Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Desde un córner   -   Sección:  

España emerge del infierno turco y vuela hacia el Mundial

Antonio Pérez Gómez
Antonio Pérez Gómez
sábado, 4 de abril de 2009, 12:33 h (CET)
Pues sí. Menuda imagen de solidez. ¡No me digan que no! España el miércoles por la noche, se enfrentó a sus propios miedos, a los fantasmas del pasado. En un ambiente hostil, con un partido muy comprometido, y encima con los de casa adelantándose en el marcador.

Normalmente, todos ustedes convendrán conmigo, estas circunstancias hubieran conformado un partido para que la Roja acabara palmando 2-0. ¿Cuántas veces lo hemos visto? Es nuestro sino, diluirnos como agua en azucarillo ante los grandes retos de la selección. En los momentos claves, hemos jugado como nunca...y hemos perdido como siempre. Hemos ido a los sitios con la vitola de sempiterno bluff. La selección cómoda y enfadada consigo misma, que proporciona algarabía y buen rollo en las gradas de las eurocopas y los mundiales...y cuyos representantes futbolísticos caen indefectiblemente cuando es la hora de la verdad. La mayoría de veces por fallos propios. Unas veces por absurdos endiosamientos del entrenador de turno (como cuando Clemente, para demostrar que no se doblegaba ante el clamor popular, fue al frente de una gran selección a Francia con un decrepito portero bajo palos, un infame Zubizarreta, cuyo garrafal fallo ante Nigeria nos costó el pase a octavos), otras veces por fallos ridículos (el célebre fallo de Cardeñosa en Argentina 78, el de Manjarín en la Eurocopa de Inglaterra o el de Salinas contra Italia; o el desliz de Arconada en Francia 84...) o en ocasiones, por la mala suerte (como los fallos desde el punto de penalty de Eloy en Mexico´86, Hierro en la Euro´96 o el mismísimo Raúl en la de 2000, que nos llevaron a casa en sendas fases finales). Tampoco es desdeñable el mal hacer de los árbitros (el árbitro que se hizo el longuis con el codazo de Tassotti a Luis Enrique en USA 94 o, el famoso fallo del egipcio que nos echó en Seul por decretar como fuera el pase de gol de Joaquín.).

En fin, siempre acostumbrados a buscar excusas y a fijarse en errores, ajenos o propios, para justificar nuestras miserias. Y en esto, llega la selección de los últimos años. El equipo de toque tiránico e incontestable que enamora y convence. Un equipo sólido, que no necesita de justificaciones, que no arroja sombras, que siempre gana, y cuando parece que no lo va hacer, lo hace. Por fin una comunión entre el juego y el resultado.

Un equipo que sabe a lo que juega. Que tiene un estilo o dos, muy definidos, que no traiciona por nada del mundo. Un estilo de arte, de imaginación, sustentado en dos o tres “jugones” de categoría mundial (Xavi, X. Alonso, Sena...) y con una fe y una fuerza mental que hace que la victoria sea un hábito. Y eso de que la victoria sea un hábito, es un logro inusitado en la historia de la selección nacional de fútbol.

Este miércoles pasado, en el infernal campo del Galatasaray, la selección no pudo cuajar un gran encuentro. Los aguerrido turcos poblaron el centro del campo, intentaron taponar las vías de creación hispanas y a base de garra y empuje lograron que los nuestros no desplegaran todo su potencial creativo. Y, encima, ellos se adelantaron en el marcador. No obstante, hubo un plan B. Es decir, no hubo la brillantez que caracteriza a esta selección, pero entonces los chicos de Del Bosque sacaron la gallardía, la fortaleza psíquica y anímica y, sobreponiéndose a las adversas circunstancias, lograron derrotar a los semifinalistas de la anterior Eurocopa en su propia casa.

Brillantes. Geniales. Orgullosos futbolistas de la selección española.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris