Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Copo   Málaga   -   Sección:   Opinión

Semana Mayor en Málaga

El legionario saca brillo a su correaje; el general a las condecoraciones; el ateo mira al cielo
José García Pérez
lunes, 21 de marzo de 2016, 08:57 h (CET)
Nieves, la anciana de la Trinidad, encala la vieja fachada de su pequeña casa de calle Carril. Espera la presencia de su Cautivo en la tarde del Lunes Blanco malagueño.

La chica de los verdes ojos, la que anima con su paso el rocío marchito de los jubilados que hablan y hablan sentados en los bancos del Parque, se prueba la mantilla que paseará en la tarde del Jueves Santo.

Raúl, el mozo que baja de la Cártama del Valle del Azahar, amontona con pulcritud los limones cascarúos en su puesto de calle Mármoles.

Ya ha preparado Ana los bocadillos y bebidas sillas para entregar a sus hijos al paso de la Sangre, la querida cofradía de mi buen amigo Pepe Jiménez que ya descansa en paz.

Buarfa no entiende mucho de estas cosas, pero ha preparado una buena cantidad de distintas marcas de tabaco para sacar una semana de pensión en calle Camas.

Media Málaga, representada en todas clases de poder, posee sus invitaciones para la Gran Tribuna Farisaica de la Plaza de la Constitución; la otra mitad, representando otra Málaga, espera en las inmediaciones del puente de la Aurora encontrar un sitio en la rica Tribuna de los Pobres.

El legionario saca brillo a su correaje; el general a las condecoraciones; el ateo mira al cielo; el joven del flamante traje azul marino cepilla sus solapas; la novia espera el trono a su paso por Larios; el obispo, desorientado, busca en el pueblo la solución a sus dudas de fe; el cirio arde y el niño de los rubios cabellos coloca su mano esperando el calor de la cera derretida; los políticos, con esfuerzo, aparcan el voto a la espera del Resucitado.

Es Semana Santa: días de fe evangélica para unos pocos y de religiosidad popular para muchos, momentos donde el arte cobra vida y se deshace en la sombra que cobija el aliento del asombro, espectáculo fusionado de pueblo y religión.

La Esperanza siembra de verde romero el negro asfalto de la desesperación. Todos esperan un milagro. Es semana de ilusiones.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris