Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Entrevistas

Etiquetas:   Entrevista   -   Sección:   Entrevistas

“La cirugía no puede ser una alternativa a la vida sana, sino un complemento”

Dr. Daniel García, cirujano plástico
Redacción
sábado, 18 de abril de 2009, 11:13 h (CET)
Hasta hace unos años el común de los mortales creía que la cirugía plástica era una cosa utilizada solamente por famosos, cuando estos lo eran de verdad, y por las gentes de la farándula, en fin, por todos aquellos que vivían de su imagen pública. Pero en la actualidad este tipo de intervenciones se ha democratizado y muchas veces nos sorprendemos al ver a nuestra vecina o vecino del segundo con menos arrugas en la cara o con un cuerpo más estilizado que el que tenía el último verano. Y es que a todos nos gusta lucir mejor, las personas acuden a un cirujano plástico porque quieren mejorar su aspecto pero un cirujano plástico siempre debe mirar más allá de la medicina aunando en su saber y profesión ciencia, psicología y sensibilidad artística. Para que nos hable de estos temas acudimos a la consulta del Dr. Daniel García Paricio, Especialista en Cirugía Plástica, Reconstructiva y Estética y adjunto al Servicio de Cirugía Plástica del Hospital Sant Pau en el equipo del Dr. Macià. Nos recibe en el despacho de su consulta privada en pleno centro de Barcelona, en la Rambla de Catalunya, allá diversos diplomas acreditan su presencia en diversos congresos nacionales e internacionales o su pertenencia a la “Societat Catalana de Cirurgia Plàstica, Reparadora i Estética”, a la “Sociedad Española de Cirugía Plástica” y a la “Sociedad Francesa de Cirugía Plástica”. En esta charla queremos que nos hable de él y de su especialidad.




Daniel García Paricio en la entrada del despacho.


Teresa Berengueras y Rafa Esteve-Casanova / SIGLO XXI

En muchos casos tus colegas de profesión suelen provenir de una saga familiar, ¿es éste tu caso?

No, en mi familia no hay antecedentes de médicos, yo llegué a esta profesión porque dibujaba muy bien y siempre he sido un apasionado de las artes plásticas, por otro lado era un negado para las matemáticas y ante las opciones que tenía me quedé en la Facultad de Medicina atraído por la Anatomía que es una asignatura que tiene mucho que ver con el dibujo.

La medicina es una rama muy amplia, son diversas las especialidades que se pueden elegir, ¿cómo fue que escogiste convertirte en cirujano plástico?

Desde que comencé los estudios en la Facultad tuve muy claro que mi idea era dedicarme a la cirugía plástica, que es una especialidad en la que también se trabaja la cirugía reparadora, que me interesa mucho, y la estética. En mi generación triunfaba una teleserie donde el protagonista Marck Hartmonn era un cirujano plástico que tenía mucho éxito, esta serie “A cor obert” (A corazón abierto) tal vez influyó en mi decisión, ya se sabe que cuando uno es joven le impactan mucho las influencias externas, pero siempre tuve claro cual era mi deseo, ser cirujano.

En estos momentos en las Facultades de Medicina el número de estudiantes femeninas supera en mucho al de los chicos, en algunos casos las mujeres suponen un 80% del alumnado, ¿la medicina ha dejado de interesar a los hombres?

La nota para entrar en la Facultad es muy alta y los años de estudio muy largos, supone un verdadero sacrificio el estudiar esta carrera que no se ve compensada, en la mayoría de casos, con una gran retribución económica. Los hombres buscan en su profesión reconocimiento, competitividad y dinero y en la Medicina es difícil encontrar todas estas cosas, tal vez de ahí la mayor presencia de mujeres en la Facultad, en mi departamento somos tres hombres y ocho mujeres y esto sucede en la mayoría de departamentos.

Naces en Badalona hace treinta y cinco años y estudias en la Facultad de Medicina de Bellaterra en Barcelona, ahora estás en el Hospital de Sant Pau y tienes tu propia consulta, pero el camino ha sido largo a pesar de tu juventud.

Estuve en el Hospital de Can Ruti durante cuatro años, como mi nota de carrera era muy buena quería hacer la especialidad en el Hospital de Belllvitge donde en aquellos momentos el equipo de la especialidad gozaba de amplio prestigio y contaba con los mejores adelantos técnicos, con lo cual pensaba que mi formación saldría ganando. No pudo ser así y fui a Sant Pau, donde también existía y existe un equipo competente y avanzado, aquí estuve durante cinco años formándome y al terminar como no había plaza tuve que dejarlo.




Dr. García Paricio en la mesa de su despacho.


Después de tantos años de formación y estudio te encuentras en la calle y tienes que buscarte la vida.

Si, esto es así. Encontré trabajo con el Dr. Javier de Benito donde estuve un año y aprendí mucho, especialmente en el campo de la cirugía facial. El Dr. de Benito me habló de lo interesante de unas nuevas técnicas de lifting, el llamado lifting vertical, que llevaba a cabo en París el Dr. Bernard Cornette de Saint Cyr, y aprovechando que la Societat Catalana de Cirurgia Plàstica, Reparadora i Estética me había concedido la beca “Dr. Pere Gabarró i García” me fui a París donde estuve aprendiendo estas nuevas técnicas que provienen del Dr. Tessier padre de la cirugía reconstructiva cráneo-facial.

¿Y en qué consiste esta técnica del lifting vertical?

En el lifting convencional se trabaja horizontalmente con lo cual en algunos casos pueda quedar una expresividad artificial, en esta nueva técnica, dado que todo cae con el paso de los años, lo que se hace es trabajar de manera vertical subiendo lo que antes bajó, de esta forma se consigue una expresión mucho más natural. Para ello se realizan cuatro incisiones dos a ambos lados de la cabeza justo en el lugar en el que se une la frente con el cabello, son incisiones pequeñas y que no se notan, las otras dos se realizan en el párpado inferior, corte que tampoco es visible posteriormente. Esta intervención no sangra ni produce hematoma aunque sí hinchazón y además mejora la calidad de la piel porque al mismo tiempo inyecto grasa del propio paciente, muy rica en células madre, lo que produce una mejora en el aspecto general de la cara. Se trata de elevar la capa muscular y la piel que la recubre.

A nivel popular se cree que los cirujanos de vuestra especialidad tan sólo os dedicáis a la cirugía plástica para hacer que las personas que no están contentas con una parte de su cuerpo sean más felices.

No, esto no es así. Es verdad que la parte de nuestro trabajo que más se conoce es aquella que más se ve y de la que más se habla, pero nosotros en la cirugía reparadora intervenimos a personas que han sufrido traumatismos con pérdida de miembros y especialmente a mujeres que han sufrido un cáncer de mama con extirpación del pecho, en estos casos rehacemos el pecho extirpado, también en los casos de quemados aplicamos técnicas para reconstruir los tejidos.

Desde hace algún tiempo se viene hablando de la denominada “cirugía íntima”. ¿Nos puedes explicar en qué consiste?

La labioplastia soluciona los problemas de algunas mujeres en las que los labios de la vagina han crecido desmesuradamente, esto causa problemas a chicas muy jóvenes, los genitales son tan grandes que pueden producir rechazo a las relaciones sexuales debido a su incomodidad y en algunos casos los problemas llegan a ser de tipo psíquico. Con esta técnica que tan sólo requiere anestesia local la paciente se va casa el mismo día de la intervención con su problema solucionado.

A nosotros nos han hablado del rejuvenecimiento de la vagina.

Con el paso de la edad los tejidos pierden volumen, por ello algunas mujeres alrededor de los cuarenta años de edad acuden a la consulta para que mediante una sencilla intervención se resuelva esta problemática. Para compensar la pérdida de volumen en los labios mayores de la vagina se inyecta grasa de la misma paciente con lo cual se produce un rejuvenecimiento de esta parte íntima de la mujer.




Dr. García Paricio ante un cuadro.


Por tu especialidad parece que los cirujanos plásticos seáis un cuerpo aparte del resto de los médicos, es como si para algunos fuerais menos médicos que vuestros compañeros de profesión.

Considero que trabajo en la cirugía más completa, nosotros somos los generalistas de la cirugía y operamos en todo el cuerpo humano.

La opinión generalizada es que los de tu especialidad ganáis mucho dinero.

Mucho dinero ganan cuatro, por dar un número. El resto tenemos que trabajar mucho para ganarnos bien la vida, yo no soy un empresario, soy un médico, y un médico al que ya le es todo tan familiar en el quirófano que cada día me encuentro mejor haciendo mi trabajo, para mi la satisfacción del paciente es la mejor satisfacción.

Con los adelantos de la ciencia hay algunas personas que ya hablan de una futura pastilla para alargar la vida y no tener que pasar más por el quirófano.

La vida es genética y factores externos, si la genética es buena y cuidamos los factores externos que nos rodean lógicamente siempre estaremos mejor. Todo esto bien aplicado y estudios en la prevención es el futuro más inmediato en lugar de esta pastilla. Los estudios en el ADN y en las células madre van a ser muy importantes en ese futuro más inmediato.

Muchas profesiones requieren seguir formándose después de dejar la Facultad, pero tal vez en la de médico es donde esta formación continuada tiene más incidencia. ¿Cuáles son tus proyectos?

Naturalmente continuar aprendiendo para poder ofrecer a los pacientes siempre las últimas técnicas y especializarme en la cirugía del rostro. Para mi lo peor en estos momentos en mi especialidad es ver las limitaciones técnicas que todavía nos quedan. Me gustaría poder llegar a una cirugía exenta de cicatrices. Mi vida es un estudio y una formación constante, para ello leo revistas especializadas, acudo y tomo parte en congresos y en cursos de especialización e intercambio opiniones con mis colegas. Como veis mis días tendrían que ser de treinta horas incluso los fines de semana.

¿Los cirujanos plásticos sois unos fanáticos de la belleza?

A mi particularmente me gusta la belleza pero me disgusta la artificialidad y también sé mirar hacia el interior de las personas y su sentido del humor. Cuando miro la cara de una mujer, quizás por deformación profesional, le veo virtudes y defectos e inmediatamente pienso en todo aquello que le podría cambiar. Yo era muy tímido y la profesión me ha dado más seguridad en mi mismo, el ser cirujano plástico me ha ayudado a conocer mucho más a las mujeres y su carácter.

Un cirujano plástico parece que deba cuidar su imagen, la tuya parece que la cultivas y la cuidas a pesar de que los días no tienen treinta horas como te gustaría.

Cada día voy al gimnasio, incluso los domingos, donde nado una hora diaria que me sirve como ejercicio físico y también para desestresarme, no bebo y no hago excesos en mi dieta alimentaria, suelo cuidarme porque lo que peor llevo es que empiezo a considerarme mayor.




El cirujano en su consulta privada.


Ya ha caído la noche sobre este despacho de la Rambla de Catalunya, la conversación ha sido larga y fructífera. De las palabras del Dr. García Paricio extraemos la conclusión de que a la hora de querer mejorar de aspecto es muy importante ponerse en manos de un especialista que conozca bien las técnicas de su profesión y, muy importante, que nos inspire confianza.

Noticias relacionadas

Conociendo a ... José María Gasalla

"El ser humano no está hecho para estar equivocandose constantemente. "

Rajoy asegura que se responderá “con total firmeza” al desafío independentista

“Nadie va a liquidar la democracia”

«Pretendo que la gente identifique una novela mía por el estilo»

Borja Cabada, ganador X Premio Logroño de Novela Joven 2016

"Sorprende la capacidad de los egipcios para hacer cosas que hoy nos parecen imposibles"

Entrevista a Antonio Cabanas

"Me emociono mucho cuando escribo. Amo lo que hago"

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris