Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Opinión
Etiquetas:   Cristianismo originario  

¿Protege la vida realmente la publicidad de la iglesia?

Santiago Marañón
Vida Universal
miércoles, 1 de abril de 2009, 06:13 h (CET)
Hace tan sólo unos días la Iglesia Católica sorprendió a propios y extraños con unas grandes vallas publicitarias en las que se podía ver un cachorro de lince con el sello “especie protegida” y a un niño con la leyenda: “¿Y yo? Protege mi vida”. Con ello la Iglesia pretendió mostrar su oposición al aborto.

En la presentación de la referida campaña contra el aborto, el portavoz de la Conferencia Episcopal española reclamaba con una gran insistencia el DERECHO A LA VIDA de TODOS los aún no nacidos. Muchas personas seguro que estarán de acuerdo, pero en lo que no estarán tantas es en ampliar ese “derecho a la vida” también a TODOS los ya nacidos. La Iglesia Católica siempre se ha presentado a sí misma como la garantía de la moral social, y en esta campaña pretende seguir en esta línea. Sin embargo, uno no puede olvidar la posición real de la Iglesia respecto a la guerra, en la que también es violado el derecho a la vida de tantos seres humanos, incluso niños. Por ejemplo, ¿dónde estaba ese derecho a la vida que tanto predica la Iglesia cuando apoyó el levantamiento franquista y los posteriores asesinatos que se cometieron sobre miles de españoles tras la guerra? ¿Acaso algún prelado católico defendió a los judíos masacrados en los campos de exterminio, muchos de ellos sólo niños, con la vehemencia con la que ahora defienden la vida de los nonatos?

Al respecto unas líneas del libro “¿Quién está sentado en la silla de san Pedro?”:”Quizás uno diga ahora de nuevo: “Qué me interesa el año 1939 o el 1941? Yo no había nacido entonces. Hoy es diferente”. ¿Pero es de veras diferente? El 11 de abril de 2003, a través del noticiario católico Katnet, se difundió una noticia sobre la reacción de la Santa Sede después del ataque bélico de USA contra Irak y la toma de Bagdad por las tropas americanas, en la que el cardenal Ratzinger dijo textualmente: “Nos alegramos de que haya sido así. No se podía prever lo que hubiese podido suceder. Con armas químicas todo hubiese sido posible, pero ahora podemos empezar desde el principio”. Esto es lo que declaró el entonces “Prefecto de la Congregación para la doctrina de la Fe”; ahora es el más alto funcionario católico. Sus declaraciones se ajustaron en su contenido a las declaraciones y expresiones del gobierno americano”.

En la guerra de Irak murieron muchas personas, también niños y cada día siguen llegando noticias de más muertes surgidas del caos generado tras la guerra apoyada por el actual Papa. Sin embargo muchos de los responsables de esa guerra ya han reconocido públicamente su error, ¿no debería el máximo responsable católico hacer lo propio? Muchos así lo creemos, sin embargo se tendría que saber que la iglesia apoya el ir a la guerra en los siguientes términos: Legitima defensa; Guerra justa y Guerra preventiva, con lo que pretender que se reconozca ese error puede ser una ardua tarea. Sin embargo Jesús no dejó lugar a dudas, Él dijo: ¡Pedro, envaina la espada!, y el 5° Mandamiento tampoco: ¡No matarás! Estos son deberes ineludibles y que debe mantener todo aquel que dice ser cristiano. Y con mayor razón los que dicen ser los representantes del Hijo de Dios, el gran pacifista Jesús de Nazaret.

Noticias relacionadas

Una economía plenamente solidaria

Hoy se requiere una fuerza copartícipe mundializada, donde todo individuo se sienta responsable de los demás, y cada cual sea honesto consigo mismo

Operación serrín y estiércol en el Congreso de los Diputados

Ni azar ni nervios descontrolados

Cuando no hay espacio para más y aun así… nos apretamos

Es realmente emotivo, y posiblemente recuerdes durante años la mirada del perro cuando le pusiste la correa

Tararí, tararí, periodo electoral

¡Qué destructivo es la suma del orgullo, vanidad, egolatría e incultura!

La esencia del protocolo es su oficialidad

La comercialización y el uso abusivo del término desvirtúan su significado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris