Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Despilfarro

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
martes, 17 de marzo de 2009, 12:10 h (CET)
Despilfarro y más despilfarro. No solo en el Gobierno de la nación, sino en todas comunidades autónomas. La crisis no va con los políticos; lo mismo da que sean del Gobierno nacional y del Congreso de los Diputados que sean de los parlamentos regionales de segunda o tercera división. Para ellos no hay crisis. Van a piñón fijo y, por no rebajar, ni siquiera se han rebajado el sueldo.

En este momento que tantas familias viven en la pobreza y siete millones de familias están en la miseria, posiblemente habría que cerrar los parlamentos regionales o suspender sus funciones momentáneamente. No se puede seguir despilfarrando a la velocidad que se hace. Y menos aún si tenemos en cuenta los datos que aportan hoy algunos diarios, tras la investigación llevada a cabo por el diario El Mundo.

Ahí es nada: “1.200 cargos autonómicos van en coche oficial con chófer…” Es para echarse la manta a la cabeza y liarse a gorrazos con los políticos de las autonomías, sobre todo con los políticos de los partidos que ocupan el Gobierno en ese momento.

En plena recesión no podemos consentir ese derroche. Hay que adoptar medidas y éstas han de ser severas. Tampoco se trata de arrojar piedras a los coches oficiales a su paso, aunque ese sea el sentir de la ciudadanía. Los Gobiernos autonómicos deben ser más cautos y prudentes. De momento lo que procede es reservar esos vehículos hasta mejor ocasión.

En nuestra investigación estamos comprobando que se usan los coches oficiales para acudir a asuntos particulares. Lo hacen los consejeros de autonomías y los directores generales. Cientos de cargos públicos se desplazan en sus coches oficiales con cristales tintados para no pasar vergüenza.

Además de prescindir de cientos de coches oficiales, exigimos que se eliminen los cristales tintados. La vergüenza debe ser para quien usa los vehículos. Estamos hartos de comprobar cómo algunos directores generales, consejeros y secretarios generales exigen que los conductores vayan hasta su casa para recogerlos por la mañana. A eso se llama abuso, mala fe, despilfarro, desprecio al ciudadano y tráfico de influencias.

Hemos comprobado cómo se hacen cientos de kilómetros para buscar a un alto cargo hasta su pueblo y el conductor circula por el mismo para que los vecinos se enteren de que a esa persona se le pone coche oficial, como queriendo demostrar superioridad y prestigio. Decenas de directores generales han recibido en Castilla y León la crispación de la ciudadanía, porque tienen hasta media hora esperando a la puerta de su casa al conductor con el motor encendido y esperan a que les abra la puerta cuando aparece, cual súbdito dependiente.

Vergüenza. Mucha vergüenza pasamos los ciudadanos cuando observamos eso en nuestros pueblos y ciudades, o cuando comprobamos que reciben talones no confesados por acudir a las Universidades de Verano de la comunidad para mostrar su imagen, pues la conferencia se la preparan sus técnicos. Aún recordamos lo sucedido en la Universidad de Verano de Ávila y la dirección general de formación profesional. Jamás un director general había pasado tanta vergüenza, por su demostrada incompetencia y ante el prestigio profesional y personal de su técnico asesor. Castilla y León se mueren, pero es que a ello contribuyen sus altos cargos. Pero hay más, mucho más.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris