Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Baloncesto

Etiquetas:   Liga ACB. Jornada 30.   -   Sección:   Baloncesto

Un excelente Louis Bullock lleva al Real Madrid a la victoria ante el Alta Gestión Fuenlabrada (84-88).

El encuentro no se decidió hasta los instantes finales pero fue el Real Madrid quien demostró más fortaleza mental y quien marcó siempre el ritmo del partido.
Redacción
martes, 14 de abril de 2009, 05:10 h (CET)
A pesar de que la estadística diga que Louis Bullock no fue el mejor de su equipo (alcanzó una valoración de 19 por los 21 de su compañero Massey), fue el auténtico dominador del partido. No hubo manera de defenderle, anotó tiros imposibles, asistió a sus compañeros y transmitió a la grada una sensación de infalibilidad que terminó por desesperar a la afición del Fernando Martín. El Alta Gestión Fuenlabrada volvió a mostrarse letal desde el triple pero la ausencia juego interior (Antonio Bueno no tuvo su día y P.J. Ramos estaba lesionado) quizá les impidió alcanzar una victoria que, debido a la ausencia de Felipe Reyes, parecía más sencilla que en otras ocasiones.

FICHA TÉCNICA
84- Alta Gestión Fuenlabrada: Tskitishvili (19), Valters (11), Bueno (3), Blanco (19), Oleson (2) -cinco inicial-, Mainoldi (13), López (7), Radivojevic (8), y Sandes (2).

88- Real Madrid: Van den Spiegel (8), Mumbrú (4), Hervelle (9), Bullock (23), López (6) -cinco inicial-, Winston (4), Massey (19), Llull (7) y Tomas (8).


Parciales: 11-18, 26-19, 23-27 y 24-24.

Árbitros: Juan Carlos Arteaga, Antonio Conde y Muñoz.

Incidencias: Partido disputado en el Polideportivo Fernando Martín de Fuenlabrada, asistencia: 5.700 espectadores

DATOS DESTACABLES
Lo mejor: El buen partido de Louis Bullock y Saúl Blanco

El escolta del Real Madrid realizó un partido perfecto, destacando en todas las facetas del juego y mostrándose indefendible para el Alta Gestión Fuenlabrada. Sául Blanco también supo asumir la responsabilidad cuando las circunstancias así lo exigieron y aunque falló dos tiros libres decisivos, fueron sus puntos (19) y sus rebotes (10) los que mantuvieron a su equipo en el partido hasta los últimos segundos.

Lo peor: El no haber podido disfrutar de algunos de los mejores jugadores de ambos equipos.

Felipe Reyes ―uno de los mejores jugadores interiores del continente― no pudo disputar el partido por problemas de espalda, Brad Oleson y Antonio Bueno sí saltaron a la cancha pero, en comparación con lo que esta temporada han demostrado en las filas del Alta Gestión Fuenlabrada, estuvieron discretísimos y su incidencia en el juego fue mínima.

El dato:
Los 25 triples anotados entre los dos equipos (14 de 29 el Alta Gestión Fuenlabrada y 11 de 28 el Real Madrid).


David Sánchez / Enviado especial a Madrid

Si alguien se había planteado este partido como una suerte de enfrentamiento entre el pasado (Bullock) y el futuro (Oleson) del Real Madrid habrá sacado la conclusión de que Louis Bullock sigue siendo un jugador con un talento increíble del que el Real Madrid a día de hoy no puede prescindir. Brad Oleson está llamado a hacer historia en la ACB pero esta noche no se encontró a gusto sobre el parquet.

El partido comenzó con un parcial de 8-0 favorable a los locales. Pero el Real Madrid pronto despertó de su letargo y se aplicó en defensa de una manera tal que el Fuenlabrada ―salvo un triple de Mainoldi casi al final― no volvió a anotar en todo el cuarto mientras que los blancos, pasado el despiste inicial, encadenaban una canasta tras otra con una facilidad insultante. Por momentos recordaba a aquel Real Madrid que ganó la liga ACB hace dos temporadas asfixiando a sus rivales desde la defensa y llevando a cabo ataques fulgurantes. El cuarto se cerró con un marcador de 11-18 y muy malas sensaciones para los de Luis Guil.

El segundo cuarto siguió por los mismos derroteros: unos pasos de Saúl Blanco y un gancho fallado por Antonio Bueno eran contestados con tiros libres anotados por Llull y una puerta atrás de Hervelle en la canasta contraria. Los jugadores del Fuenlabrada parecían estar encogidos de cara al tiro. Pero Vuk Radivojevic este año no conoce esa sensación: le da igual jugar un minuto que veinte, siempre da lo máximo y ataca el aro sin vacilación. Tskitishvili pareció contagiarse del entusiasmo del serbio y acercó algo más a los suyos con uno de sus característicos triples (16-22 a 7:40). Vuk forzaba de manera increíble una falta y anotaba los dos tiros libres pero Massey le contestaba en el otro aro con un triple (18-25), Radivojevic no cejaba en su empeño y volvía a forzar otra falta (y anotaba los dos tiros) pero, para sorpresa de todos, Massey anotaba otro triple (20-28). Tras dos excelentes acciones de Tomas el Fuenlabrada, poco a poco, se fue acercando en el marcador y un triple de Valters desde ocho metros servía para empatar el partido (35-35 a falta de 1:20). Bullock anotaba una de sus inverosímiles canastas, pero un atento Leo Mainoldi obtenía un rebote ofensivo y lograba dos nuevos puntos que hacían que ambos equipos se dirigiesen al vestuario con un empate a 37.

Parecía que éste no era el día de Brad Oleson ni de Antonio Bueno, pero el Alta Gestión Fuenlabrada ya ha demostrado en otras ocasiones que cuenta con jugadores capaces de dar un paso al frente y mitigar el daño producido por la ausencia de alguna de sus figuras. Pero enfrente estaba el Real Madrid de Louis Bullock, un equipo irregular pero que jamás se da por vencido.

Tskitishvili y Saúl Blanco salieron muy acertados, pero Bullock parecía haber decidido que este partido no se podía escapar y sus canastas impedían cualquier despegue de los locales. Luis Guil lo intentó todo para pararle (defensa de Oleson, defensa de Radivojevic, constantes dos contra uno) pero el americano siempre se salía con la suya. Además Massey realizaba uno de sus mejores partidos y Raül López demostraba que tiene una excelente mano para el tiro de tres. Vuk Radivojevic forzó la cuarta falta personal de Van den Spiegel que llevó a éste al banquillo. Ello obligó a Joan Plaza a jugar muchos minutos con quintetos muy peculiares (con Mumbrú y Massey como hombres más altos de su equipo), pero el Fuenlabrada no pareció obtener demasiada ventaja de ello. Ambos equipos, por distintos motivos, decidieron apostar por el juego exterior. El Alta Gestión Fuenlabrada había jugado un buen cuarto pero Bullock parecía en estado de gracia, sus puntos y los de Massey hacían que el cuarto terminase 60-64 (con una canasta fabulosa de Llull).

El Madrid mantuvo su ventaja durante los primeros minutos del segundo cuarto, pero a falta de seis minutos Saúl Blanco demostraba por qué es una de las revelaciones de la temporada: un triple suyo y una espectacular canasta posterior situaban al Fuenlabrada con ventaja en el marcador (74-73).

A partir de ese momento se produjo un intercambio de canastas que mantuvo la emoción hasta el final. Si Saúl Blanco anotaba un triple, Llull hacía lo propio en la otra canasta. Si Tskitishvili daba muestras de su prodigiosa muñeca y empataba el partido (79-79), Bullock anotaba un triple que trataba de dejar las cosas en su sitio… ¡pero Valters hacía lo mismo al otro lado de la cancha!. Faltaba 1:30 para el final y el marcador era 82-82.

En la siguiente jugada Bullock ―quién si no― lograba una canasta (82-84) y conseguía además un tiro libre adicional. Pero falló. Saúl Blanco penetraba en la otra canasta para tratar de empatara el partido, la pelota no entró pero tenía dos tiros libres. Falló los dos. Mumbrú recibió una falta rápida pero anotó los dos tiros libres. Llull alejó aún más a los suyos (82-88) y Saúl Blanco lograba la última canasta del partido (84-88).

Si el Alta Gestión Fuenlabrada quiere aspirar a entrar en play-off ha de ganar, entre otros, al TAU y/o al Joventut. No parece tarea fácil, pero este equipo es capaz de todo. El Real Madrid, por su parte, parece llegar con fuerza al final de temporada y casi con toda seguridad acabará como mínimo en tercera posición.


SALA DE PRENSA
Joan Plaza (entrenador Real Madrid)

«Después de la derrota ante Olympiakos nos propusimos ganar los seis partidos que restaban y de momento vamos por buen camino. La baja de Felipe hoy nos condicionaba mucho, de hecho con los rebotes defensivos hemos estado a punto de perder el partido. Siempre digo que lo que da la medida de la concentración de un equipo son las pérdidas de balón y la ausencia de éstas demostraba que nosotros estábamos en disposición de ganarlo. Hay que felicitar al Fuenlabrada pues está haciendo una temporada espectacular, la “culpa” es de todos pero creo que especialmente de Luis Guil y Jesús Mateo.»
Luis Guil (entrenador Alta Gestión Fuenlabrada)

«Ha sido un partido increíble de Louis Bullock, cuando ha decidido echarse el equipo a la espalda ha sucedido lo que normalmente ocurre en esta circunstancia. Nosotros quizá hemos demostrado una falta de consistencia defensiva a lo largo de todo el partido aunque sí hemos estado bien en rebotes. Hemos llegado al último minuto con opción de ganar el partido y lo hemos perdido por pequeños detalles.»


Noticias relacionadas

España supera el día 'tonto' subida a los hombros de Ndour

Puerto Rico llegó a estar diez arriba

El Real Madrid conquista su quinta Supercopa

Los de Laso empiezan como acabaron tras ganar a Baskonia con un gran Llull

El Real Madrid se cita con Baskonia tras aplastar al anfitrión

La final se juega hoy a las 19.15 horas

Baskonia, a la final tras ganar a un combativo Barça

Los blaugranas llegaron a perder por 20 y pudieron forzar la prórroga en una buena segunda parte

España salva el susto ante Letonia

Acaricia el billete para el Mundial
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris