Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Sociabilizar la economía

Jesús Molíns (Zaragoza)
Redacción
domingo, 22 de marzo de 2009, 16:59 h (CET)
¡Por fin! Dentro de unos días el G-20 (que nombrecitos verdad) se reúne para, al parecer, decidir que hacer con la economía mundial y el sistema financiero internacional, como reactivarlos y si es necesario introducir cambios o reformas.

Al parecer, algunos países consideran que con realizar intervenciones publicas que sostengan el sistema y esperar a que los mercados se estabilicen y cojan confianza basta para volver al sistema anterior que tanta riqueza generó (pero ¿A quienes? ¿Y quien ha pagado sus excesos?).

¿Esto es lo que necesitamos? ¿Volver al sistema anterior? ¿Salvar esta situación y continuar como si nada? Una salida así nos abocaría a lo mismo, al total libre albedrío de los mercados, a la especulación sin medida y a que cada diez o quince años suframos crisis como la actual que siempre pagan los mismos (los más necesitados) y que deja a millones y millones de trabajadores en el paro.

¿Este es el futuro y el panorama que queremos dejar a la sociedad futura, a nuestros hijos?.

No deberíamos dejar pasar esta gran oportunidad que tenemos para arreglar, reformar y cambiar el sistema económico.

No podemos volver a lo mismo, tampoco girar al polo opuesto, ha quedado claro que ambos sistemas (el capitalista y el marxista) han fracasado; hay que crear un nuevo sistema, que los fusione, que los haga casar, tomando lo positivo de cada uno, debemos “sociabilizar la economía”.

Y ¿Qué es sociabilizar la economía?, pues simple y llanamente, que la economía este al servicio de la sociedad, de los ciudadanos, del bienestar común, la justicia social y no al servicio del capital como hasta ahora.

La “social economía” tiene que introducir controles políticos en los sistemas financieros, control de los beneficios, articulando que un tanto por ciento de estos sean reinvertidos en la reestructuración continua del tejido industrial, invertir en fondos sociales y de garantía.

Deberá iniciar el proceso de control público de aquellas industrias de interés estratégico (gas, electricidad, petróleo, etc.), recordáis; campsa, endesa, gas natural, telefónica, renfe, correos, etc.).

Tendrá que volver a crear una red de banca pública mediante la que se articulen los créditos oficiales al consumo de particulares y pymes, así como hipotecas, productos ahorro-financieros, etc. (volver a la senda de Argentaria; Caja Postal, Banco Hipotecario, Banco exterior), lo que nos dará un gran margen de maniobra en momentos de crisis.

Se deberá fortalecer la hacienda pública y la agencia tributaria, para vigilar el cumplimiento de todos los controles e inversiones de obligado cumplimiento aprobadas.

Habrá que realizar una total reforma fiscal totalmente progresiva (pagando más el que mas tenga), subiendo los ratios de las rentas mas altas, recortando los impuestos indirectos por lo injustos que son al no tener en cuenta la progresividad de las rentas, volviendo a imponer el impuesto de patrimonio. . .

En definitiva, hacer que la economía esté al servicio de la humanidad, de los ciudadanos y en pro del progreso social, evitando todo tipo de abusos, respetando la propiedad privada y los beneficios, pero que parte de ellos reviertan en el bien común, equilibrando las ganancias y utilizando parte de ellas en la modernidad del tejido industrial, productividad de las empresas, viabilidad de las mismas, impulsando nuevas tecnologías y fuentes de energía, etc.

En fin, que del progreso económico mundial, no sólo se beneficien unos pocos, si no que salgamos ganando toda la humanidad, reequilibrando la riqueza.

Esto es lo que yo llamo “sociabilizar la economía”, sin rupturas totales pero con profundas reformas y esto es lo que considero que deberían de adoptar los países el la próxima reunión del G-20; que la economía tenga como objetivos; la igualdad, el bienestar y la justicia social.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris