Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

El PSOE entierra el castellano en Estrasburgo

Miguel Massanet
Miguel Massanet
domingo, 29 de marzo de 2009, 05:45 h (CET)
Difícilmente se puede concebir una puñalada trapera propinada con más saña, complicidad y sectarismo que la acción perpetrada por la entente PSOE y partidos nacionalistas, en Estrasburgo, donde no han tenido inconveniente en traicionar alevosamente al idioma de Cervantes, ya no por un plato de lentejas como le ocurrió a Esaú con su hermano Jacob. cuando le vendió su primogenitura, sino por asegurarse el apoyo de los nacionalistas para conseguir mantenerse en el Gobierno en un momento en el que, precisamente, el señor Zapatero está en la cuerda floja y depende básicamente del apoyo de quienes le vienen chantajeando, para conseguir mantenerse en el poder y evitar la, más que posible, interposición de una moción de censura que le obligara, si la perdía, a convocar nuevas elecciones legislativas a los pocos meses de haber revalidado su mandato. Señores, ya podemos afirmar que nuestra Constitución de 1978 se ha convertido en papel mojado; ya podemos esperar cualquier cosa de este organismo inútil, politizado y dependiente de la voluntad del Gobierno, impropiamente denominado como Tribunal Constitucional; ya podemos dar por sentado que un engendro tal el Estatut de Cataluña va a ser revalidado e implantado como la antesala del siguiente paso de los independentistas, que será la escisión de la comunidad catalana del resto de la nación española y ya podemos, en fin, despedirnos de esta joya, símbolo de la unificación de todas las tierras que se reunieron para formar España, que fue y ha sido hasta ahora el idioma nacional, uno de los más utilizados en todo el mundo, uno de los más hermosos y sonoros y uno en el que se ha escrito la más extensa, valiosa, culta y variopinta literatura de la historia de la humanidad.

El PP había presentado una petición ante la Asamblea Europea en Estrasburgo por la que se pedía amparo para garantizar los derechos de los padres para poder pedir en qué lengua se debían escolarizar a sus hijos. Era natural que a esta propuesta toda la patulea de partidos secesionistas y nacionalistas, un simple gota en el mar europeo, se opusieran con todas sus fuerzas ya que, para ellos. significaba el fin de sus posibilidades de desterrar al castellano de sus respectivas comunidades lo que, sin duda, hubiera sido un hachazo para sus manifiestas aspiraciones segregacionistas. Que CIU y ERC intentaran boicotear la iniciativa de los populares entraba dentro de lo previsible, porque esperar lo contrario hubiera sido un milagro; pero que el PSOE hubiera renegado de sus orígenes, se hubiera prestado a traicionar a España y se hubiera conchabado, por meros intereses políticos y electoralistas, para ayudar a quienes pretenden erradicar el idioma secular, el castellano, de la enseñanza para sustituirlo por idiomas minoritarios, sin ninguna expansión fuera de las fronteras de España, desconocido en todo el mundo y sin disponer más que de una reducida, incompleta y mal pergeñada colección de textos docentes y de consulta traducidos a sus lenguas minoritarias; es tanto como condenar a nuestros jóvenes a partir con desventaja respecto a quienes conozcan idiomas de uso común en muchos países, como ocurre con el español que se habla en toda Hispanoamérica y es estudiado como lengua secundaria en varios países como, por ejemplo los EE.UU de América.

El contubernio nacional–socialista ( no me equivoco en definirlo porque, señores, así ha sido) ha conseguido crear semejante confusión en las estancias europeas, por otra parte, tan mal informadas, tan fuera de la realidad de nuestro país y tan influidas por viejas enemistades y por antiguas leyendas inventadas contra nuestra nación; que han conseguido, con la inestimable colaboración del PSE, que se le diera la vuelta a la petición del PP y e aprobara un texto alternativo que contiene todos los ingredientes para que los nacionalistas hayan saltado de alegría y se hayan apuntado una victoria más que añadir a las concesiones que el Gobierno de Zapatero les ha ido dando, durante las dos legislaturas que viene ostentando el poder para desgracia de los españoles y vergüenza de aquellos que, ostentando los cargos representativos más altos de la nación, consienten que, cada día, se vaya avanzando en la degradación de nuestras instituciones y en el desmembramiento de España.

Lo cierto es que, en el famoso documento se considera “esencial” proteger el multilinguismo en las zonas donde este existe. Claro que estos “espabilados” se han olvidado de dejar constancia de que lo que peligra no son los idiomas locales, que todos ellos gozan de buena salud, lo que está en mayor peligro es el derecho de los padres, reconocido en la Constitución de elegir el idioma en el que desean que sean educados sus hijos. Antes me he referido a la Constitución y no me queda más remedio que volver a ella porque, por mucho que en Estrasburgo pretendan inmiscuirse en temas propios de nuestra nación, deberemos hacer constar que, al no haberse aprobado una Constitución supranacional que pudiera estar por sobre las constituciones de los diversos países de la Unión Europea, deberemos llegar a la conclusión que, de momento, nadie puede promulgar leyes, normas o recomendaciones que vayan en contra de lo dispuesto en nuestra Carta Magna que, entre otras disposiciones, atribuye al español la calidad de ser el idioma oficial de todo el Estado, con la obligación de ser conocido por todos los españoles y que, para que quede claro, deberá coexistir en plano de igualdad con el resto de lenguas oficiales del país. Queda pues patente que su enseñanza es obligatoria para que cualquier español lo pueda usar en cualquier lugar de España y mientras Catalunya, el País Vasco, Galicia y Baleares no pasen a pertenecer a otros países, sus habitantes deberán conocer y usar (si desean hacerlo), el castellano.

Si el PSOE se ha caracterizado por utilizar en sus siglas la “E” de “español”, y siempre había defendido ( antes de la llegada del señor Zapatero) la unidad de España y, todos sus presidentes de gobierno, juraron cumplir la Constitución; deberemos pensar que, como ocurre con los militares que han cometido actos deshonrosos y han sido degradados de sus cargos, también al PSOE se le debería obligar a retirar de sus siglas la “E” de español y de España, por no tener la hombría de defender a la nación de los intentos de comunidades a las que se les ha permitido subirse a la parra y desafiar a toda España, conscientes de que tienen atrapado al Ejecutivo por aquella parte que algunos nombran como “cataplines” y otros, menos finos y más lanzados, simplemente “por los huevos”. El grado de humillación que sufrimos los españoles cuando observamos, atónitos, estos comportamientos y el sentimiento de impotencia que nos invade ante tamaños ejercicios de oportunismo político y desprecio por nuestra nación, sólo es comparable al desprecio, el rechazo y la repulsa que nos merecen todos aquellos que intentan desmembrar a nuestra nación valiéndose para ello de la mentira, la traición y el deshonor.

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris