Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

Inocentes destrozados

Wifredo Espina
Wifredo Espina
@wifredoespina
viernes, 13 de marzo de 2009, 09:11 h (CET)
Hay como un complot político-jurídico-mediático para cargarse la presunción de inocencia de las personas. Quizás no pase de una nefasta coincidencia. Pero la impresión , tanto en el caso de algunos jueces como en el de no pocos medios de comunicación. Es de un uso y abuso, más o menos consciente o inconsciente, de sus instrumentos de poder e influencia que atenta a lo esencial de la dignidad de las personas: la presunción de su inocencia. Y esto no solo hay que denunciarlo, sino erradicarlo.

Constituye, con frecuencia, una manipulación de simples apariencias, de indicios no siempre racionales, de sospechas sin demasiado fundamento, cuando no de rumores frívola o interesadamente difundidos o publicados, que manchan la honorabilidad de ciudadanos que, ante estas prácticas, judiciales o mediáticas quedan prácticamente indefensos. Y en el caso de que, por vías de sentencia o de rectificación, quede acreditada su inocencia, siempre llevarán sobre sus espaldas la sombra de la sospecha.

Son, en todo caso, vidas injustamente marcadas. Muchas veces, con pérdidas de cargos, públicos o privados, y con dificultades para rehacer su vida profesional, laboral o familiar, sin que nadie les resarza o compense por el daño, moral y material, que se les ha infringido. Son inocentes destrozados.

Un error, una ligereza o una decantación política judicial pueden llevar, y de hecho llevan, a estas lamentables situaciones. Una precipitación, una frivolidad o un espúreo interés informativos producen, casi diariamente, víctimas de este tipo. Eminentes juristas y periodistas, así como sus colegios profesionales, han llamado la atención sobre estos hechos. Pero siguen sucediendo con la mayor impunidad. ¿Qué hacer?

Estos comportamientos, no solamente deben ser rechazados y denunciados públicamente, sino que es urgente su tipificación suficiente y práctica como delito, perseguible de oficio y a instancia de parte. No solo porque infringen la presunción de inocencia de las personas, que es un derecho fundamental, sino porque, además, socava la esencia del sistema democrático. Ni la judicatura ni los medios de comunicación deben salir indemnes si incurren en estas prácticas.

A toda persona se le debe suponer inocente hasta que se demuestre lo contrario; y no es élla la que debe demostrar su inocencia. Nadie tiene derecho a destrozar personas que siguen bajo la legítima presunción de inocencia. Ni a echar lodo sucio sobre la convivencia ciudadana.

____________________

Wifredo Espina. Comentarista político y exdirector del Centre d’Investigació de la Comunicació.

Noticias relacionadas

Vacía hipercominicación

Los estultos charlatanes anegan lo verdaderamente importante en sus infumables peroratas

Íñigo Errejón y El Topo

Lo de La Sexta Noche a palo seco tiene su telenguendengue

Os equivocáis

Me había prometido a mí mismo no nombrar al partido político que parece ser que lo está petando

Obligaciones colectivas

Universalizar la educación tiene que ser la mayor de las prioridades

Investigadores

No, los investigadores a los que me refiero, no se dedican a buscar las miserias de los demás
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris