Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La tronera  

La lección de Basagoiti

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
domingo, 15 de marzo de 2009, 10:05 h (CET)
Así se habla, Antonio, con seriedad y sin pelos en la lengua. Antonio Basagoiti está haciendo lo que nunca ha hecho ningún líder vasco: llamar a las cosas por su nombre y con valentía. Frente a la cobardía, el engaño y el maltrato a la ciudadanía de otros líderes vascongados, Basagoiti levanta bandera por la ética, la seriedad y el afán por delatar a quienes durante años han encubierto a la ‘serpiente’ que amamantó Rodríguez Zapatero.

Nunca nadie había denunciado los atropellos de ETB (Euskal Telebista) y los abusos del PNV, con sus permanentes caricias a ETA, sus lágrimas de cocodrilo y su confuso lenguaje. Dar la cara, como la está dando Basagoiti, es para nota. ¿Qué digo? Es para matrícula de honor. Mientras, diputados y senadores del Partido Popular se esconden debajo de las piedras, cuando se habla de terrorismo. Mientras unos se juegan la vida a diario, otros se apoltronan y disfrutan del catre hasta media mañana, cual burgueses de vieja castellanía.

El líder popular, Antonio Basagoiti, ha dado una lección ante las cámaras de la televisión vasca, dominada y manipulada por el nacionalismo vasco. ¡Ojo con ese tipo de verdades, que duelen a la ‘serpiente’, al socialismo y al engañoso nacionalismo! El PNV ha alentado y silenciado el terrorismo, así como ha permitido que ETA estuviera en los medios de comunicación, además de financiar con dinero de todos “los vascos y las vascas”, como diría Ibarreche, a la propia banda y a todo su entorno. ¡Que se deje ya de juegos de palabras y de falsos malabarismos!

Señor Rajoy: ¡Cuide usted a Basagoiti! Gracias a él usted gana enteros y puede verse encumbrado a cambio de que el líder vasco acabe mal, muy mal. No se esconda detrás de él y de la imagen que ha proyectado María San Gil. Tampoco se esconda detrás de su paisano, Feijóo.

¡Márchese, señor Rajoy, cuanto antes! ¡Usted es un estorbo para la regeneración política de España, como lo es el aprendiz de tripero y trilero, además de embustero mayor, Rodríguez Zapatero! Sobran estorbos y falta gente con ganas de trabajar.

Ah, señor Rajoy, de paso llévese a algunos presidentes de comunidad que no avanzan en solidaridad y acabarán cerrando comunidades, como Castilla y León, Rioja, Valencia,… No deje de investigar entre los suyos. Le crecen a usted las sospechas y le encogen los elefantes en el circo.

Ni usted se imagina lo que hay detrás. No se hace una idea de lo que está por salir. Eche a correr, barra sus comunidades y no se olvide de cerrar la puerta y apagar la luz. Madrid y Valencia son una muestra, solo una muestra. No sé si usted, señor Rajoy, se cree un personaje; pero los personajes que se creen universales – como decía Alfonso Guerra -- perfectamente conscientes de su inutilidad, son necesarios para calmar la conciencia colectiva. En fin, no lo olvide: cierre la puerta y apague la luz.

Noticias relacionadas

Andalucía, una ocasión para la izquierda

​​El ministro de Agricultura, Luis Planas, fue el orador invitado por la Agencia de Noticias Europa Press en su último Desayuno Informativo

Observaciones singulares

No basta con hablar de encuentros, es necesaria una mayor discriminación de los contendios tratados

Mantenerse en sus trece

Es triste contemplar la terquedad y cabezonería de los políticos y su incapacidad de dialogar ni de buscar puntos de encuentro

¿Será Theresa May la nueva Dama de Hierro?

¿Hacia un Brexit caótico?

Teoría de la suposición de Ockham

Guillermo de Ockham elaboró una sutil filosofía del lenguaje
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris