diferencian. Estela trabaja cuidando a los hijos de Ester. Los hijos de Estela están con su abuela en una ciudad ecuatoriana. Resultado: los hijos de ambas no están cuidados por sus madres.

Apenas hace unos días salía en prensa un hecho vergonzoso: en el Servicio Navarro de Empleo había una oferta para contratar a una interna por 700 euros. A esta miseria de sueldo se le descontaba un 30% por la manutención, por lo que la persona recibía 490 euros. ¡¡¡490 euros!!!. Esto es solo la punta del iceberg de un verdadero drama, de desarraigo, explotación, humillación, dolor… que sufren estas mujeres que trabajan cuidando a ancianos que no son sus padres, y a hijos de otros, mientras los suyos están a miles de kilómetros de distancia.

Noticias relacionadas

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo

Sánchez a tumba abierta intentando darle el vuelco a España

La influencia de Pablo Iglesias y la necesidad de dar apoyo a los soberanistas, le impulsan a entrar a saco con el modelo de Estado de España

Celestina o “el Tinder” prerrenacentista

Una remozada “Celestina” resucita en la magnífica adaptación de la productora Un Pingüino

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris