Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

Cada uno se quita el polvo de encima como puede

Ángel Sáez
Ángel Sáez
jueves, 16 de abril de 2009, 04:38 h (CET)
(¿PARÍA PERÍA APORÍA?)


Quien sea lector/a habitual de EL PAÍS (no desmerece una pizca —al contrario, enriquece— serlo, además, de otras cabeceras), tras leer ayer, Domingo de Resurrección, 12 de abril de 2009, en las páginas 23 y 24 del citado diario, el texto titulado “Cartas, censura y misteriosa desaparición” (que muda o queda en “Quejas, censura y desaparición” en la 24), que firmaba la defensora del lector del mencionado periódico, doña Milagros Pérez Oliva, y pasar hoy, lunes, 13 de los corrientes mes y año, su vista por la sección de Opinión y detenerse, en concreto, en el apartado de “Cartas al director”, y echarse a los ojos, destacada, la misiva del zaragozano Antonio Nadal Pería (ayer doña Milagros escribía erróneamente su primer apellido, “Paría”), acaso se haya sonreído irónicamente y tal vez le haya brotado, como al menda, su seguro servidor de ustedes, la idea de trenzar, en torno al asunto de marras, una epístola (a fin de remitírsela al rector del diario susodicho, Javier Moreno) que lleve el elocuente título de “Acción y reacción”, o “Pedid y se os dará”, o “Tesis, antítesis y síntesis”, o “Aquí, el que no llora no mama”, o “A eso le llamo yo celeridad, diligencia”, o “Breve teoría de la causa y de la consecuencia (o del efecto sin defecto)”, o “¿Casualidad o causalidad?”, o “Raudo reconocimiento de la iniquidad o del error” o dejémoslo en el aglutinador etcétera; aunque, plagiando unas letras de “Marear la perdiz”, título que porta la carta de don Antonio Nadal Pería, que hoy, itero, precisamente, descuella entre las elegidas y publicadas en el periódico de papel, quizás convendría titular de esta guisa: “Cada uno se quita el polvo de encima como puede”.

Me temo que, en esta nueva oportunidad, aunque las líneas, que ha tenido a bien urdir servidor, no contengan ni insultos ni descalificaciones, tampoco tendrán cabida en el apartado sobredicho de EL PERIÓDICO GLOBAL EN ESPAÑOL.

Antes de enviar la carta a la dirección electrónica indicada, CartasDirector@elpais.es, le he propuesto a mi alma gemela, Penélope López, que la leyese. Cumplido dicho trámite, me he apostado con ella doble contra sencillo a que ésta tampoco me la publicaba el señor Moreno. Penélope ha rehusado aceptar la apuesta aduciendo este razonamiento (que no miento) del Nobel Rudyard Kipling: “La intuición de una mujer es más exacta que la certeza de un hombre”.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris