Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Con el telar a cuestas  

El E. R. E., excelente excusa

Ángel Sáez
Ángel Sáez
miércoles, 1 de abril de 2009, 06:13 h (CET)
(EL GRATO MAREO, PREVIO A UN RATO DE MAGREO)


Llevaba meses sin saber de él. Su última decisión sobre lo nuestro me había dejado al borde del precipicio, del suicidio. No, no me había recuperado (a pesar de las, desde entonces, asiduas visitas de los martes y los jueves al psiquiatra) todavía del revés (su esposa, Margarita, le había puesto en un brete; debería escoger entre ella, un contrabajo, o yo; tras la elección, la menda se quedó jurando en hebreo y jugando a subir a bajar el yoyó) cuando, inopinadamente, recibí un SMS suyo desde el móvil de Emilio, su compañero habitual de trabajo en la cadena de montaje, soltero: “Chelo, mañana tengo regulación. Si quieres, podemos quedar para hablar, mientras nos tomamos una infusión, en “Marisol”, la cafetería-pastelería de la esquina”. No había terminado de leer el mensaje cuando volví a sentir la misma sensación contradictoria de otrora, el grato mareo, previo al añorado rato de magreo. Y mi corazón empezó a bombear sangre a un ritmo trepidante, frenético, pues mi cerebro, tras ilusionarse a tope de nuevo con el más que probable revolcón, reclamaba insistentemente mayor aporte de oxígeno.

Nada más pisar la calle, después de levantar y bajar la tapa del primer contenedor de basura que hallé, adelgacé mi conciencia, borré mi corcova, me deshice de un cáncer, pues deposité en él el tumor, repleto de reproches, que había acumulado hasta entonces, acarreaba y hacía sombra a mi propia sombra.

Acudí a la cita siguiendo el rastro que habían dejado tras de sí los efluvios de su perfume o feromonas, en celo.

Mis cuerdas volvieron a vibrar al sentir las yemas de sus dedos y las heridas de su arco.

Noticias relacionadas

Dame el petróleo y toma el manual de USAID

El petróleo atrajo revoluciones y guerras en América Latina, confirmando que la riqueza del subsuelo sentenciaba la tragedia del pueblo que habitaba su suelo

Crecidos por la discordia, desbordados por la violencia

Menos bombas y más abrazos, menos armas y más alma

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris