Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Y ahora, ¿quién aconseja al Consejo asesor?

Luís Agüero Wagner
Redacción
jueves, 16 de abril de 2009, 04:38 h (CET)
El escándalo generado con la demanda por paternidad irresponsable al obispo Fernando Lugo, ha cobrado proporciones insospechadas, y digan lo que digan, acabó afectando seriamente su credibilidad.

El mismo Nuncio apostólico, representante del Papa, se pronunció sobre el tema, en clara señal de que el culebrón salpica a la misma Iglesia Católica.

Un tiempo antes, Fernando Lugo integró un consejo asesor para las decisiones que se le hacen difíciles, algo que ya fue bautizado por el ingenio popular como "comité anti-pifiada". "Nada más ilustrativo de la notoria deficiencia conductora del presidente Fernando Lugo, que la reciente formación de un Consejo Asesor, una suerte de muletas intelectuales para que aprenda a caminar" opinó entonces un editorialista.

La pregunta que se impone es quién asesorará ahora a este consejo asesor, cuyos integrantes no se han caracterizado por la solvencia en el ejercicio del poder, precisamente. Probablemente fue ese consejo de lumbreras el que se reunió para aconsejar al clérigo-presidente simular un sobrevuelo sobre las fronteras para disimular la demanda por filiación, una genialidad que acabó avivando el escándalo hasta proporciones inimaginables.

Uno de los asesores, Rafael Filizzola, en defensa de la soberanía instauró el terror en dos departamentos del norte del país, con la coartada de un ataque a un puesto militar, curiosamente ubicado en la estancia de una ganadera brasileña, en una barrida que incluyó torturas y ejecuciones extra-judiciales. Otro de los asesores, Dionisio Borda, es conocido por intentar imponer un esquema neoliberal menemista en un supuesto gobierno de izquierdas. Miguel López Perito, por su parte, ganó notoriedad por constituirse en un nuevo Mario Abdo Benítez, el antiguo secretario privado de Stroessner, que en su afán de crear su propia corriente política acabó tumbando a su jefe el dictador. Al igual que Mario Abdo, Perito intentó proyectarse políticamente a costa de su proximidad al clérigo-presidente tendiendo una red clientelista y prebendaria que implicaba desde presuntos subsidios a sesameros hasta nombramientos diplomáticos de amigos como Ausberto Rodríguez.

Desgraciadamente, demostró una absoluta carencia de atributos y además, apareció en una encuesta como uno de los personajes que más desprestigiaba al gobierno, sobre todo por sus frecuentes papelones y manifiesta torpeza, hasta que al final acabó devorado por sus propios desatinos.

En este caso la caída del secretario privado precede a la del autócrata, y no es un buen augurio precisamente.

Lo cierto es que el tambaleante y endeble gobierno del obispo Fernando Lugo, el primero en la historia sin bancada en el Parlamento, -es más, sin un solo hombre de confianza en el Congreso- sigue tropezando de escándalo en escándalo con o sin consejo asesor. "Así no se puede gobernar un país. Así ni siquiera un equipo de fútbol puede ser liderado. Ni la comisión pro-empedrado de algún barrio capitalino o del interior maneja los temas de su interés como lo hace el Ejecutivo con los grandes intereses nacionales" decía un analista hace unos días, y con justa razón.

En el tema de la soberanía energética, Brasil rechazó de plano todas las reclamaciones y ordenó nuevos aprestos militares, dejando al Paraguay más humillado que nunca. En materia sanitaria, estalló un desastre total en IPS y en Salud Pública, con enfermedades del siglo XIX como el Dengue causando estragos interminables.

En materia de política indígena, la desidia hace que el INDI permanezca sin secretario nombrado, y mientras tanto los indígenas permanecen abandonados sin alimento ni carpa en una plaza de la capital, ante la total inoperancia de la Secretaría de Emergencias y de la Niñez. El amiguismo campea en las oficinas públicas, y siguen los robos en Petropar.

A todo esto se suma un duro golpe contra las políticas del ministerio de la mujer, al ser denunciado tanto el Ministro de Justicia Blas Llano como el mismo obispo Fernando Lugo por paternidad irresponsable.

Eso sin mencionar que buscando aprovecharse de un evento deportivo como herramienta populista, el obispo Fernando Lugo se distrajo con el fútbol en Montevideo mientras otros presidentes sostenían reuniones de trabajo. Una maniobra típica de la demagogia y populismo de los gobernantes autoritarios, terminó en un fiasco deportivo que se sumó al fracaso en todos los demás ámbitos: político, económico, empresarial, etc.

Lo hizo Mussolini organizando el mundial de Italia en 1934, Hitler en las famosas Olimpiadas de 1936, también la dictadura argentina en 1978. Sólo que esta vez en la cancha pareció reflejarse tanta desorientación e impotencia, como en el mismo gobierno que buscó aprovecharse del evento deportivo.

El seleccionado paraguayo de Fútbol, que llevaba una larga racha de victorias sin conocer derrotas, al parecer también resultó contagiado por el derrotismo y falta de rumbo del gobierno luguista en el escenario deportivo, encajando una dura derrota y convirtiendo al manipulador obsceno en símbolo de derrota y mala fortuna.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris