Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Diario de un español en crisis   Política   -   Sección:   Opinión

Las purgas

A Sergio Pascual, el número tres de Podemos, le han clavado un piolet simbólico en la testuz
Francisco Morales Lomas
viernes, 18 de marzo de 2016, 09:18 h (CET)
El lenguaje siempre tuvo un papel tentador, como el mismo Lucifer. ¿Quién lo duda? El lenguaje ha podido ser con frecuencia una actitud y, en ocasiones, una forma de ocultación y matanza. Wittgenstein lo supo siempre cuando dijo que los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo. Y también Heidegger el nazi, cuando afirmó que en filosofía todo es lenguaje. Ahora a las purgas las llaman crisis de crecimiento. Al igual que a los recortes brutales los llaman reformas.

Cuando el lenguaje aparece en su mejor versión política es que está presente el poder en toda su dimensión. Y las luchas por el poder en el interior de las organizaciones se resuelven habitualmente con la navaja en la boca. Y con frecuencia vemos que el líder carismático oficia de chamán de la tribu para imponer el sacrificio mientras los súbditos guardan silencio y obedecen.

En la historia siempre hubo purgas. Las conocidas del piolet fueron exorbitantes y sangrientas. Bien lo supo Trotski.

A Sergio Pascual, el número tres de Podemos, le han clavado un piolet simbólico en la testuz. Que duele tanto o más que el acero del auténtico. El ingeniero y antropólogo Pascual debía haberse dado cuenta de con quién viaja y cómo se las gastan. Al ingeniero y antropólogo Pascual no le ha servido de nada la antropología, esa disciplina que estudia los aspectos biológicos y sociales del hombre. Ni ha olido el piolet en su frente. A lo que ha respondido que lleva dos años dejándose la piel por el partido. ¡Qué putada! ¡Lástima de hombre! Pero así son las cosas, amigo Pascual, la leche está agriada y baja el río sucio. No se puede ser costalero de la Virgen de las Angustias de la Hermandad de los Estudiantes durante diez años y que esto pase desapercibido.

Ahora que es Semana Santa y, como una premonición, se ha adelantado su sacrificio de viernes santo a esta semana de navajas y suspiros.

No hay crisis en Podemos, sino purgas.

Y cuando se trata de extirpar, de eliminar, de suprimir, la democracia se esconde, las redes sociales se callan y se consuma el sacrificio porque el chamán lo ha invocado. Pero ¿dónde están los prosélitos de Sergio Pascual, el número tres del partido? ¿Dónde se encuentra su amigo de piso, el número dos, Errejón? Silencio ante la muerte. Miedo. Errejón contempla el cuerpo insepulto de Pascual, el piolet en su frente, y suspira en silencio, acaso una leve lágrima y espera…

¡Qué tiempos para la revolución!
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Imponderables

Hemos de contar con las debilidades humanas...para contrarrestarlas, claro

El negativismo izquierdista como arma de lucha

Los ignorantes son los muchos, los necios son los infinitos; y así el que los tuviese a ellos de su parte, ese sería señor del mundo entero.” B. Gracián

Trump, los supremacistas y el White Power

¿La condescendencia de Trump con los supremacistas provocará el despertar de las Fraternidades negras?

Africanización importada desde Nigeria a Paraguay

El escándalo generado en Paraguay con la visita de un pastor nigeriano derivaron en una airada reacción de profesionales de la salud y parlamentarios

Juana Rivas, las vacaciones y el Constitucional

No soy jurista y no acepto que el Alto Tribunal argumente, en vacaciones, en las formas y no entre en el caso cuando se trata de un recurso de amparo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris