Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

La pascua

Ángel Ruiz Cediel
Redacción
viernes, 10 de abril de 2009, 11:41 h (CET)
Será por la cosa de la Semana Santa y todo lo que conlleva de Pasión, pero estamos como unas pascuas de contentos con el nuevo gobierno socialista... o nos han hecho la pascua con lo del G20 que todavía colea, y coleará más, mucho más, en los próximos años. Los malpensados —nosotros, los resabiados—, somos así, o quizás lo seamos porque miramos más lejos, desconfiamos a fuerza de experiencia de los voceros de la realidad, sabemos que la televisión y las proclamas oficiales sistemáticamente mienten y, así como Einstein pudo ver más lejos porque estaba subido a las espaldas de gigantes, tenemos más visión porque nos aupamos en los hechos y no en las palabras, que tampoco son enanos precisamente.

Los malpensados —nosotros, los resabiados—, estamos más del lado de la pascua que de las pascuas, y vemos este cambio de gobierno como consecuencia de la cumbre del G20. Ya, ya sé que estaba prácticamente decidido antes de la cumbre, pero también lo estaba la declaración final de la misma, y lo grueso de las negociaciones que supuestamente tuvieron lugar, lo mismo. Los malpensados —nosotros, los resabiados—, creemos que aquello fue la escenificación del alumbramiento del Nuevo Orden, con sus pastorcillos, sus angelotes y hasta con los cuatro reyes magos, poniendo todos en comandita sus economías nacionales, que es decir la soberanía de sus destinos individuales como países, a los pies de la criatura alumbrada. ¿Para qué —de ser así— tener ya gobiernos capaces?... Lo lógico, pues que las decisiones importantes se tomarán desde los órganos que desarrollará la criatura alumbrada, es que los gobiernos sean... de imagen, divistamente populistas, para que los Juanes Pueblo de cada país vayan digiriendo las píldoras que les vayan suministrando por prescripción del Nuevo Orden.

Así, los malpensados —nosotros, los resabiados—, procesamos y encajamos lo sucedido: se ha renunciado a la identidad individual de las naciones en virtud del alumbramiento del rey del mundo. Lo demás, es todo coherencia, y se comprende que se llame a formar parte del nuevo gobierno español a las ancianas generaciones socialistas, aquéllas que cortaban el bacalao cuando la primera Guerra de los Golfos y Bush padre anunció en la ONU el nacimiento inminente del Nuevo Orden. Ministerios sin contenido —las decisiones importantes se tomarán desde fuera de España por quienes ni siquiera son españoles—, es lo queda de soberanía, ahí está la realidad: un Ministerio de Sanidad que no puede sanar nada porque no tiene competencias; un Ministerio de Fracaso Escolar, cuando no de Atraso Académico respecto Europa o de Humillación de Titulados merced a lo de Bolonia; un Ministerio de Economía ornamental, ya que será otro el lugar donde se tomen las medidas y las políticas económicas; un Ministerio de Coordinación Territorial de reciente cuño, que someterá a las regiones díscolas y hará marcar el paso a todas las provincias; un Ministerio de Fomento, en manos del fanático ideólogo del partido en el gobierno —el que controla a las turbas en la inacción, ya sea a través de sus sindicatos o de sus tinturas artificiosamente encarnadas pero fácticamente azulonas—, que será quien reparta prebendas en función de la obediencia de las regiones; etcétera. Y mujeres, muchas mujeres, para que todas se sientan identificadas. Cuadra, cuadra perfectamente.

Tratan los opinadotes oficiales de moldear el credo de la calle en base a peregrinas conjeturas, un poco como los nazarenos en estos días de procesiones arrastran su cruz de penitentes o empujan las imágenes de escayola o madera de sus credos, y, francamente, no les envidio en absoluto, porque pocas veces se van ganar con más mérito su sueldo. Ya hay que tener dones para que consigan hacer tragar como natural lo que está pasando, disfrazando de normal o de ordinario la desaparición de los países en beneficio de la criatura que ha sido alumbrada. Gracias a Dios, cuentan con ese tubo comunicante que es la televisión (y otros medios menores), desde donde sistemáticamente se machacan las narcóticas consignas oficiales día y noche para aplanamiento neuronal general y que calen a la memoria profunda, justo allá donde la propaganda se convierte en verdad. Maniobras de desorientación, combinadas hábilmente con reticencias de cuarto orden e incrédulos con debilidad ideológica, conseguirán a la corta mejor que a la larga que la cosa cuele, y en un par de semanas de coloquios pactados y discusiones numantinas, aceptará la ciudadanía de cada país que, al fin y al cabo, ha pasado lo que tenía que pasar, que son otros tiempos y que es normal que estemos como unas pascuas aunque nos hayan hecho la pascua. Después de todo, venimos al mundo a sufrir: C´est la vie.

Vieja guardia socialista —la que controla las masas de teórica izquierda—, nueva guardia socialista —la que controla y desnuda de credos a las camadas de los viejos rojos—, mogollón de mujeres de toda edad y condición —para que cada fémina controle los impulsos rebeldes de su macho desde cada hogar— y una derecha aparentemente renuente pero dócil, escenifican en la procesión de esta Semana Santa la pasión y muerte del viejo orden, crucificado en el patíbulo de la cruz invertida y ajusticiado por falsa piedad de una lanzada del Longinos del G20 con el pilum del divismo obamero. Dentro de tres días, sin embargo, no resucitará el ajusticiado; el tiempo se está acabando, y antes que el chi de los cielos devuelva el hálito de vida al difunto, la nueva criatura ya caminará sola ante el estupor de una ciudadanía narcotizada por divos populistas y opinadotes a sueldo. El principio del último acto habrá comenzado. Algunos estarán como unas pascuas, los demás —casi todos— sabremos que en la Pascua nos hicieron la pascua.

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris