Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cartas al director   -   Sección:   Opinión

Yo soy belga

J. Esteve, Alicante
Lectores
@DiarioSigloXXI
jueves, 31 de marzo de 2016, 20:04 h (CET)
Hoy, ahora, estos días; yo soy belga…y europeo. Más que nunca. Y si todos fuimos franceses la anterior vez, y si antes todos fuimos ‘Charlie Hebdo’; ahora no es para menos. Esta ha sido y es por desgracia, otra de las ocasiones en que somos y nos sentimos europeos, que sentimos que formamos parte del pueblo europeo, que sentimos que Europa existe y que es algo muy grande. Frente al euroescepticismo de carácter monetario-financiero básicamente, hoy, a pocos días de los atentados en el corazón de ese gran estado o estado de naciones que es la UE, prevalece y debe prevalecer, el europeísmo solidario y fraterno con las víctimas y con el pueblo belga, que forma parte del pueblo europeo. El epicentro de Europa, Bruselas, se tiñó de sangre, en un duro golpe al lugar desde donde se nos administra y gobierna, desde donde se nos legisla y desde donde se nos conceden normas o directrices y también subvenciones o ayudas económicas.

Lamentablemente, muertos y heridos mediante, esta resultó una de las ocasiones en que el europeísmo se ha unido, se ha refuerzado, se ha organizado contra la amenaza del fanatismo y del terror. Los principios sociales universales (originariamente europeos, más concretamente, revolucionarios franceses) de la libertad, la igualdad y la fraternidad, han cobrado estos días más vida y sentido. Principios que se originaron contra el despotismo, la extorsión, la injusticia y la tiranía; han de ser contrapuestos para vencer a otro tipo de despotismo y a otra clase de tiranía: el terrorismo. Pero hay que hacerlo todos unidos en una misma dirección y coordinados: ciudadanos, políticos, militares y policías de toda Europa. Porque toda Europa sin excepciones está amenazada.

Pésame sentido y solidario a Bélgica, país con el que tenemos además, lazos históricos y sentimentales. Dolor por el horror. Comprensión, pena, compasión. Deseo de justicia pero sin Ley de Talión, que la violencia genera más violencia, luchar con las herramientas legales al alcance: coordinación política, conjunta actividad policial, uniforme acción judicial, leyes penales o criminales, control fronterizo, rigurosidad administrativa, investigación y seguimiento personalizados, espionaje, diplomacia…

Ahora, todos somos europeos…todos somos belgas. Debemos seguir siéndolo y no olvidar. Todos somos belgas.Y yo, el primero. Yo soy belga, ¿y tú?
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El respeto como exigencia armónica

Necesitamos avivar el lenguaje de la consideración y del respeto

Ética de Pedro Abelardo

Fue un extraordinario pensador y dialéctico

Montados en la misma burra

Albert Boadella ha sabido dar una ejemplar lección a quienes rociaban con sal los sarmientos de la convivencia

Burla burlando van más de 3200 empresas huidas de Cataluña

“El arte de la economía consiste en considerar los efectos más remotos de cualquier acto o política y no meramente sus consecuencias inmediatas; en calcular las repercusiones de tal política no sobre un grupo, sino sobre todos los sectores.” Henry Hazlitt

Es hora de decir la verdad

“Quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciéndole pagar al país un precio muy caro”. Adolfo Suárez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris