Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Un humanitario gesto

Alberto López Palanco
Redacción
lunes, 6 de abril de 2009, 12:09 h (CET)
Hace ya algún tiempo cayó en mis manos un folleto titulado “El juego de la ruleta vírica” editado por la Asociación “ARVO” de Salamanca, que no tenía desperdicio, y que me viene a la memoria a raíz del “humanitario gesto” que han protagonizado nuestras insignes y preclaras autoridades gubernamentales enviando no sé cuantos “kilos” de preservativos a un determinado país de África. Es una reacción típica visceral-infantiloide, ante el llamamiento de S.S. Benedicto XVI, quien solo deseaba aclarar ideas y prevenir de una situación real, para intentar disminuir el impresionante número de muertes que se producen anualmente en ese continente, en la espantosa agonía del SIDA.

Y lo que más me llamó la atención de lo que leía en aquella época, y me sigue llamando ahora, es que en ningún momento incluían o citaban en sus razonamientos, argumentos de tipo moral, religioso o de algún tipo de creencia. Solo físicos y médicos.

¿Porque sabe el público que utiliza el preservativo que su fiabilidad anticonceptiva es tan solo relativa debido al tamaño de los poros del material de que está hecho: el “latex”, que permite la circulación más o menos libre de los espermatozoides a través suya? ¿Y que si éste se tensa, es decir, se estira, dichos poros sufrirán lógicamente la misma o mayor dilatación? Se ha podido comprobar que ésta es la causa de la sorpresa de tantos y tantas cuando se encuentran con el resultado de la “prueba” que hicieron en aquel momento tonto.

A lo mejor el Papa quería que se reflexionase sobre esto.

A lo peor esto es también lo que ha inquietado a las esferas donde se promovió el masivo envío antes citado, y que, por lo que se ve, siguen empeñados en promocionar el sistema que se demuestra como más eficaz propagador del dichoso virus.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris