Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Palco Vip   -   Sección:  

Antigestores del fútbol

Daniel Sanabria
Daniel Sanabria
jueves, 9 de abril de 2009, 12:35 h (CET)
Si ya es complicado gestionar bien un club de fútbol, cuando hablamos de determinados equipos la dificultad se multiplica por dos. Ésos son los casos del Valencia, el Atlético de Madrid o el Real Betis, tres clubes que reúnen características similares: son sociedades anónimas, están gestionados por personas que lo utilizan con ánimo de lucro y sin fines deportivos, y tienen un nivel de exigencia por encima de las posibilidades reales de su plantilla. Lo dicho: una ecuación con tres incógnitas a resolver.

En el Atlético de Madrid sólo hay una cosa que no ha cambiado en los últimos diez años de fracasos: la directiva. Se han fichado entrenadores de todos los perfiles, extranjeros, españoles, humildes, con carácter, con nombre, psicólogos…, y jugadores como para tener una Liga rojiblanca propia, pero ningún año cuaja el proyecto que se elabora desde los despachos. La afición del Atlético tan solo pide un cuarto puesto para el tercer mayor presupuesto de España, pero la Familia Gil con Cerezo por bandera lo único que ha conseguido en los últimos doce años es llevar al Atlético a Segunda División e instalarle en una mediocridad que aparenta ser eterna.

Algo similar ocurre en el Betis, donde Manuel Ruiz de Lopera intenta esconderse, aunque su sombra es tan alargada en Sevilla que ningún Pepe León puede ocultarla por mucho que se esfuerce. Otra temporada que pasa y otra temporada que los verdiblancos sufren más que disfrutan con el fútbol. El nivel de exigencia del Betis es clasificarse para Europa, y cada año están más lejos que cerca de conseguirlo. Otro club que necesita una reestructuración empezando por la cabeza.

Porque de toda la vida en todas las sociedades anónimas del mundo el que ha mandado ha sido el que ha tenido las acciones: en el Atleti los Gil, aunque Cerezo haga de marioneta ante la prensa; y en el Betis el señor Lopera, aunque haya puesto a Pepe León como escudo personal. Y es que en el fondo son los mandatarios de los clubes los que toman las decisiones más importantes, tanto en materia de fichajes como, por supuesto, en asuntos extradeportivos. ¿El resultado? Tanto Betis como Atlético acabaron en Segunda y con un daño psicológico aún no reparado.

El mismo tipo de crisis económico-deportiva está llegando a Valencia, donde los aficionados ya están empezando a asumir que en verano el club tendrá que vender a una de sus dos estrellas (Villa o Silva) en el mejor de los casos o a los dos si la cosa continua igual. Juan Bautista Soler está optando por la estrategia de Gil Marín y Lopera: vivir tras las cámaras de televisión pero manejando los hilos dentro del club. De momento el Valencia ya está en una situación económica crítica, la antesala de la crisis deportiva.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris