Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Sobre la crisis de Gobierno

Mario López
Mario López
jueves, 9 de abril de 2009, 11:53 h (CET)
Lo mejor que nos puede pasar a los ciudadanos con relación al Gobierno de nuestro país es que no conozcamos ni siquiera el nombre de sus ministros. Un ministro apenas lo conoce el funcionario que lo sufre. A diario, en cambio, no paramos de escuchar y leer a los periodistas hablando de ellos.

Los periodistas saben de la capacidad de trabajo, conocimiento y solvencia intelectual de los ministros como si se pasaran el día con ellos, cuales sombras filtradoras, anotando cada decisión, observando sus consecuencias y tabulando los resultados finales de cada acto consumado. Que Pedro Solbes se ha pasado unos cuantos meses sin acertar a dar un diagnóstico certero de esta crisis bíblica que padecemos. Que si tiene un comportamiento vago, dubitativo, errático. Eso dicen, pero a mí no me queda constancia de ninguna de las dos cosas. Don Pedro es hombre de escasos matices vocales. Posiblemente tenga algún problema respiratorio o de otro orden que le hace poner paño al púlpito con cierta agonía. Pero, por lo demás, a la hora de analizar la situación ha venido equivocándose como el resto de sus colegas. Aquí, aparte de don Leopoldo Abadía o don Santiago Niño Becerra, nadie tiene ni puñetera idea del tamaño del agujero que se le ha hecho al sistema financiero mundial. A Magdalena Álvarez se la ha criticado por los motivos más peregrinos y de forma ciertamente censurable. Gracejos aparte, las cosas de la obra civil –y de eso sé bastante pues soy hijo de ingeniero- siempre han sido y serán bastante impredecibles, molestas y onerosas para el erario público. Lo del AVE no tiene ningún comentario. Dicen también que Elena Salgado no sabe negociar, pero que es muy trabajadora. En fin, me gustaría saber cuántos de esos periodistas han trabajado con ella o con ella se han jugado a los chinos un vermut. Lo dicho. Lo mejor que nos puede pasar con los ministros es no saber nada de ellos. Lo único que nos tiene que importar es que los negociados que nos atañen funcionen bien. Entiendo que la oposición está loca por hacerse con la poltrona y no encuentren otra forma de acercarse a ella que no sea poniendo a caer de un burro al presidente del Gobierno y a todo su séquito. También entiendo que muchos periodistas si no hablan del Gobierno se queden sin trabajo. Pero a los ciudadanos cuyos ingresos no dependen de la crítica al Gobierno, lo único que nos tiene que valer es nuestra propia percepción del funcionamiento de las cosas que nos son cercanas y necesarias. Así que pienso que si Zapatero pone a quien pone y quita a quien quita, sus motivos tendrá para ello.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris