Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Demagooglerías   Terrorismo   ATENTADO   -   Sección:   Opinión

El bucle infinito

La actualidad nunca se ha distinguido por esperar a nadie
Ángel Pontones Moreno
@boucicaut71
miércoles, 23 de marzo de 2016, 09:35 h (CET)
Tengo 3 años y al no saber nadar, voy siguiendo hacia el fondo del mar a un perrito de ojos tristes que alguien me regaló cuando subimos al bote, a ver si así dejaba de llorar . Y arriba me estarán buscando, como al tio Mazen o a la prima Ghada, o a todos los que se han ido perdiendo o aburriendo de caminar para no llegar a ningún sitio.

No he terminado de cerrar los ojos y quitarme de la cabeza el mal pensamiento del agua salobre y sucia sofocándome, cuando me despierta del todo un sonido rasposo y estridente, como un chirrido que me sacara de quicio justo antes de sentirme impulsada contra el cristal de mi ventanilla, cuyo impacto apagan los gritos que vienen de todas partes. Nunca habría pensado que un autocar pudiera inclinarse tanto, y lo curioso es que mientras intento sujetarme a algo estable y lamento de no tener a quien abrazar en mi asiento individual, mi mente viaja unas pocas horas atrás hacia unos rescoldos medio apagados, hacia el final de la fiesta, y a la sonrisa cómplice de uno de los bomberos. Me gustaría decirle como me llamo pero en esos momentos todo vuelca y se pierde.

Sin solución de continuidad, suenan dos avisos en los altavoces del aeropuerto y una mano invisible pinta en su correspondiente panel el número de terminal de donde despegará mi avión. Hago por acostumbrarme al reflejo que me devuelve el espejo del móvil apagado (cincuenta y tantos, labios gordezuelos, bolsas en los ojos y cabello entrecano). No he conseguido nada de lo que me propuse al venir, pero tengo tantas ganas de volver que ni siquiera considero a esto una mala noticia. Llamémoslo un impasse. Ahora tengo un poco de sed. No escucho la primera explosión. La segunda desploma un número indeterminado de fragmentos de techumbre sobre mi cabeza. Ni siquiera llego a preguntarme el motivo. Ni a especular el porqué los cronistas de la tragedia no encontrarán más lugares comunes que “Terror”, “Espanto”, “Dantesco” y “Confusión” a la hora de explicárselo a la opinión pública.

Ni siquiera tendré tiempo para irme. El luto que quieran guardarme será sustituido en pocas horas por alguien que se quemará a lo bonzo a las puertas de una barrera que no se abre, en una tierra maldita a la que se llega una vez superado el mar donde aún sigo buscando a mi perro.
Comentarios
Balbina Martín Espínola 23/mar/16    17:49 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El coloniaje de las ONG

El extravagante aparato de propaganda y conglomerado ONG que sigue sobrevolando el Sahara se va quedando sin gasolina

Presos en el laberinto del mundo

Es hora de liberarnos de este egoísmo mundano

¿Es pecado ser patriota en España?

Algunos piensan que sí

Interinos con derechos laborales

Los profesores interinos en Asturias deben ser tratados con justicia por la Administración

Sss..., Soraya Sáenz de Santamaría y el alcalde de León

Era el sonido, sibilante y de aviso, que corría en el Hotel Ritz de Madrid entre los periodistas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris