Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Un Gobierno a la medida y ¡ancha es Castilla!

Miguel Massanet
Miguel Massanet
jueves, 9 de abril de 2009, 11:53 h (CET)
La Vanguardia, el rotativo catalán de más difusión en la comunidad catalana, el domingo 13 de abrir del 2008, publicaba la siguiente información haciendo referencia al nuevo Gobierno nombrado por el señor Zapatero, como consecuencia de su victoria electoral en las elecciones legislativas del mes de Marzo de dicho año. “Un Ejecutivo presidencialista, de núcleo duro reducido y gestores especializados” No hace falta ser muy listo para, pasado un año de aquellos acontecimientos electorales, poder hacer un somero balance de aquel titular, evidentemente redactado por una persona convencida de que el señor Zapatero había dado en la diana. La realidad es que, es difícil encontrar en alguno de los gobiernos que se han ido sucediendo desde que se instauró en España la democracia, alguno que haya cosechado una actuación más desastrosa y con unas consecuencias más perniciosas para los españoles y para nuestra nación. Este ejecutivo, con esfuerzos, ha conseguido mantenerse doce meses gobernando permitiendo que España se haya convertido en una de las naciones donde la recesión ha resultado ser más profunda, el desempleo doblando la media de la UE y nuestro sistema financiero tan o más vulnerable que el del resto de países, con la agravante de tener que soportar en sus balances la carga de una deuda de 470.000 millones de euros que les deben los promotores y constructores.

Hoy , el señor Zapatero ha comparecido de nuevo en una rueda de prensa y, vean ustedes, el cambio experimentado por nuestro presidente. Después de haber anunciado los cambios que ha decidido realizar en el Gobierno, un gobierno que ha entrado en una crisis importante dado el número de ministros cesados y la importancia de los ministerios afectados; ha insistido, repetidamente, en hacernos saber (¡quién lo escucha y quién lo escuchó en periodo electoral) que estamos en una grave situación, una crisis muy fuerte y que es necesario que todo el mundo arrime el hombro. No ha dado explicaciones de las causas de los cambios, ha a¡ seguramente por ello ha sido que les ha dado portante!, pero los que acaba de nombrar, como ya dijo hace un año para los que se van, son los que, de verdad, van a conseguir sacarnos de la crisis económica.

Sin perjuicio de que, en otra ocasión, podamos hacer un análisis más detallado de los nuevos nombramientos, aparte del hecho simplemente anecdótico de que ha sustituido a tres hombres y dos mujeres por tres mujeres y dos hombres (si hablara de ministros diría que un ministro y medio, porque ya me dirán ustedes lo que va a hacer en Fomento una nulidad, una mera avispa política, como es el señor Pepiño Blanco, perdón, ahora excelentísimo señor don José Blanco); lo que resulta evidente es que, la línea de los ministros neófitos, se ajusta a lo que le satisface al señor Presidente y más le pone: son fieles y manejables. Con ellos sabe que se le evitarán situaciones incómodas como cuando, el abúlico Solbes, salía de alguno de sus letargos para recordarle que los recursos del Estado eran limitados y no daban para tantas aventuras de tipo “social” porque no había “tela” para tanta obra de “misericordia”. Como era de esperar, nuestro autócrata ZP, no quiso hacerle caso y así todos sus dispendios incontrolados se han convertido en una carga imposible de soportar para una nación en crisis.

Volvemos a los “gestores especializados”, al menos algunos de los recién nombrados pretenden serlo. No obstante, uno se podría preguntar, puesto que Zapatero ha insistido tanto en que el cambio está destinado a potenciar la lucha contra la recesión,a fin de que España pueda salir en tromba tan pronto se termine la crisis, ¿qué, diablos tiene que ver el señor ministro de Sanidad, aparte de ser una reencarnación del doctor Menguele por su afición a lo del aborto y la eutanasia, con que las empresas sean más productivas o se mejore la tasa de paro?. Como no sea que, el nuevo ministro, decida dar más bajas a los trabajadores para que, en lugar de ir a las oficinas del INEM para pasar al desempleo, consigan la baja por enfermedad; no atino en qué le ha molestado del señor Soria. Me temo que nuestro señor Rodríguez Zapatero ha entrado en una fase de autocomplacencia, vamos que se ha auto convencido de que está capacitado tanto para un barrido como para un fregado y ya se atreve a dirigir personalmente o a través de meros ejecutores, todos los resortes del Estado. El señor Obama ya lo ha ungido con su amistad y nuestro Supermán ha entrado en la diplomacia europea por la puerta grande, o sea, que va de cumbre en cumbre estrechando manos y repartiendo sonrisas, un trabajo agotador que no le permite prestar atención a minucias tales como nuestra deteriorada economía. Y no me lo invento, señores, puesto que ha sido él mismo quien lo ha dicho en la rueda de prensa, con una sonrisa de lado a lado y sacando pecho; añadiendo algo que no he acabado de entender porque, cuando ha dicho que estamos en el G-20, me ha parecido que estaba soñando, él no yo, puesto, que sepamos,todavía nadie lo ha invitado a formar parte de dicha organización.

Unas notas sobre la ministra Salgado, uno de los puntales de la remodelación. Esta señora fue la que impuso la Ley antitabaco y luego quiso poner en cuarentena el alcohol bajo pretexto de vigilar el consumo de vino por los adolescentes. Siendo experta en economía se olvidó de que, el gremio del vino, es uno de los que más divisas nos proporciona y, de paso, da trabajo a muchos cientos de miles de trabajadores. Claro que poner de ministra de Sanidad y Consumo a una señora que salió trompicada de su intento de liderar la OMS y con un marcado ramalazo intervencionista en las libertades y gustos de los ciudadanos, como cuando se metió con las Hamburguesas, porque podían ocasionar obesidad. Es de las que parece que tiene pocos escrúpulos con el tema del aborto y las investigaciones biomédicas (promovió la Ley Biomédica) a las que su sucesor, el señor Soria, recientemente defenestrado, les prestó tanta atención, especialmente en lo referente a los embriones fecundados, seres vivos empleados para investigaciones que luego, más recientemente, se ha comprobado que no eran tan eficientes como las células conseguidas de las placentas y los cordones umbilicales de los recién nacidos.

Es lo malo de algunas marisabidillas (es Ingeniera industrial y economista), cuando quieren intervenir en campos para los que no están preparados. Ahora tendrá ocasión de demostrarnos, como dicen los mexicanos, ¡que tan buena es la changuita! como ministra de Economía y Hacienda! Trabajo no le va a faltar si es que quiere enderezar los entuertos que padecemos. Y una observación más, ¿qué ha pasado con el señor ministro de Trabajo, el señor Corbacho? Me extraña que no lo hayan cambiado puesto que, sin duda, el tema laboral, su reestructuración, el aumento de la productividad y ver qué se hace con los desempleados, puede que sea la principal asignatura pendiente del Gobierno. ¡Ah!, pero ZP no se atreve y prefiere dejar que los sindicatos se ocupen de tener a los trabajadores adormilados, convenciéndoles de que el gobierno socialista no es el culpable de lo que nos ocurre y que todo se lo debemos al siempre escarnecido señor Bush. Todo esto podrá sostenerse mientras la crisis no siga cobrándose nuevas víctimas; entonces, señor ZP, veremos como se las arregla para parar lo que se le va a venir encima. Llegará el momento del llanto y el crujir de dientes. De momento ha conseguido distraer a la tropa y ganar tiempo, que es lo que no le sobra.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris