Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cartas al director   -   Sección:   Opinión

Yo soy belga

J. Esteve, Alicante
Lectores
@DiarioSigloXXI
jueves, 31 de marzo de 2016, 20:04 h (CET)
Hoy, ahora, estos días; yo soy belga…y europeo. Más que nunca. Y si todos fuimos franceses la anterior vez, y si antes todos fuimos ‘Charlie Hebdo’; ahora no es para menos. Esta ha sido y es por desgracia, otra de las ocasiones en que somos y nos sentimos europeos, que sentimos que formamos parte del pueblo europeo, que sentimos que Europa existe y que es algo muy grande. Frente al euroescepticismo de carácter monetario-financiero básicamente, hoy, a pocos días de los atentados en el corazón de ese gran estado o estado de naciones que es la UE, prevalece y debe prevalecer, el europeísmo solidario y fraterno con las víctimas y con el pueblo belga, que forma parte del pueblo europeo. El epicentro de Europa, Bruselas, se tiñó de sangre, en un duro golpe al lugar desde donde se nos administra y gobierna, desde donde se nos legisla y desde donde se nos conceden normas o directrices y también subvenciones o ayudas económicas.

Lamentablemente, muertos y heridos mediante, esta resultó una de las ocasiones en que el europeísmo se ha unido, se ha refuerzado, se ha organizado contra la amenaza del fanatismo y del terror. Los principios sociales universales (originariamente europeos, más concretamente, revolucionarios franceses) de la libertad, la igualdad y la fraternidad, han cobrado estos días más vida y sentido. Principios que se originaron contra el despotismo, la extorsión, la injusticia y la tiranía; han de ser contrapuestos para vencer a otro tipo de despotismo y a otra clase de tiranía: el terrorismo. Pero hay que hacerlo todos unidos en una misma dirección y coordinados: ciudadanos, políticos, militares y policías de toda Europa. Porque toda Europa sin excepciones está amenazada.

Pésame sentido y solidario a Bélgica, país con el que tenemos además, lazos históricos y sentimentales. Dolor por el horror. Comprensión, pena, compasión. Deseo de justicia pero sin Ley de Talión, que la violencia genera más violencia, luchar con las herramientas legales al alcance: coordinación política, conjunta actividad policial, uniforme acción judicial, leyes penales o criminales, control fronterizo, rigurosidad administrativa, investigación y seguimiento personalizados, espionaje, diplomacia…

Ahora, todos somos europeos…todos somos belgas. Debemos seguir siéndolo y no olvidar. Todos somos belgas.Y yo, el primero. Yo soy belga, ¿y tú?
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Qué puedo hacer yo?

Hasta hoy, el siglo XXI ha sido una sangría inquietantemente evolutiva de Derechos humanos. Dejemos las lamentaciones para iniciar las reparaciones

Okupas, terrorismo y protocolo

“Hay algunos tan obsesionados por la prudencia que, a trueque de evitar cualquier error minúsculo, hacen de toda su vida un error” A. Graf

Degeneración frente a regeneración

Aquellos polvos trajeron estos lodos y no va a ser fácil que la corriente se lleve toda esa ‘porquería’ social y política

Yihadismo que no cesa

Parece que estamos entrando en una nueva etapa de la historia europea

Muchas personas mayores, pero pocas personas sabias

Sólo la actitud que se tiene al ir entrando en años define cuanta plenitud de vida posee una persona de edad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris