Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Jean Bertrand Aristide, Fernando Lugo y Abdalá Bucaram

Luís Agüero Wagner
Redacción
viernes, 6 de marzo de 2009, 07:24 h (CET)
Una encuesta divulgada hoy en la capital paraguaya afirma que un 63 por ciento de la población cree que el obispo Fernando Lugo no terminará su mandato, y terminará como Aristide y Bucaram.

Para comprender la desilusión basta citar que una de las noticias destacadas del día nos hablan de la protección brindada por el obispo a un militar contrabandista, además de adiestrado en la escuela de las Américas de Fort Bening, conocida como academia de asesinos , torturadores y golpistas. En la red mafiosa que integra el coronel retirado Benítez Lisceras, ahora jefe de inteligencia de la Fuerza Aérea, también aparece el director paraguayo de Yacyretá Oscar Cardoso.

A esto debemos agregar que ante la impávida inoperancia de la ministra de la Niñez del Obispo Fernando Lugo, Liz Torres, los niños de la calle y menores mendigos aumentan día a día en Paraguay, en tanto aumenta la influencia del imperialismo con la presencia del agente del FMI , Dionisio Borda, en el gabinete del clérigo-presidente.

El canciller del obispo Fernando Lugo, Alejandro Hamed Franco, se ha consagrado como un gran mentiroso al afirmar que el clérigo-presidente busca apoyo en el Parlamento paraguayo para incorporar a Venezuela al MERCOSUR, en tanto en primera plana de los diarios hoy aparece el obispo pescando con la embajadora de Estados Unidos en un apartado paraje del país.

Otras noticias informan que una joven ultrajada por un poderoso jerarca del régimen del clérigo-presidente Fernando Lugo, fue condenada ante la indiferencia de la ministra feminista al servicio de un obispo católico, Gloria Rubín.

Día a día el gobierno del obispo Fernando Lugo parece tomar un rumbo similar al del ex mandatario haitiano Jean Bertrand Aristide, con la única diferencia que no ha tomado una sola medida que pueda calificarse como izquierdista.
Día a día la base política que sustenta al obispo decrece, y el romance con las encuestas ha terminado abruptamente.

Los últimos sondeos revelan una caída de más de treinta puntos de su popularidad.

LA CAÍDA DE ARISTIDE
Sobre la salida de Aristide en febrero de 2004 , cuyos pasos pareciera seguir Fernando Lugo, existe una gran controversia.

Sus partidarios y también algunos los sectores vinculados a la izquierda, califican los acontecimientos del 29 de febrero de 2004 como un secuestro perpetrado por grandes potencias imperialistas, en contubernio con la derecha haitiana y los ex militares.

De esta manera, Aristide habría sido obligado a abandonar su cargo y llevado a la fuerza fuera del país.

Otras fuentes indican que la salida de Aristide fue una consecuencia inevitable de su errático proceder, a partir de su segundo mandato presidencial. En este caso se acusa a Aristide de haber llevado adelante un gobierno autoritario, personalista y sin disposición para dialogar con la oposición, que cada vez se hizo más numerosa.

Algo parecido podría decirse del rumbo del gobierno de Fernando Lugo, que ha emprendido la militarización de áreas rurales y operativos policíacos donde se violan derechos humanos, se practican tortursa y hasta ejecuciones extrajudiciales.

Aristide también es criticado por su responsabilidad al haber armado y financiado a bandas de las barriadas populares (chiméres) y por haber utilizado políticamente a la Policía Nacional de Haití para reprimir a la oposición.
Lo cierto es que en los días previos a su renuncia, la situación del país era, por decir lo menos, desastrosa. Se sucedían las protestas contra su gobierno, que la policía nacional reprimía con dureza ("masacre de la Scierie")algo que también se volvió frecuente en Paraguay.

Grupos armados, como el Frente de Resistencia de la Artibonite, se tomaron importantes ciudades del país: Gonaïves (5 de febrero), Cap-Haïtien (11 de febrero).

Luego de su defenestración Aristide fue acogido en la República Centroafricana. El 31 de mayo se estableció en Sudáfrica.

Tal vez, si todo sigue el curso que tiene hasta este momento el gobierno paraguayo, pronto alguien acuda a hacerle compañía y pueda disfrutar de tertulias sobre la teología de la liberación.

¿TRAS LOS PASOS DE BUCARAM ?
Jaime Abdalá Bucaram Ortiz (nacido el 4 de febrero de 1952 en Guayaquil) es un político ecuatoriano. Presidente de la República (1996-1997) por un breve lapso, destituido por incapacidad mental. Es conocido popularmente por el epíteto de el Loco. En Ecuador, es popularmente conocido por su nombre de pila. Se hace llamar el loco que ama.

Su gobierno, que solo duró poco más de seis meses, adoptó el modelo económico neoliberal con un amplio programa de privatizaciones de empresas estatales. Se habla del establecimiento de una cleptocracia a nivel del estado. La excentricidad del entonces mandatario incluía conciertos privados con el grupo Los Iracundos, planes de contratar a Diego Maradona por un millón de dólares para jugar una noche en Barcelona de Guayaquil (equipo de fútbol del cual era hincha y presidente), y fiestas en la casa presidencial.

El estallido social no se hace esperar y el 5 de febrero de 1997 una serie de organizaciones sociales salen a las calles para, en una multitudinaria marcha en todas las ciudades del país, expresar su repudio a la naciente administración Bucaram.

El congreso de la nación, en consideración del estado de decadencia de la gestión pública, sumado al malestar generalizado, destituye al presidente Bucaram con el argumento de la incapacidad mental, sin examen médico alguno y con solo 44 votos que representaban una mayoría simple, sin tener las dos terceras partes que se requiere constitucionalmente para el efecto. Asume la presidencia interinamente la vicepresidenta Rosalía Arteaga, para dar paso al entonces Presidente del Congreso, Fabián Alarcón.

Comentarios afirman que el obispo Fernando Lugo cada día está más cerca de ser enjuiciado políticamente por incapaz para desempeñar sus funciones, como sucedió con el derrocado mandatario ecuatoriano Jaime Abdalá Bucaram Ortiz, dado que los rumores que hablan de destitución del clérigo-presidente por inepto y mentalmente incapaz de ejercer su cargo se escuchan cada vez más insistentemente en el mundillo político paraguayo.

Hace unos días, el obispo en persona debió salir a defenderse, diciendo que no podrían derrocarlo porque cuenta con respaldo internacional, sobre todo de la embajada norteamericana.

Sea cual sea la salida del obispo, por la puerta trasera de la izquierda como Aristide o por la de la derecha como Bucaram, el jacuzzi en el que gusta retozar en sus permanentes momentos de ocio poco a poco va quedándose sin agua.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris