Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Un huevo en el neumático

Marino Iglesias Pidal
Redacción
jueves, 9 de abril de 2009, 13:56 h (CET)
… Pues igual hace quince años o más que yo no compro un caucho. El último que compré fue por allá. Por eso digo “caucho”, porque así nombrábamos al neumático en aquellos lares. Y será por el tiempo transcurrido, o por la diferencia de idiosincrasias, que me ha llamado tanto la atención la película del neumático del coche de mi amigo.

- Entonces, ¿cómo va la vaina?

Resopla – Me acaban de joder doscientos veinte euros por un par de neumáticos.

- ¿Te los cargas de dos en dos?

- No, qué va. Estaban prácticamente nuevos. Tenían cinco mil kilómetros. Pero me di un raspón contra el bordillo de una acera y me salio un huevo en uno. Lo fui a cambiar antes de sufrir un reventón y me dijeron que tenía que comprar dos, porque no debían llevarse con desigual desgaste en el mismo eje…

- ¿Y el de repuesto? Yo, Facundo y casi todo el mundo, lo que siempre hemos hecho es poner el de repuesto - que se mantenía nuevo porque no se había usado, o, si se había usado, habría sido tan sólo para llegar hasta donde comprar o reparar - con el recién comprado, y el usado, pero en buen estado, dejarlo para repuesto.

- No, eso era en tus tiempos, ahora no se puede hacer. Con el neumático de repuesto que trae ahora el coche de fábrica únicamente se puede rodar a pequeña velocidad y unos pocos kilómetros…

¡Otra artimaña más! Así vamos a salir de la crisis, “obligando” a comprar sin necesidad ni apetencia para tirar lo que apenas si hemos llegado a usar.

Lógico que un gobierno incapaz de otra cosa que no sean huevonadas, por fuerza ha de ser causa de muchos “huevos” que a algunos nos tienen hasta los mismos. Mas, a día de hoy, lo verdaderamente insufrible, es ver cómo el puto neumático sigue ahí, sostenido por quienes no ven, o no quieren ver, el “huevo”, ante la atónita mirada de quienes, viéndolo, hemos de esperar impotentes el reventón, que nos va a mandar, a los de siempre, al cuarto oscuro de la inanición, lugar del que únicamente se suele salir con los pies o la estaca por delante. Menuda vaina.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris