Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¡Veinte euros! ¡Qué alegría, madre mía!

Marino Iglesias Pidal
Redacción
sábado, 11 de abril de 2009, 12:43 h (CET)
¡Oh cielos qué dolor! Se trataba de un error.

“Cuentan de un sabio que un día…
Que otro sabio iba cogiendo
Las hierbas que él arrojó”. Recontaba Calderón.

A escribir lo que antecede y lo siguiente me trae lo leído en un diario de hoy. El Gobierno pagó, por error, 20 euros de más, en los meses de enero y febrero, a ciento y tantos mil pensionistas que están en el rango de los que cobran entre 12.000 y 22.000 (¡ya quisiera yo!) euros anuales, y el periodista dice que los beneficiarios “… se llevaron una alegría…”.

Cabeceo arriba y abajo mordiéndome el labio inferior, mientras en silencio repito: 40 euros en dos meses. Se llevaron una alegría. 40 euros… ¡en dos meses!... una alegría… Y ya sin cabecear, aunque también en silencio, sigo reflexionando, si ¡40 euros en dos meses! fueron causa de alegría para los que cobran entre 12.000 y 22.000, ¿qué ocurriría de haberse producido el error con los que no llegamos a ese mínimo ni con mucho? Posiblemente, entre tanto vetusto caducado, semejante emoción, habría sido la causa de más de una defunción.

La moraleja del redicho de Calderón no deja de ser un axioma pueril por evidente. Por más jodido que estés siempre habrá otro que lo esté más que tú. Pero a mí me resulta aberrantemente obsceno que 40 euros se supongan motivo de alegría para el jodido y para el que lo está más, y que UNO de los coches oficiales de 480.000 euros, o la remodelación del área de presidencia con un coste de 2.000.000 de euros de Touriño, la “inversión” de 250.000 euros de Bermejo en su vivienda oficial de 220 metros cuadrados, los 365.000 euros para “gastos de Palacio”, o 49.000.000 asignados al mismo Palacio, o los emolumentos que han de percibir los 644 asesores del Inquilino del vuelto a mencionar Palacio, etc. etc. etc., no hagan suponer ni una mínima sonrisa de satisfacción en labios de Touriño, Bermejo y Zapatero, personajes para los que estos privilegios, extraídos de la miseria de los comehierbas, son simples bagatelas que se corresponden con la naturaleza de su alcurnia. Y a seguir tomando del frasco, Carrasco.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris