Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

Milikito rueda en Almagro

Nieves Fernández
Nieves Fernández
domingo, 29 de marzo de 2009, 05:45 h (CET)
Es un gusto revisar la biografía de Emilio Tomás Aragón Álvarez y comprobar que en su casi 52 años no ha perdido el tiempo precisamente. Recordando los viejos programas de la tele vemos cómo aparecía moviendo su cencerro y con una carita muy expresiva de joven payaso de 17 años, nos explicaba a su manera las peripecias y las aventuras de los grandes payasos de la saga Aragón.

Curiosamente, Milikito apareció en televisión cuando nos dejó su tío Fofó, no para sustituirle, porque también eso era difícil por su buen hacer, pero sí para incrementar con su incipiente valía al ya tradicional cuarteto de payasos.

Los chiquillos de la época nos preguntábamos si verdaderamente ese joven payaso era realmente mudo, sin querer establecí un paralelismo con Harpo, el personaje mudo de los hermanos Marx pero cambiando naturalmente el cencerro por la bocina, demostrando ambos a todos entonces que se podía ser actor, prescindiendo del maravilloso y expresivo don del lenguaje.

Milikito aparecía ahí complementando el trabajo de sus payasos mayores, aportando una nota de simpatía sin igual que muchos todavía recordamos. Pero, pronto la carpa circense y televisiva se le quedó pequeña y necesitó buscar nuevos medios artísticos, para seguir haciendo sonar el cencerro de la expresión en general y del arte en particular.

Todos en la vida tenemos un rodaje y las circunstancias quisieron que él comenzara siendo payaso, pasando después por ser actor, músico, director de orquesta, presentador de televisión, compositor, cantante, productor y un largo etcétera... Por los azares de la vida Emilio nació en Cuba, en La Habana, aunque nacionalizado español, pues también a la música cubana le ha hecho un especial homenaje con la grabación del disco Bach to Cuba, mezclando ritmos cubanos con música clásica.

Creo que tocando todos los palos se divierte y se siente vivo, lo mismo presta su voz a un ratoncito de una película de dibujos animados como Stuart Little que preside una cadena televisiva como la Sexta. Lo mismo organiza en Asturias unos cursos musicales para jóvenes en verano a través de Magistralia, fundación sin ánimo de lucro que dirige, que produce el Ballet de Blancanieves o dirige orquestas tan dispares como la Sinfónica de Asturias o la de Tenerife con percusionistas cubanos o la de jóvenes del Conservatorio madrileño de Arturo Soria.

Nada se le resiste al hijo de Miliki, al joven que quería al principio ser médico y lo consiguió a través de la tele, no se le resiste ni la radio, ni el teatro, ni la composición musical; mamó espectáculo y ofrece espectáculo en cada momento. Ahora, rueda su primera película en Almagro, localidad ya veterana y clásica no sólo por el teatro sino también por el rodaje de las películas más importantes del panorama cinematográfico español. Sus gentes ya están acostumbradas a que tanto los actores y directores más consolidados de cine y de teatro paseen por sus calles y hagan historia a través de la imagen.

Recuerdo que mis mayores me referían cómo una familia famosa de actores, que ahora no voy a citar, tenía una especial relación con Almagro y su teatro municipal, de ellas eran famosas sus visitas al pueblo en la posguerra.

Precisamente de una familia de cómicos como ésa, que me contaban de niña, trata el film que se rueda en las calles almagreñas. Hoy no es ya una sola familia, son muchas las familias de actores que van dejando su huella en la localidad.
Almagro se convertirá así en Castelar de la Vega o Alberche del Marqués según cómo la dirija Emilio Aragón con su claqueta por las calles de San Agustín, Elvira, Chile o Ramón y Cajal. Claqueta que hace poco tiempo era una batuta, batuta que hace poco tiempo era un cencerro.

El sonido de su cencerro le persigue por doquier, y ya nunca olvidaremos, por orquestas importantes que dirija, programas de televisión que presente o produzca, canciones que invente o películas que realice, que a pesar de los logros importantes conseguidos por el polifacético Emilio Aragón será, sin poderlo evitar, para muchos también y para siempre Milikito.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris