Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Disyuntivas   -   Sección:   Opinión

Fabricantes de destinos

Rafael Pérez Ortolá
Rafael Pérez Ortolá
lunes, 9 de marzo de 2009, 06:04 h (CET)
Son oficios de plena actualidad, es entretenido, cuando no lamentable; el intento de detectarlos en los alrededores próximos.

Por inverosímil que pudiera parecer, se agrupan y constituyen en una profesión de las más antiguas. Allá por los años de la postguerra civil española, se hubiera hablado de formación de destinos en lo universal. Después, esta forma de expresarse se perfeccionó, en cada cambio, en cada legislatura. Hasta la consolidación de los pretenciosos educadores de la moderna democracia de lo correcto; que no educan por encenagarse en la obsesiva imposición de criterios, no son modernos con esos afanes totalitarios conocidos en todas las épocas, y en lo democrático, olvidan el detalle de que no es suficiente con la denominación, es una práctica participativa o no será espíritu democrático. En algunos de estos casos se vislumbran intereses ocultos, otras veces los motivos son clamorosos, pero también se dan conductas por puro carácter vicioso, el de la IMPOSICIÓN a los demás la manera de relacionarse.

Vasili Grossman, en “Vida y destino”, manifestó el carácter más tétrico de algunos líderes, su carácter y truculencias. Escenifica la actuación de los capitostes y verdugos en el bando de los nazis; al tiempo que testifica sobre las torturas y asesinatos en las checas del bando estalinista. Unos con la parafernalia de la disciplina militar, mientras el espíritu soviético se encarna sobre otro tipo de tiranía personificada. El ámbito de la guerra conduce hasta los extremos; sien embargo, las tendencias y las ínfulas permanecen, la actualidad nos lo recuerda con una reiteración machacona. Los nombres serán de hoy, nuevos protagonistas. El fondo de los idearios no varía tanto como pudiera parecer, los ILUMINADOS abundan, pero no varían los argumentos, enfocados al dominio y a los abusos sin freno.

Ayer y hoy, ¿Siempre?, suelen consolidarse unos promotores con valores manifiestos, de fuerza, decisión y coraje; pero con unas mentalidades HELADORAS, que les hacen convertirse en personajes peligrosos. Su frialdad les conduce a la supresión de cualquier sensibilidad o consideración, sobre todo cuando no son las suyas; a los demás, los perciben como milongas despreciables, como meros utensilios a su servicio. En la novela citada, los oficiales germanos dictaminan friamente la eliminación de los judíos, o unas invasiones de graves consecuencias; a la vez, el camarada Stalin y otros jerarcas del partido, pergeñaron amenazas, torturas crueles y asesinatos, para mantener las ideologías encalladas en sus cabezas, entendían así la controversia.

No es sólo literatura, son mentalidades permanentes. Cómo definiríamos lo tramado en los relucientes DESPACHOS -fríos y asépticos-, de banqueros y de enormes emporios económicos, con la única mira fijada en los beneficios; la ausencia de calor humano es manifiesta, y sus objetivos no se detienen ante los males ocasionados a los particulares. Existen otras frialdades, como es evidente, capaces de dejar tieso como la mojama al más ingenuo. Verán que se dan también a pequeñas escalas y a través de individuos aislados.

A ciertos de esos que contribuyen a la elaboración de los destinos ajenos, no se les pueden atribuir demasiadas cualidades o inteligencias de alto copete. Aquí se integra el grupo de los NECIOS, de gran calado y terquedad, obtusos o de mentes cuadriculadas en las canteras de piedra más dura. Su capacidad de liderazgo viene detallada como la del perfecto ejecutor; por irreflexivo sin reparos, por falto de ideas propias, no propiciará alternativas discordantes. Desde las alturas observan su necedad manifiesta; sin embargo, son útiles para las maniobras de la causa. Aunque les pongan algún adorno –Distintivos, cargos ficticios, uniformes-, y hasta les propongan como ejemplo de fidelidad; sus deformidades son llamativas. Con una leve mirada sobre el entorno distingo unos cuantos, abundan. Vean, vean, a su alrededor. Constituyen una especie de seguidismo inconveniente.

Resultan cuando menos curiosos, las maneras y los procedimientos con que emplean sus poderes algunas personas inteligentes. Tienen capacidad, ponen trabajo intenso y hubieran podido lanzarse por las vías de la sinceridad, de la bondad, por la ciencia o por las letras más señeras. ¡Ah!, por unos aires misteriosos del destino, a ellos les da por el engaño y la burla. Me refiero a los CÍNICOS, trepadores y dicharacheros; urden tramas maquiavélicas basadas en los equívocos. Se ríen y abusan, hasta de su gente cercana. ¿Quiénes cumplen estas condiciones? Me fijo primero en los ideólogos propagandistas de cada partido. ¿Usan sus cualidades para informarnos de los programas reales, son veraces? O quizá los veamos como expertos en puyazos, perversos en sus razonamientos o como promotores de su ego sapientísimo. ¿Será lo que quiere el resto de la sociedad? Aviados estaríamos, pero en esas andamos.

No me quiero olvidar de los líderes autocolocados en el bando de los ÉTICOS, de su propia ética sobre todo; ya les da esta suficientes quebraderos de cabeza y contradicciones, como para preocuparse con otras éticas que sean útiles para todos. Algunos proclamaron una ética personal, por emisoras y con libros; y días después evidenciaron un servilismo burdo, redactando una educación para la ciudadanía que no respeta otras éticas; con el añadido de los buenos réditos percibidos, el premio desde el poder. Los bandos suelen destrozar las éticas, se convierten en banderías sin tino. Si hablamos de la vida, se erigen en sus dueños y señores, clasifican a su antojo los tipos de vida. De la educación, sirva de ejemplo el desajuste con la famosa asignatura. En cuanto a religiones o ateismos, tienden al mandamiento ético correcto, exclusivo, sin miramientos; no salimos de esa manía tan poco ética de cegar al discordante, ni agua, ni respeto, ni nada. Queda, por lo tanto, el interrogante sin respuesta. Líderes sí, pero ¿De qué ética? Además, no suelen hablar claro, se tergiversan los sentidos, utilizan medias verdades y se esconden las ignorancias.

Por eso es interesante todo eso de los CAMPOS de FUERZAS, influencias extrañas y magnetismos discordantes; a los que nos vienen acostumbrando las explicaciones de la física cuántica. Comportamientos y reacciones, partículas invisibles, átomos y moléculas mayores. ¿Ocurrirá algo así con las personas? ¿Ocurre? ¿Siempre habremos de contar con ese fondo de misterios y hallazgos parciales?

Las experiencias del pasado, junto con los horizontes tan vastos y complejos, debieran conducirnos a unas tendencias más proclives a la modestia. La evolución de los saberes es un proceso continuo, enseñando precisamente la amplitud de los abismos insondables. La ciencia lo demuestra, cuantas más razones e investigaciones, se abren nuevas incógnitas, tenebrosas en ocasiones. Aún así, la manía referida de erigirse en amo y organizador de destinos, sigue viva. Por algún resquicio evolutivo, se coló el gen de la soberbia, después surgió el gen de la incontinencia; y a este paso necesitaremos una RECONVERSIÓN, no sé de que, genes, memes o ideas; dotada de mejores consideraciones, con unas opciones confortables.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris