Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

El realismo de la vida

Suso do Madrid (La Coruña)
Redacción
miércoles, 11 de marzo de 2009, 06:03 h (CET)
La presidenta de la Subcomisión que estudia la modificación de la Ley del Aborto recibió millares de postales que recogen la fotografía de un bebé, con unos bellos ojos interrogantes, bajo la cual aparece el rótulo “Mamita, no me mates”, los día antes de Navidad, al finalizar los trabajos de dicha subcomisión.

Ese bebé que quiere nacer y que le pide a su madre que lo deje vivir, también da las gracias a los políticos que se han comprometido a través de su vocación pública, a proteger la vida de los más indefensos. Puede que el intento de esta postal tan elocuente no tenga el eco que espera, porque quizás el PSOE ya ha decidido la postura de la Subcomisión tras buscar el apoyo de la izquierda radical, y de unos partidos nacionalistas que hace tiempo abandonaron sus viejas raíces de humanismo cristiano en aras de los ídolos del nacionalismo. Pero frente a la ideología de la muerte, ahí está su reclamo cargado de realismo, como un grito en el desierto de las conciencias que debería ser escuchado por quienes tienen la noble misión de proteger y tutelar la dignidad de toda persona y el bien común de la sociedad.

Noticias relacionadas

Más papistas que el Papa

Enric Barrull Casals, Girona

La Europa imaginaria de Mas

Miguel Torres, Lérida

Las dos orillas del Mediterráneo

Juan García, Cáceres

Una de las asignaturas pendientes

Jesús Martínez Madrid, Salt (Girona)

Reasignación presupuestaria

José Justel, Sudamérica
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris