Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

Ministros ‘de tribu’

Wifredo Espina
Wifredo Espina
@wifredoespina
sábado, 11 de abril de 2009, 12:55 h (CET)
Desde la sombra de cada campanario es fácil arrancar los aplausos de los paisanos echando todas las culpas a Madrid. Y desde el ‘kilómetro cero’ de la Puerta del Sol resulta cómodo alegar sentido de Estado para disimular la falta de conocimiento de nuestras distintas realidades.

Se suele pedir, desde el paisanaje, que sus hombres o mujeres que van a regentar un ministerio, sean representantes de sus pueblos. Que desde el Gobierno central ‘ejerzan’ de catalanes, de vascos, de gallegos, de andaluces o de donde sea. Error de miopía.

Al Gobierno central no se va para servir a la propia tribu, sino al interés general. Tampoco se va a servir al aparato centralista, burocratizado, desencarnado. Se va a servir a todo el país, a los intereses generales, que son la suma de todos los intereses particulares y algo más. Este ‘algo más’ que da la óptica global aplicada, justa y equilibradamente, a las necesidades locales de territorios y de ciudadanos.

Un Gobierno central compuesto de ministros de tribu, no sería un gobierno. Sería una suma de intereses de campanario. Y un Gobierno central con visión de ‘kilómetro cero’, equivaldría a un conjunto de personajes flotando en las nubes, desconocedores de la realidad, plural y diversa, dando palos de ciego a los nubarrones de unos problemas que desconocen o se empeñan en olvidar enmascarando su ineptitud. Una suma de miopía y de agarramiento a la poltrona.

‘Ejercer’ de catalán, de vasco, de gallego o de lo que se quiera, no es ir a defender prioritariamente el propio campanario ni a conseguir un nuevo puente para el riachuelo. Es algo más importante. Es poner en práctica las propias virtudes y las potencialidades que da cada idiosincrasia – mamadas en la especificidad de cada tierra y cultura – al servicio de la gobernación de los intereses comunes y concretos.

¿No hicieron esto Ernest Lluch y Narcís Serra, por citar dos ejemplos de ministros catalanes? El primero, generalizando la seguridad social, y el segundo, poniendo al Ejército al servicio del Estado democrático.

O se opta por la independencia, pura y dura, o se colabora y se ‘ejerce’ la propia personalidad desde un Estado de todos, con visión de interés general y encarnado en la realidad diversa. Ni ministros enganchados en el ‘kilómetro cero’, ni ministros de ‘tribu’.

_____________________

Wifredo Espina. Comentarista político y exdirector del Centre d’Investigació de la Comunicació.

Noticias relacionadas

¿Se está tejiendo un Pacto de Estado PSOE-PP para septiembre?

​La estrategia electoral de Pedro Sánchez se basó en el mantra de la recuperación económica edulcorada con sibilinas promesas de aumento del techo de gasto autonómico

Bilocación en Libia

Se confirma que los apoyos directos e indirectos con los que cuenta Hafter son considerables: Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Rusia, Francia o Estados Unidos

El postpartido

El postdebate y sus réplicas

Valle-Inclán y las dimisiones

Valle-Inclán podría ser un ejemplo en estos tiempos de política perlesía

50 aniversario del nombramiento de Juan Carlos I como sucesor de Franco

El 22 de julio del año 1969 el rey honorífico Don Juan Carlos I fue nombrado sucesor en la jefatura del Estado y proclamado príncipe de España
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris