Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Reales de vellón   -   Sección:   Opinión

Del G-20; qué, por qué y ZP

Sergio Brosa
Sergio Brosa
martes, 7 de abril de 2009, 10:52 h (CET)
El Grupo de 20 o G-20 es una institución internacional que se reúne para tratar de asuntos económicos. Sus miembros, 19 países con algunos de los más industrializados y las economías emergentes más la Unión Europea, representa el 90% del producto nacional bruto del mundo, el 80% del comercio mundial, incluyendo el comercio dentro de la UE y dos terceras partes de la población del planeta.

El G-20 que representa un abanico mucho más amplio de las economías industrializadas del mundo que el G-8, tomó un renovado protagonismo a raíz de la actual crisis mundial. El pasado día 2 de abril se reunieron en Londres y acordaron estimular el comercio mundial y establecer reglas de comportamiento más rigurosas para las instituciones financieras. Un cúmulo de buenos deseos.

Los detalles del acuerdo sin embargo y la letra pequeña vendrán en los próximos meses, porque de los 1,1 billones de dólares de los grandes titulares, no queda claro cuántos de ellos estaban ya acordados antes de la reunión del G-20. De manera que en los próximos dos o tres años se sabrá si acertaron con sus acuerdos.

El G-20 surgió como respuesta a la crisis financiera asiática de finales de los 90 y por el reconocimiento de que los países emergentes clave no habían sido adecuadamente incluidos en la discusión sobre la economía global y la gobernanza.

Un grupo más pequeño de países industrializados se habían estado reuniendo desde los años 70, el G-7 y G-8, con los ministros económicos y los jefes de gobierno respectivamente. En los 90, dada la extensión de la crisis asiática, los líderes gubernamentales decidieron involucrar a un grupo más amplio de naciones incluyendo a países de mercados emergentes para tratar con el embrollo, como explica el New York Times.

Primero se reunieron un grupo de 22 países y luego otro de 33. El G-20 se creó en 1999 como una institución internacional más permanente que incluía la representación de países emergentes. Los países miembros son: Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, Corea del Sur, China, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Rusia, Sudáfrica y Turquía. La UE también es miembro y está representada por la presidencia rotatoria del consejo y el Banco Central Europeo.

Los miembros del G-20 no han cambiado desde que se constituyó y la organización dice que no hay un criterio formal para ser miembro del G-20. Con la excepción de Argentina, Arabia Saudí y Sudáfrica, todos lo países miembros entraron en la lista de los Top-20 con mayor Producto Interior Bruto, de acuerdo con la clasificación del World Factbook que elabora la CIA, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Se pregunta uno entonces el por qué de España en el G-20 si no pertenece formalmente a él. Y la respuesta es que España no está presente en el G-20; quien asiste es José Luis Rodríguez Zapatero que es presidente del gobierno.

En efecto, a la reunión urgente del pasado mes de noviembre convocada por George Bush, a raíz de la crisis económica y como despedida colectiva de los principales líderes mundiales, ZP se empeñó en ser invitado y finalmente no lo fue. Sarkozy le cedió uno de sus dos sillones en la reunión del G-20 que tenía por razón de ser presidente de turno de la UE y a su vez, presidente de un país miembro.

Las presiones diplomáticas hicieron también que Gordon Brown, anfitrión de la reciente reunión del G-20 en Londres, invitase a Zapatero a asistir y le encargó de paso que hiciese de hombre bueno para justificar su invitación, ya que no puede sustentarla en las dotes diplomáticas de ZP ni en sus virtudes políglotas, para que mediara para acercar posiciones y lograr un acuerdo en el G-20 sobre la regulación del sistema financiero internacional, por la discrepancias existentes en esta materia en el seno del G-20, postura compartida por los dos pesos pesados, Alemania y Francia.

No se sabe qué hizo Zapatero específicamente en este asunto, pues lo fácil para cualquiera que sea capaz de comunicarse por lo menos en inglés, lo que resulta imposible para ZP, es hablar con unos y con otros en los pasillos, los coffee break y en cualquier oportunidad de las muchas que una conferencia de este tenor proporciona a cualquier hábil mediador. Pero es del todo irrealizable cuando debe hacerse a través de traductores, pues la espontaneidad necesaria para estas cuitas, deviene en forzada y a la postre imposible mediación por su ausencia de frescor y naturalidad; además de la dificultad añadida de la propia comunicación en si misma y la distintiva ineptitud de Zapatero.

Y es que si en la tranquilidad de la rueda de prensa de ZP posterior a la conferencia, para los periodistas españoles casi en exclusividad, habiendo podido encargar a alguien capacitado que le redactara un comunicado o al menos una notas que le sirvieran de guión, fue capaz de balbucear tal cúmulo de banalidades y hablar de todo lo que España concita, no se imagina uno cómo pueda hacer una labor de mediación cara a cara o vis a vis con los líderes políticos del mundo con los que no puede comunicarse.

Habría que desarrollar un elemento del tipo Holter que ZP pudiera llevar adherido al cuerpo en los foros internacionales que le permitiese la transmisión telemática del pensamiento de Gordon Brown, por ejemplo, al corazón de los demás líderes y ahorrarnos así la vergüenza ajena de ver su empeño por asistir y su incapacidad para expresarse. ¿Será sólo por la foto? ¡Ah! Pero eso sí: un batallón a Afganistán. Obama sí que sabe.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris