Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

Centros de la Mujer, nuevos casinos

Nieves Fernández
Nieves Fernández
domingo, 15 de marzo de 2009, 10:05 h (CET)
Son contagiosos, nuevos, justos e igualitarios y si lo son es porque se hace necesario que existan y proliferen. Son los Centros de la Mujer que crecen directamente proporcionales a las injusticias machistas de una vieja sociedad que incomprensiblemente también contagia a los hombres más jóvenes.

Cada tiempo histórico elige su centro social por excelencia. Hace décadas eran las tabernas o los casinos, lugares sociales y de juego especialmente dedicados a los hombres; las mujeres tenían prohibida la entrada, tal vez en los Carnavales o en circunstancias especiales… También a las clases sociales más humildes les estaba prohibido pasar a ellos, era difícil mezclarse entre los potentados, se les trataba y miraba a distancia. Hoy es potentado quien tiene un buen trabajo y accede a los mismos productos de mercado que su vecino. En cualquier caso siempre habrá vetos aunque por el fondo o la forma, o por el coche, o por la moda o por la elegancia, bienes y circunstancias a las que no pueden llegar todos.

Hoy para hablar de los centros de la mujer, me acuerdo de aquellos viejos casinos y lugares de ocio, les llamaban “de los señoritos”, se diferenciaban de esos otros casinos o centros llamados hogares del productor. Los niños y jóvenes entendíamos la diferencia entre ambos pero si hacíamos caso a su nomenclatura y al ser tan antagonistas, era como decir que los señoritos no producían y que los pobres trabajadores siempre eran productores. Por supuesto, eran tiempos discriminatorios para la mujer, si había crímenes o faltas graves contra ella no nos enterábamos, o no existían o los medios de comunicación no le daban tanto arqueo, lo cierto es que era tan sumisa y sufrida criando hijos sin apenas comodidades que nada se planteaba, ni siquiera discutir si la mujer podría tener un lugar propio para su ocio, eso era impensable, su cometido era criar hijos y mantenerse al resguardo en casa.

Todavía se escucha entre los varones mayores eso de que unido a ser una buena cocinera y cariñosa, también “sea mujer de su casa”, y los jóvenes no dicen ni eso, porque ha bajado tanto el nivel de expresión entre ellos, pero muchos lo piensan. Y es que hoy en día algo ha cambiado en las féminas, no se lleva lo de ser mujer de sus casas, aunque evidentemente lo sean porque no tiene más remedio que serlo.

Las damas actuales encuentran en los Centros de la Mujer algo así como sus casinos, palabra que curiosamente tiene la misma raíz que casa. En los Centros de la Mujer son informadas de todo lo que les concierne como personas, aprenden a defenderse de las garras de la desigualdad y se forman e informan y además se divierten. Acaba de celebrarse la Semana de la Mujer en muchas localidades, localidades que tienen desde hace unos años un Centro de la Mujer, no debieran haber aparecido estos centros, igual que los masculinos casinos pero ahí están y bienvenidos sean.

Cuando se inventen lugares para el ocio donde no haya discriminación de sexo, que juntos hombres y mujeres podamos hablar de cualquier tema y nos podamos divertir juntos, ese día llegará, entonces los cientos de Centros de la Mujer que hay repartidos por toda España tomarán el nombre de Centros de Igualdad, se convertirán en casinillos de libertad y convivencia capaces de solucionar problemas y habrán servido para cambiar a una sociedad más justa o para cambiarse el nombre, al menos.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris