Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Paraguay   Cultura   -   Sección:   Opinión

La libre expresión de Manuel Bernardes

La hipocresía y falta de grandeza en el mundillo periodístico-empresarial de Paraguay, impulsaron el trágico fin de una figura a la que habían marginado de manera innoble
Luis Agüero Wagner
@Dreyfusard
domingo, 27 de marzo de 2016, 00:57 h (CET)
Dice un célebre poema de Oscar Wilde que el cobarde mata con el beso, y es lo que muchos exponentes de la prensa servil hicieron este fin de semana en Paraguay, alabando a quien fuera en vida una importante figura de la radiofonía local.

Todos sabíamos que el oligopolio de medios lo había tachado, pero él, con una nobleza espartana, jamás se quejó públicamente de nadie por ello, y soportó con estoicismo su ostracismo.

Como viejo vecino de Manuel Bernardes, a quien me unía el espíritu de incorregible agitador de controversias y vocinglero de verdades incomodas, quisiera molestar con una breve consideración sobre este periodista, locutor, animador y sobre todo gran humorista que nos dejó hoy, agobiado por un ambiente plagado de impurezas donde muchas veces su autenticidad como ser humano hirió "finas susceptibilidades"....

Me refiero a los empresarios de los medios en Paraguay, que en los últimos tiempos le fueron cerrando las puertas, aún a sabiendas de su delicada salud, con evidente falta de nobleza...Y a los campeones de la libertad de expresión que le negaban el derecho a expresarse, aunque solo fuera como simple llamador a programas de sus viejos compañeros de trabajo.

Es bien sabido pero no está demás repetirlo en momentos como este: Desde que se descubrió que la información era negocio, la verdad dejó de ser importante, pero esa ya es otra historia.....

La última vez que lo vi por aquí en el barrio donde vivo, sobre la calle San Carlos, a dos cuadras de su domicilio, tomando una cerveza en la vereda de una despensa, me dejó el recuerdo de alguien desesperado por comunicarse. Aunque nunca habíamos sido grandes amigos, al verme se incorporó y me dirigió la palabra, haciéndome preguntas sobre dispositivos electrónicos que recuerdo portaba yo en ese momento.

Creo que sólo fingía ignorancia porque deseaba conversar con alguien...

Luego hablamos de Rockandroll, si mal no recuerdo, intercambiamos ideas sobre la banda hard rock australiana ACDC. No sé si traiciona mi memoria la circunstancia de hoy o realmente sucedió, pero creo que le hice escuchar brevemente un cover de "Carreteras del Infierno" que le hizo sentir una notoria complacencia.

Aunque lo notaba deseoso de seguir charlando, me despedí de él y la sonrisa forzada que esbozó, recuerdo, dibujaba cierta tristeza....

Hoy pienso en un verso de esa canción que escuchamos juntos en aquel breve encuentro y me viene a la mente el fragmento donde ella dice que a la hora de la fiesta, todos los amigos también estarán ahí. Y lamento no haberle dedicado más de mi tiempo en esa oportunidad. Pero como dice un proverbio árabe, las palabras dichas y las oportunidades desaprovechadas ya no vuelven.

Confieso ignorar donde estará ahora, pero me gustaría saber que en ese lugar ya nadie prohibirá a sus colegas y amigos contestarle el teléfono. Y si es posible, desearía que sea donde no existan señales de stop ni límites de velocidad.

Estoy seguro que seguirá fiel a su estilo, incomodando con equivalentes a gestos, si no con espacios radiales o con llamadas telefónicas, palabras, alaridos, tiros al aire y todo cuando tenga al alcance de su repertorio.

Sobre su paso por este mundo terrenal, breve como la gloria, considero que a pesar de lo que puedan decir sus detractores, cumplió la consigna del poeta que instaba a no entregarse dócilmente a esa plácida noche que hoy lo envolvió con su manto.

Descansa, Manuel....
Comentarios
Betty Cespedes 30/mar/16    00:15 h.
Betty Cespedes 30/mar/16    00:14 h.
Alfredo Ayala 28/mar/16    18:43 h.
Nancy González 27/mar/16    08:33 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Yihadismo que no cesa

Parece que estamos entrando en una nueva etapa de la historia europea

Muchas personas mayores, pero pocas personas sabias

Sólo la actitud que se tiene al ir entrando en años define cuanta plenitud de vida posee una persona de edad

Fariseismo religioso

El fariseísmo, sea religioso o político, mata todo lo que toca. Una sociedad edificada sobre la mentira se destruye

Matanza en Barcelona

Es una guerra y somos tan inconscientes que decimos no tener miedo

¿Seguiremos soportando desplantes de la CUP y los separatistas?

¿España no es capaz de acabar, de una vez, con semejantes incordios?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris