Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La tronera  

Formas de afrontar la crisis

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
sábado, 11 de abril de 2009, 12:22 h (CET)
Me gustaría que FACUA -- organización que ha luchado contra las procesiones de Castilla y león, a la vez que se ha cavado su tumba definitiva -- renunciase a parte de sus muchas prebendas en favor de los parados. Instemos a los parados a que acudan a FACUA en demanda de apoyo y ayuda.

Por cierto, tengo un amigo (sacerdote) a quien he contado lo de FACUA. Os diré una cosa: es mi amigo desde la infancia, pero a veces pienso – y lo digo con reverencial respeto -- que es un tonto sacerdote con capirote celestial; aunque con un corazón capaz de desbordar el Ebro y el Tajo a la vez..

Ángel (nombre ficticio, para evitar las persecuciones del PSOE, la represión de Hacienda y el desprecio institucional de la Iglesia) tenía ahorrados siete millones de las antiguas pesetas (¡con el sueldo de un cura cincuentón, que es de miseria cuarteada!) y poco a poco se lo está gastando con los parados y necesitados de su parroquia.

Ayuda a todo el que le pide para comer, para el piso, la hipoteca, la letra del coche,.... No me canso de decirle que es “tonto con capirote celestial”, pero no hay forma de hacerle entender que el problema del paro y de la crisis no es de la Iglesia, ni de su parroquia, ni de la sociedad, ni de los sacerdotes, sino de gente inútil como Pedro Solbes, José Luis Rodríguez Zapatero y todas sus mediocres aprovechados, además de las hordas socialistas que se están forrando, a la vez que desprecian a la ciudadanía y a la realidad económica, sin olvidar el desprecio a los parados. Los socialistas nunca entendieron que, en palabras de Voltaire, los ejemplos corrigen mucho mejor que las reprimendas.

Veo la realidad de lo que ha hecho Ángel y los datos me desconciertan. En dos meses lleva donados cerca de tres millones de las antiguas pesetas. Dieciocho mil euros de moneda comunitaria. No lo entiendo, pero si fuera mi hijo le pondría firme y de narices contra la pared, posición razonable. Evidentemente, con un sacerdote como Ángel no hay razones que valgan: lo da todo, sobre todo si es material. Dice que el dinero sólo tiene valor para gente como yo – que lucha contra el socialismo, el comunismo y la sin razón terrenal --, para los incrédulos, los paganos, los docentes aventureros, los usureros políticos y los periodistas sinceros.

¿Queréis saber la verdad? Como docente, me enternece; como amigo, me da miedo; como ciudadano, me apasiona; pero, como analista político, me duele y me solivianta, porque el problema no es social, ni ético, sino simplemente político: Sólo una horda de sinvergüenzas, teñidos de socialistas, puede mirar a la farola sin ver la realidad de quienes sufren la injusticia del mundo laboral.

Frente a diputadas, como Leire Pajín (‘la pajitas’, como se la conoce en Ferraz), que ingresan miles y miles de euros mensualmente, nos encontramos con sacerdotes como mi amigo Ángel o con organizaciones como Cáritas y Cruz Roja que donan lo que a veces ni siquiera tienen.

Estamos ante la injusticia del brutal socialismo, teñido de inservible ‘garzonismo’, acompañado de choriceo ‘zapateril’. Ello nos lleva a recordar el señoritismo de vulgares ‘comadrejas’, teñidas de Garzones y Bermejos, que nos recuerdan que no hay cosa más difícil de soportar que la fe ciega del estúpido.

Mi amigo dando dinero a manos llenas (¡él es así y no vale darlo vueltas!) mientras el presidente Rodríguez, Leire 'pajitas', el inútil ‘Pepiño’, el incauto y retrasado Miguel Sebastián (‘Sebahostiar’ muy pronto), la pija Bibiana y el intrépido Garzón se forran y dan por el vulgar trasero al personal encargado de levantar a esta España moribunda y sesteada.

En fin, me duele que sacerdotes y ONGs se hayan echado al hombro la irresponsabilidad de incompetentes e inútiles integrales como Rodríguez Zapatero. Sin duda, la mejor palabra es la que queda por decir. Algo hay que hacer contra este Gobierno, una vez que hemos conocido su desprecio hacia el ciudadano y hacia el personal que aún trabaja para que él viva como un prostituto y corrupto vividor.

Posiblemente al ‘bobo solemne’ le queden todavía unos pocos telediarios; aunque la LOGSE puede acudir en su ayuda y la deformación le sujete un poco más. La ignorancia de Rodríguez es patente, se mire desde donde se mire. Decía Estelle Ramey que “no es la responsabilidad lo que mata, sino la pérdida de control. El conductor no soporta tanta presión como los pasajeros”. Al tiempo.

Noticias relacionadas

La Orden del Mérito Civil, recompensa para los embajadores

Se concede por la relevancia de los servicios civiles prestados al Estado español

Santa Bárbara

Todo el mundo se acuerda de Santa Bárbara cuando truena

Desconfianzas y absurdos

La pobreza extrema crece en muchas partes del mundo

¿Juzgamos la rebelión catalana o la unidad de España?

“Seremos tan fuertes como unidos estemos y tan débiles como lo divididos que estemos” J.K. Rowling

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris