Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   La linterna de diógenes   -   Sección:   Opinión

Alergia primaveral

Luis del Palacio
Luis del Palacio
miércoles, 1 de abril de 2009, 06:13 h (CET)
Recorrer más de medio mundo para hacerse una foto, parece empeño excesivo y oneroso, pero es precisamente lo que nuestro inefable presidente del gobierno ha hecho este fin de semana. Se trataba de mostrar a su cada vez más reducida audiencia que todavía pintamos algo en eso que se ha dado en llamar “el orden mundial”. Por eso, Zapatero ha acudido raudo y veloz a una “cita trasatlántica” en Chile. Todo valía para retratarse junto al vicepresidente norteamericano, Biden, en la Cumbre de Líderes Progresistas (cómo no) celebrada en Viña del Mar. Y, menos mal, no hay que preocuparse: somos, como siempre, buenos amigos.

La verdad es que hemos pasado de la zozobra espiritual a una beatífica calma anímica, merced a los desvelos de nuestro abnegado primer ministro. El desplante de Kosovo fue muy mal interpretado: no se trataba de una falta de solidaridad con el resto de nuestros socios de la OTAN, sino de una decisión muy meditada, muy medida, que estábamos en nuestro perfecto derecho de adoptar como país soberano. Que todo pareciera improvisado, fruto de una ocurrencia genial del Jefe del Gobierno, era eso: mera apariencia (¿Le perdonará a su mentor la jugarreta, quien parecía candidata a sustituir a Fernández de la Vega en la vicepresidencia? Otras fotos, las de Chacón en la sesión del Parlamento, el miércoles pasado, hablan por sí solas)

Por otra parte, es de lamentar que Obama se distancie del compadreo del Foro de la Alianza de las Civilizaciones. Hubiera sido una baza mediática para ZP, la presencia del presidente de los EEUU en su próxima reunión. Acaso –se me ocurre- pueda sustituírsele por algún líder de una talla equivalente; por ejemplo, el presidente Ahmadinehjad, de Irán, quien parece proclive a aliarse con la sombra de Belcebú, con tal de que no detecten sus verdaderas intenciones…

Mientras el gobierno sigue pelando la pava, la primavera avanza y con ella, inexorables, muchos asuntos pendientes; casi tantos como días le quedan al año. Pero parece que Zapatero y su gobierno han decidido alegrarnos en la penuria y cada semana nos ofrecen una nueva ocurrencia. La que ya pasó, tuvo como colofón el viaje a Chile y la primera nacionalización de una caja de ahorros. Esta tendrá como luminaria a la Cumbre del G-20 (del que no formamos parte), el próximo jueves, en Londres.

¿Quién se acuerda ya de los tejemanejes de Camps con su sastre; de las correrías cinegéticas del ya olvidado Bermejo con el omnipresente juez? ¿Y de aquellos casos de espionaje, que parecían sacados del Libro Gordo de Petete? ¿Y del brillantísimo proyecto de reforma de la ley del aborto?

Nada hay más viejo, pasado y aburrido, que un periódico de hace quince días.

Pero eso era antes; ahora en el de ayer crece el moho, gracias a los continuos esfuerzos de nuestro admirado prócer por sacarnos del tedio.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris