Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Yak 42, el duelo continúo

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
lunes, 30 de marzo de 2009, 12:56 h (CET)
Estos días los jueces están juzgando dos casos que en su momento hicieron correr ríos de tinta y horas de televisión en los informativos, por un lado el de aquel barco, El Prestige, que llenó de mierda las costas gallegas y de carteles con la bandera de Galicia y el lema “nunca mais” los balcones de España, por el otro el dolor de sesenta y dos familias vuelve a ser público con la celebración de un juicio que deberá dilucidar quiénes fueron los culpables en la falsificada identificación de los cadáveres de 30 de los militares que fallecieron en Turquía en accidente aéreo cuando volvían de realizar misiones humanitarias en Afganistán. Casi seis años después de aquel triste hecho el principal responsable político mira de reojo hacía la sala donde los jueces, a la vista de lo depuesto por los testigos y de la documentación aportada, dictarán una sentencia que nunca devolverá la vida a los fallecidos pero que espero sirva para que los ciudadanos de a pie podamos seguir confiando en la justicia. Mientras, Federico Trillo, Ministro de Defensa del Gobierno Aznar en aquellos momentos, mira hacia otro lado y se agazapa en su puesto de portavoz de Justicia del Partido Popular en el Congreso de los Diputados. La zorra puesta a guardar las gallinas.

Aunque la verdad es que esa confianza en los jueces que se le supone a la ciudadanía anda bastante en banca rota y más todavía cuando en el caso de las medidas tomadas durante el hundimiento del Prestige se ha conocido que la representación de la señora que con los ojos vendados sostiene una balanza ha dictaminado que dichas medidas fueron tomadas correctamente por los responsables políticos basándose en un informe pericial firmado por un técnico que, previamente, había trabajado embolsándose un buen puñado de euros para Álvarez Cascos, por aquellas calendas Ministro de Fomento del Gobierno Aznar. Y como nadie muerde la mano que le dio de comer este informe exculpaba totalmente a los políticos de Fomento. Otra vez la zorra puesta a guardar las gallinas.

Ahora algo me hace pensar que en el caso de las falsas identificaciones del Yak-42 podemos encontrarnos con una sentencia en las que tan sólo sean condenados los integrantes del segundo escalón mientras los responsables políticos se salen de rositas. Ya durante el funeral oficial se escucharon protestas de algunos familiares, algo no funcionaba como debía y comenzó a conocerse una larga lista de desafortunadas actuaciones que hacían viajar a los soldados y oficiales del Ejército español en pésimas condiciones durante sus vuelos a lejanos países en conflicto. Aviones viejos procedentes de la antigua URSS, un rosario de contratas y subcontratas con sus correspondientes comisiones y protestas por el mal estado de algunas de las aeronaves a las que las autoridades nunca prestaron atención.

Algunas de las familias de los fallecidos no creían en las palabras del Ministerio dirigido por Trillo, cuando preguntaban no recibían respuestas o estas eran demoradas ad nauséam, se les indicaba que tuvieran cuidado con sus declaraciones ante la prensa y, lo que es más grave, se les prohibió ver los cuerpos de sus allegados antes de ser enterrados. Pero la espoleta que detonó esta bomba de la falsedad fue el viaje que algunos familiares hicieron meses después a la zona del desastre, allí les fueron entregadas, por un imán, algunas placas de identificación que habían quedado olvidadas sobre el terreno cuando las autoridades y los jefes del Ejército les habían dicho que eran los elementos que habían servido para identificar los cadáveres. De ahí a descubrir que habían velado y enterrado a fallecidos que no eran los suyos tan sólo hubo un paso.

Y ahora se está dilucidando quiénes fueron los culpables de tamaño desafuero aunque en el banquillo de los acusados no esté sentado ninguno de los responsables políticos del momento, ellos fueron quienes dieron las órdenes que los militares subordinados cumplieron bajo el epígrafe de la “obediencia debida” que sigue reinando en la cadena de mando militar. Los familiares y los ciudadanos queremos conocer la verdad y queremos que los culpables paguen por ello. Tal vez José Bono, que sustituyó a Federico Trillo en Defensa, tenga mucho que decir y que su testimonio pueda hacer que Trillo cambie el cómodo y mullido escaño parlamentario para la dura madera del banquillo de los acusados. En las manos de jueces y fiscales está el solicitar la presencia del actual Presidente del Gobierno en este juicio, sus palabras y los documentos que se encontró al llegar al Ministerio pueden hacer que la luz llegue a este juicio y con la sentencia pueda acabar el largo duelo de los familiares de aquellos hombres que acudieron a Afganistán para ayudar a una población civil que lleva decenas de años sin conocer la paz y la tranquilidad.

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris