Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

La señora Chacón de Guatemala a Guatepeor

Miguel Massanet
Miguel Massanet
martes, 24 de marzo de 2009, 10:02 h (CET)
A nadie debiera extrañar que la ministra de Defensa, señora Chacón, siga en el camino que parece que se marcó cuando el señor ZP la designó para el cargo que ocupa. Ni entonces ni ahora nadie se debiera haber llamado a engaño en cuanto a la misión que le fue encomendada y ella, puntualmente, sin prisas pero sin pausas, se viene esmerando en esto de ir reduciendo nuestra presencia militar en el Mundo cuando es evidente que ya lo comenzó a hacer en España desde el momento en que ha estado desmantelando distintas unidades del Ejército, comenzando por Melilla y siguiendo con varias unidades de la Legión, lo que ya comentamos en su momento oportuno. Claro que la señora Chacón, como no es tonta, lo primero de lo que se ocupó cuando tomó posesión del cargo, aparte de algunos gritititos a la tropa que quisieron ser órdenes y que resultaron meros intentos de serlo, fue en desmantelar la antigua cúpula militar para sustituir por personas que sabía que no le iban a crear problemas cuando comenzase su misión de convertir a nuestro, otrora, glorioso Ejército, en algo más parecido a una ONG con visos pacifistas que a la tropa que debiera hacerse cargo y ser responsable de preservar a la nación de cualquier intemperancia que nos pudiera venir del exterior, por ejemplo de Marruecos. En este sentido deberemos reconocer que nuestra primera ministra de Defensa se ha aplicado con entusiasmo a sus deberes y, nadie medianamente sensato, se hubiera podido figurar que una declarada “pacifista” y además socialista catalana, hubiera podido renunciar a sus principios y a su separatismo para reforzar a un ejército que en algún momento hubiera podido tener la tentación de dar un puñetazo sobre la mesa de la fidelidad a España y a su unidad, para despertar al TC de su letargo y obligarlo a que hiciera que se cumpliese la Constitución.

Lo que ocurre es que es difícil que estos socialistas sepan medir los tiempos y acierten en sus “espantás” que, en eso, nada tienen que ver Con Curro Romero, este gran torero pero que, en ocasiones se daba cuenta de que el astado lo miraba mal y entonce no había quien le obligara a enfrentarse al morlaco; pero que, no obstante ya las han practicado con diversa suerte como cuando retiraron de la noche a la mañana a nuestras tropas de Irak ( todavía los americanos se acuerdan de ello y lo guardan en la carpeta del “debe” para pasarnos factura en el momento que juzguen oportuno). Nadie dice que en Kosovo nuestros soldados no hayan hecho una buena labor, nadie duda de que han sido ejemplares en su conducta y que han cumplido con su deber como los mejores; pero, por esta misma razón que ahora la señora ministra se los lleve por la puerta falsa resulta algo inconcebible cuando ni existía un riesgo especial para la tropa ni tampoco corría urgencia su presencia en España. A no ser… y es que nos tememos que como en tantos otros capítulos el Gobierno está necesitado de reducir gastos ¡no se crean que están dispuestos a rebajarse sus sueldo, esto nunca! Pero puede que hayan decidido que el gasto de mantener a nuestros soldados fuera de España resulta demasiado gravoso y, por eso se hayan decidido a traérselos como dice nuestra ministra “pa casa”.

Pero vean ustedes como de una decisión aparentemente tan trivial pueden surgir pequeños roces, algunos mal entendidos y quizá, algo más, si nos debemos fiar de algunas de las reacciones que ha suscitado nuestra repentina marcha de Kosovo. No parece que cuando se está desempeñando una misión conjunta con otras unidades militares de pronto, como si estuviéramos en una de aquellas guerras ficticias de Gila, haya una que decide, de pronto y unilateralmente, abandonar la partida y retirar. Habría, al menos, que ponerse de acuerdo con los otros países implicados en la operación, se debería convocar una reunión de la OTAN para exponer los motivos de la retirada y argumentar la necesidad de tal decisión. Nada de hecho ha tenido lugar, simplemente la señora Chacón ha adelantado la retirada para luego comprometerse a dar explicaciones. La consecuencias de este acto no se han hecho esperar y, desde la propia OTAN, su portavoz, ha recordado que, en 1999, los aliados de la OTAN acordaron “entrar juntos y salir juntos”. Al parecer el mismo Barak Obama se muestra desagradablemente “sorprendido” por la decisión española, y el portavoz adjunto del Departamento de Estado, Robert Word ha manifestado: “estamos profundamente decepcionados por la decisión que ha tomado España”. El mismo Solana (recordemos que es un miembro destacado del PSOE), si bien ha respetado la decisión del Ejecutivo español, ha admitido que “sería bueno que cualquier decisión sobre retiradas ( miltares, naturalmente) se tomara colectivamente en el marco de las instituciones” . Al respecto resulta muy significativo el comportamiento del señor Obama con relación a España la que, por cierto ha excluido de su visita a la Comunidad Europea. El señor Zapatero, tan poco dotado para la política internacional ya ha dado muestras en diversas ocasiones de su falta de diplomacia y sentido de la oportunidad cuando se trata de la nación americana. Recuerden su falta de educación al no levantarse al paso de la bandera americana durante un desfile; lo que, sin embargo, no le ha impedido darse importancia alardeando de su sintonía con el mandatario norteamericano y de las esperanzas de que nos tendiera un cable. Todo esto, a la vista de los hechos actuales, cada día parece ser que estamos más lejos de esta gran fraternidad y lo que resulta evidente es que, con gestos como el que ha protagonizado nuestra ministra de Defensa nos tememos que en lugar de acercarnos a la gran nación americano nos estamos alejando de ella.

Faltará ver si estas actitudes unilaterales, estas decisiones de nuestro Ejecutivo y este desprecio por las reglas del juego al fin no nos vayan a pasar factura, cuando pretendamos conseguir apoyo del BCE o intentemos colarles a nuestros vecinos nuestra deuda pública que tan desvalorizada ya está por las agencias de calificación. En esto de la nueva Europa o en las relaciones con los EE.UU no se puede que ninguna nación vaya “por libre” que haga de su capa un sayo sin tener en cuenta los derechos del resto de naciones que forman parte del mismo colectivo y, no está España, en condiciones de presumir ni alardear de nuestros Tercios de Flandes, cuando se da la circunstancia de que estamos a la cola del pelotón y con un paro que duplica al del resto de naciones de la UE.

Noticias relacionadas

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo

Sánchez a tumba abierta intentando darle el vuelco a España

La influencia de Pablo Iglesias y la necesidad de dar apoyo a los soberanistas, le impulsan a entrar a saco con el modelo de Estado de España

Celestina o “el Tinder” prerrenacentista

Una remozada “Celestina” resucita en la magnífica adaptación de la productora Un Pingüino

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris