Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

¡Felices pascuas! Un canto de esperanza

María Romo de Oca
Redacción
jueves, 9 de abril de 2009, 13:56 h (CET)
Tal vez os pase también a vosotros. Al abrir la ventana en estos días nuevos, se entiende menos que tengamos que morir. Quizás por eso la primavera y la Pascua de Resurrección suelen presentarse juntas y todo despierta y resucita por dentro y por fuera. Hasta los olmos viejos, se cubren de hojas minúsculas en un milagro de fecundidad al que no podemos acostumbrarnos.

Y es que, eso que ocurre en la naturaleza, con más razón sucederá en la naturaleza humana.

Si Pablo dice en la Epístola a los Romanos que la creación entera, anhela ser liberada de la corrupción para participar, al final, en la gloria de los hijos de Dios, más nos dice a nosotros cuando afirma, allí, que estamos “predestinados a reproducir la imagen de su Hijo”.Se abren las carnes: ¡todos resucitados con el Resucitado!

Por eso cada año, en plena Pascua, me gusta leer despacio un admirable verso de Antonio Machado al que los críticos dan un diez. Y vuelvo a él para recordar a tantas personas sin ojos para mirar la primavera. Hay enfermos incurables, hay gente solitaria, hay guerras, hambres... Y gente que aguanta encima demasiada decepción. Pero, ¿va a poder todo eso con nosotros?

Precisamente, fue escrito el poema ocho meses después de morir Leonor. Desde las tierras del sur, con su temprana primavera, Machado -ahora sólo- pide a su amigo Palacio que suba, con las primeras rosas, al cementerio donde su gran amor está enterrado. Comienza indagando:

“Palacio, buen amigo,
¿ está la primavera
vistiendo ya las ramas de los chopos
del río y los caminos?”

El sabe que en Soria hace frío, que el invierno se retrasa entre los brezales como si nunca se fuera a marchar:

“En la estepa
del alto Duero, primavera tarda,
¡pero es tan bella y dulce cuando llega!...”

Y va desgranando su humilde curiosidad por todo lo que despierta:

“Por esos campanarios
ya habrán ido llegando las cigüeñas.
¿Hay ciruelos en flor? ¿Quedan violetas?”.

Se suceden las preguntas con suave impaciencia:
“Palacio buen amigo,
¿tienen ya ruiseñores las riberas?”.

Se ha dado a esta impaciencia del poeta una interpretación extraordinaria. Las interrogaciones repetidas son el reflejo del propio corazón anhelante. “¿Será posible, será posible que otra vez, haya olmos viejos con hojas tiernas, y zarzas en flor, entre las peñas, tan áridas? ¿Será posible que, dóciles al ritmo del universo, acudan de nuevo las cigüeñas a los campanarios, los ruiseñores a las riberas?”. Pero si esto es posible, si este gran milagro se repite, bien puede esperarse ese otro milagro que simboliza la primavera: la resurrección de la carne, la resurrección de la amada. Por eso su corazón espera,

“...También hacia la luz y hacia la vida, otro milagro de la primavera”.

Un canto de esperanza, una afirmación del sentido transitorio de toda ausencia, de todo dolor. Y si la carne resucita, ¿qué pensar de esas resurrecciones intimas hechas de campanas y flores del almendro?

Pascua de Resurrección. Se nos esponja el alma al abrir las ventanas.

Noticias relacionadas

Una economía plenamente solidaria

Hoy se requiere una fuerza copartícipe mundializada, donde todo individuo se sienta responsable de los demás, y cada cual sea honesto consigo mismo

Operación serrín y estiércol en el Congreso de los Diputados

Ni azar ni nervios descontrolados

Cuando no hay espacio para más y aun así… nos apretamos

Es realmente emotivo, y posiblemente recuerdes durante años la mirada del perro cuando le pusiste la correa

Tararí, tararí, periodo electoral

¡Qué destructivo es la suma del orgullo, vanidad, egolatría e incultura!

La esencia del protocolo es su oficialidad

La comercialización y el uso abusivo del término desvirtúan su significado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris