Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¡Cuidado! Hay posibilidad de que España resucite

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 7 de marzo de 2009, 07:48 h (CET)
Es muy llamativa, por no decir, muy significativa, la frialdad con la que, tanto la prensa como los políticos catalanes, han acogido la victoria aplastante del señor Núñez Feijoo en Galicia y, el indiscutible, avance del PSOE en territorio vasco. Ni el PP catalán se ha pavoneado de la solemne bofetada que se le ha dado al BNG del señor Quintana ni, tampoco, el señor Montilla ha dado muestras de estar muy entusiasmado con la inmejorable situación en la que se ha posicionado el señor Paxi López para aspirar al puesto de lehendakari del País Vasco. Me voy a atrever a hacer otra observación que, para algunos, pudiera parecer disparatada pero que creo que, a la vista de la discreta actitud del señor Rodríguez Zapatero ante el buen resultado en la tierra vasca, no da la sensación de que la alegría se le desborde por los poros de su cuerpo. Voy a decir más, tengo la impresión de que no se lo esperaba o, si esperaba un avance, nunca se imaginó que pudiera ser tan espectacular; tanto como para darle oportunidad al señor López de poder constituir una mayoría suficiente para poder gobernar.

No creo que a ZP le haya dolido tanto el bofetón que se le ha propinado en Galicia que, a la vista de las encuestas, ya se lo debía esperar; como el tener que enfrentarse a una situación en la que, fuere cual fuere la determinación que tome, dará munición a sus adversarios políticos, tanto de izquierdas como de derechas, para reclamarle coherencia y presentarle agravios por anteriores manifestaciones o promesas incumplidas. No cabe duda de que en estos momentos, la patata caliente, está en manos del PSOE; y nadie duda de que la decisión, aunque nominalmente se la ha endosado al artífice de la nueva situación del PSV, el señor López, a pocos se les puede ocultar que, quienes están deshojando la margarita en la calle Ferraz, de Madrid, son los de la plana mayor de la dirección nacional de partido. Es evidente que el factotum en la sombra, o mejor dicho, en la penumbra, de toda esta campaña ha sido el señor Blanco quien, con su reconocido “desparpajo” para embadurnar de excrementos a sus adversarios y su propensión a no decir ni una sola verdad, es el que ha contribuido al fracaso en Galicia y a la ”victoria” en el país vasco; algo que, seguramente, le ha puesto a los pies de los caballos, visto los problemas que le ha creado al PSOE, en ambas comunidades.

Pero, hete aquí que, mientras ZP y su séquito se mesan los cabellos en busca de la mejor solución; si optan por aceptar el apoyo del PP, enemistándose con sus tradicionales socios el PNV, un apoyo firme en el Parlamento de Madrid o, si por el contrario, entra en el sector nacionalista uniéndose al PNV, para lo cual todas sus fanfarronadas de que va por el puesto de lehendekari quedarían reducidas a meras baladronadas y, por añadidura, difícilmente podrían presentarse en el resto de España como un partido constitucionalista y defensor de la unidad de España. Y es que, en tanto se piensa la postura que se va a mantener en la cuestión vasca, se tiene puesto un ojo en su más firme baza, para las elecciones generales o para las, repentinamente valorizadas, europeas, (en las que, probablemente, ambos partidos mayoritarios, van a medir sus fuerzas como si se tratase de un anticipo de lo que pudieran ser las legislativas). Porque, efectivamente, es en Catalunya donde el señor Montilla, el gran chamán socialista en territorio catalán, se muestra inquieto ante la perspectiva de que su nacionalismo de opereta bufa, se le vuelva en su contra, vistos los resultados de los escarceos nacionalistas del PSG, que los han conducido a la debacle que han tenido que soportar. Parece ser que, en Ferraz, la directiva del partido socialista no las tiene todas consigo y ya se empiezan a escuchar voces críticas ante tantos alarde de nacionalismos que muchos ya identifican con el descenso de su habitual clientela.

No hay duda de que, aunque el feudo catalán siempre ha sido terreno abonado para las huestes socialistas, la influencia de la crisis por la que estamos pasando, los despidos masificados que la Generalitat se ve obligada a aceptar, la poca efectividad de las escasas medidas que se han implantado para intentar reactivar la economía, siempre enfocadas a las grandes empresas; olvidándose de que, el tejido industrial y comercial de Catalunya, está principalmente integrado por pequeñas empresas que, por falta de ayudas y ante la imposibilidad de conseguir créditos de las entidades financieras, se ven obligadas a bajar las persianas de sus negocios y pasar a formar parte de las listas del paro. Un PSC más preocupado por no enemistarse con la rémora de ERC y IUyV, ambas formaciones con serios problemas de liderazgo e incapaces de renunciar a sus proyectos independentistas y sus ramalazos tercermundistas; incapaz de definirse como un partido de raíz nacional y asustado de que su incompetencia acabe por arrastrarle al desastre, ahora, para mayor INRI, se ve reflejado en el espejo de Galicia y en la preocupante posibilidad de que, en el País Vasco, se pueda producir una entente de carácter nacional que permita que, en el feudo de ETA, se le de un importante estoconazo a este nacionalismo excluyente e inventado, que tanto les ha perjudicado a los vascos y que tantas muertes de personas inocentes ha costado a esta nación.

Ya sabemos que hay diferencias sustanciales entre vascos y catalanes. Por ejemplo, los primeros tienen unas creencias religiosas muy arraigadas (lo que no les impide a muchos celebrar las hazañas de la ETA) y los otros son el paradigma de la irreligiosidad, el laicismo elevado a la enésima potencia y el exponente del más irreverente y ensañado odio hacia los religiosos, como supieron demostrar sus antecesores sembrando el país de cadáveres de capellanes. Los primeros utilizan a criminales para poner en jaque al gobierno de la nación; los catalanes, a su vez, prefieren el chantaje, la intriga, el halago falso y la doctrina de hechos consumados; como están demostrando desarrollando, contra viento y marea, un Estatut que, a todas luces, está trufado de artículos contrarios a lo dispuesto en la Constitución. Por eso, el señor Montilla, ya anticipa que la sentencia que pueda salir del TC puede “ romper la convivencia”. Una fanfarronada que sabe que no tiene ningún viso de ser ciert, porque la verdad es que a un 90% de los catalanes le trae sin cuidado el Estatut y quienes los metieron en semejante lío. Sólo un 17 por ciento de los catalanes son partidarios de la independencia y más de un cincuenta por cierto no conocen ni siquiera a quienes les están gobernando. ¿Cómo, señor Montilla, nos amenaza usted con desastres apocalípticos si se tumba el Estatut por el TC, cuando sabe que aquí nadie levantaría un dedo para lamentarse de ello? Digo mal, saldrían a la calle los de siempre, los que quieren que haya jaleo para continuar chupando de las ubres de la Generalitat, que nunca se van a conformar a que los manden a dar el callo trabajando. Creo que hacen bien en preocuparse, porque puede que algo se esté moviendo, en España, que no será, por supuesto, un mayor apoyo a los independentistas.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris